viernes 5 de marzo de 2021
caras
ACTUALIDAD | 21-09-2017 08:40

Jimena Barón, Juan Martín del Potro y Momo

Comida con amigos y en familia Galería de fotos

Ya no sorprende verlos juntos, pero si puede llamar la atención el grado de confiabilidad que adquirieron como pareja en apenas meses de relación.

Como si el destino los hubiese elegido para amalgamar un vínculo sólido y convincente, Juan Martín del Potro (28) y Jimena Barón (30) disfrutan de un presente inmejorable a nivel afectivo. Y sería muy injusto no incluir en la bonanza a Morrison Osvaldo, el hijo de tres años que la actriz tuvo con el ex futbolista Daniel Osvaldo (31), ya que entre los tres parece haberse gestado una familia hecha y derecha.

Basta con recordar un reciente posteo en los Estados Unidos de Jimena, cuando subió una foto del tenista con su hijo y reconoció que no le alcanzaría “ni el universo entero para mostrarles hasta dónde amo a estos dos hombres”, para tener una cabal dimensión de lo que se está gestando.

Después de una excitante performance en el US Open, torneo en el que cayó en semifinales ante el campeonísimo Rafael Nadal (31), “Delpo” tuvo una semana de vacaciones dada su decisión tajante de no representar más al país en Copa Davis, Y como este fin de semana el equipo argentino jugó Davis en Kazajistán, el tandilense aprovechó para descansar y recrear su alma junto a Jimena y Morrison. El soleado mediodía del sábado los incitó para agarrar la camioneta de él y salir a almorzar a Happening Costanera, uno de los restaurantes que más los seducen. Huho que esperar hasta las tres y media de la tarde para ver en vivo una postal que empieza a ser moneda corriente: Juan Martín, con Morrison en sus brazos, caminando con Jimerna sonrientes y derrochando simpatía. La presencia de los paparazzi a la salida, lejos de inquietarlos, la asumieron como una faceta más a la que debieron acostumbrarse. Antes habían degustado los mejores cartes de carne del lugar y hasta se saludaron cálidamente con Marcelo Tinelli (57), que almorzó tambíen ahí antes de ir a ver a San Lorenzo. Y se retiraron felices, un estado anímico-emocional que sólo el corazón puede garantizar.

por Carlos Cervetto

ERNE5TO PAGES

También te puede interesar

Galería de imágenes

Comentarios