viernes 19 de abril del 2024

SEXUALIDAD EN LA MUJER

CREDITO CARAS

Hablemos de Sexualidad Femenina.

El Deseo sexual de las mujeres varía naturalmente con el paso de los años. Los altibajos se basan en muchos factores que afectan la intimidad, cómo bienestar físico y emocional, experiencias previas, estilo de vida, grandes cambios en la vida, etc.

Voy a contarte cuáles pueden ser las causas Físicas o Psicológicas:

  • El estado de ánimo puede afectar. La depresión, tristeza, ansiedad.
  • El Estrés, también financiero o laboral. Recibo actualmente muchas consultas de esta falta de deseo sexual, que se ha acentuado en muchas en tiempo de la pandemia y el estrés que ocasionó.

Otras de las causas, puede ser:

  • La baja autoestima y la disconformidad con la imagen corporal.
  • Antecedentes de abuso.
  • Experiencias negativas en el pasado también pueden afectar el deseo sexual.
  • Los problemas de pareja.
     

También las causas que pueden disminuir el deseo sexual pueden ser Físicas:

  • El dolor durante las relaciones sexuales o falta de orgasmo.
  • Enfermedades como artritis, cáncer, diabetes, presión alta, enfermedades neurológicas, ciertos medicamentos, en especial los antidepresivos llamados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina disminuyen el deseo sexual.
  • También el estilo de vida, Fatiga, tomar mucho alcohol, drogas, también pueden hacerlo.
  • No nos olvidemos de los cambios Hormonales que se producen en distintos momentos de la vida: Menopausia, embarazo y lactancia.
     

Hablando del tema podemos encontrarle alguna solución. Lo podemos dialogar en la consulta.

En cuestión de sexo, las mujeres no somos más pasivas ni más lentas que los hombres. Lo que ocurre es que nuestros tiempos de excitación y respuesta sexual son diferentes. Por eso, la mejor forma de alcanzar el orgasmo, y esto vale para ambos sexos, es conocer cuáles son nuestras propias necesidades, mantener una buena comunicación con la pareja y estar física y mentalmente predispuestas. Y esto aplica también a las parejas homosexuales, ya que la exploración sexual es algo que culturalmente no se ha estimulado.

Quiero empezar planteando algunos "mitos", que están instalados y vale la pena aclarar.
Hoy les comparto dos de ellos:

1-“A nosotras nos cuesta más llegar al orgasmo"
En general, el tiempo que tardamos en responder a un estímulo sexual es más largo y el número de mujeres que llegan al orgasmo durante el acto sexual es menor que el de los hombres. Las razones son, sobre todo, culturales, religiosas y sociales. Pero eso no quiere decir que no podamos alcanzarlo de forma rápida o antes que ellos. De todos modos, para llegar es necesario entrar previamente en la fase de excitación y los tiempos que cada persona necesita son diferentes. Conoces tus tiempos? Lo exploraste?

2-“La mujer que no lo alcanza, no disfruta”
La actividad sexual debe ser siempre satisfactoria. El orgasmo es el clímax y la consecuencia, pero no ha de ser el único objetivo. Además, que te cueste alcanzarlo no significa que tengas un problema, así que no hay que obsesionarse. Aunque si ese hecho te genera frustración o malestar podés consultar a un especialista. La sexualidad requiere tiempo, dedicación, predisposición, estimulación, atención a las sensaciones, una buena comunicación y dejarse llevar. Podemos disfrutar algunas veces de una buena sexualidad sin necesidad de llegar a un orgasmo.

 

Quiero que hablemos brevemente de las Zonas Erógenas femeninas y su importancia, que si bien es un tema que se da por obvio, muchos hombres aún no saben bien cómo explorarlas. Hasta muchas veces nosotras mismas no conocemos nuestras zonas de placer.
Sabemos que para alcanzar el orgasmo, las mujeres necesitamos tiempo, contacto y por supuesto estimulación de algunas zonas más específicas, como el clítoris, que es el órgano cuya única función es darnos placer sexual y los pezones. Luego hay muchas otras zonas que varían de mujer a mujer, pero hay que explorar cuáles nos gustan y cuáles no.

Nos excitamos con los olores, viendo películas, escuchando música, tocando... Cada sentido de nuestro cuerpo es una ventana al placer. Las zonas erógenas son partes del cuerpo sensibles a la excitación sexual, es decir son placenteras si alguien las toca o acaricia. Explorándote y buscándolas, vas a conocer tu cuerpo mejor que nadie y vas a poder decirle a tu pareja qué es lo que te enloquece, lo que te gusta y lo que no soportas, para que el sexo sea aún mejor.

 

Datos de contacto:

Instagram: @dra.roxanaresnik

Facebook: DraRoxanaResnikginecologa

WhatsApp: +54911 5020 9751

Mail: [email protected]

PROCREARTE: Bulnes 1142 3° Piso CABA

Paraná 1097 4°Piso Dpto. “E” Esquina Av. Santa Fe

Web: www.roxana-resnik.com

 

Galería de imágenes
En esta Nota