domingo 1 de agosto de 2021
caras
CELEBRIDADES | 13-03-2021 07:13

¡Cómo creció! Sabrina Garciarena y Germán Paoloski celebran los 10 meses de su niña

La pareja presentó oficialmente a Mía, su primera hija. Galería de fotos

La niña, luminosa, tan esperada y soñada, ya cumplió 10 meses. Es el producto del amor que tuvo un parto y primeros pasos de la crianza en plena Pandemia. Pero todo fue alegría para Sabrina Garciarena (36) que junto a Germán Paoloski (46), y a sus otros dos hijos: León (6) y Beltrán (3), esperaban ansiosos darle la bienvenida a la primer hija mujer: Mía. “Elegimos ese nombre porque funciona como un diminutivo de María, además prefiero los nombres cortos y este nos pareció muy lindo”, comenta la actriz que ya está filmando una película por Zoom. Antes creía que detenías tu carrera para ser madre y hoy sé que no, que son sólo etapas. Por suerte en mi profesión se pueden manejar y yo nunca me quedo quieta, tengo una vocación desde que era niña, amo lo que hago y es compatible con mi vida familiar”, declaró. 

GARCIARENA Y PAOLOSKI CELEBRAN LOS 10 MESES DE SU PRIMERA NIÑA

   A su lado, el periodista que conduce “El Noticiero de la Gente” (Telefe), con quien Sabrina comparte una relación de 12 años, posa para una foto familiar de ensueño aprovechando un glorioso atardecer en el jardín de su casa.

“Estábamos felices con los varones pero fue una sorpresa divina que llegara una nena. Mía por ahora es muy tranquila, simpática. Por las noches se despierta bastante, pero es una bebita de buen carácter y adora a sus hermanos. Con el que más juega es con Beltrán. Pero cuando ve a cualquiera de los dos se fascina. Me parece que salió tranquila como León, pero por algunos indicios siento que va a tener una personalidad fuerte como la de Beltrán”, le comenta a CARAS la actriz que, como con sus hijos anteriores, adopta el compromiso de la lactancia hasta los dos años.

Y como la definió el propio Germán: “Como mamá es un halcón: nada la distrae, jamás. En realidad, en esta familia la jefa es ella: toma las grandes decisiones de todo”. Garciarena con Mía “la remó” ya desde los primeros meses del embarazo.“A diferencia de los otros embarazos, con este me costaba caminar, me sentía pesada. Y luego, me agarró la cuarentena y no me moví más de casa hasta el 5 de mayo, el día del parto”, explicó Sabrina sobre la gestación de quien se transformó en La Princesa de la Casa, luego de nacer en lo que fue la plena Cuarentena Obligatoria.

Los tips de Germán Paoloski para higienizarse al volver de trabajar y estar con sus hijos

   Con la ansiedad de verla crecer en la Dulce Espera, los hermanitos celebraron la llegada de Mía desde el primer momento. Según Garciarena, en el embarazo Beltrán no se le despegaba de la panza ni un segundo, y desde que nació la beba, la quiere agarrar, abrazar, besar. Mía es muy parecida a Beltrán también en el sentido de que sólo se duerme a upa, como necesitando el calor de mi pecho. Cuando era más chiquita no encontrábamos la forma de ponerla en el coche. De a poco se está acostumbrando a que otros también la puedan tener en brazos. Eso me permite poder hacer la tarea con León, que está aprendiendo a leer y escribir”, aseguró Garciarena, que agradece contar con la ayuda de una chica en su casa desde antes del confinamiento, con lo cual puede organizarse mejor con los tres niños.  

GARCIARENA Y PAOLOSKI CELEBRAN LOS 10 MESES DE SU PRIMERA NIÑA

   A la hora de describir como padre a Germán, Sabrina destaca que el conductor del noticiero de Telefe es un papá muy presente, sobre todo cuando los niños dejan de ser tan bebés y crecen un poco. “Nos vamos adaptando a cada etapa, cuando son más grandes no me dan bola a mí y les encanta estar con él porque lo da todo. Parece un chico más. Es presente, cariñoso, dedicado”, comentó. Y a la hora de definirse ella misma como mamá, comentó que le encanta estar muy pendiente de cada detalle. “Cuando Mía duerme, la tengo monitoreada. Antes de ser madre era muy relajada, aventurera y te diría hasta ‘colgada’. Todo eso lo cambié con la maternidad. Mis hijos me despertaron un instinto de atención plena. Ahora con ellos me tengo que anotar todo y poner mil alarmas”, explicó Garciarena que además compartió que a veces son las ocho de la noche y “no da más” de atender a los niños, aunque ellos “están a full”. “La realidad es que, a pesar del cansancio, disfruto de ser mamá y me organizo para poder leer, mirar series, enterarme de lo que pasa en el mundo. Intento encontrar tiempo para todo”, dijo. 

   Felices por las postales familiares que registraron durante el atardecer, Sabrina y Germán se miran orgullosos. El fruto de su amor, sus amados hijos, lucen luminosos. ¿Qué más pueden pedir? Y a la tradicional consulta sobre si “cerrarán la fábrica” y dejarán de buscar tener más hijos tras la llegada de la nena, Sabrina deja abierta una posibilidad: “Yo vengo de familia numerosa, somos cinco. Los hermanos son el mejor regalo de la vida”, concluye. 

 

 

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios