sábado 21 de mayo del 2022
ENTRETENIMIENTO 19-01-2022 17:44

"El Marginal": Martina Gusmán, Ariel Staltari y Abel Ayala revelan las claves de la cuarta temporada

CARAS Digital habló en exclusiva con los protagonistas de la serie que ya está disponible en Netflix. Galería de fotosGalería de fotos

Una nueva cárcel, Puente Viejo, será el escenario ideal para las nuevas aventuras de “El Marginal” que estrenó su cuarta temporada este 19 de enero en Netflix. La creación de Sebastián Ortega llegará a niveles insospechados en donde veremos a nuestros personajes favoritos envueltos en nuevos conflictos.

La cuarta entrega de la serie retomará justo después de los hechos desencadenados en la primera temporada en el incendio que se produjo en San Onofre.  Los destinos de Pastor, Mario Borges y Diosito, vuelven a cruzarse en el penal de Puente Viejo. El reencuentro entre Pastor y Diosito revivirá fuertes sentimientos para ambos. A esta confrontación se suma César (Abel Ayala), quien fue trasladado allí, y lidera el grupo que representa a la Sub21. Desde afuera, Sergio Antín operará para adueñarse del poder de la cárcel, enfrentando al director actual. Y Emma Molinari trabajará para ayudar a Pastor en un nuevo y peligroso intento de fuga.

Previo al estreno de “El Marginal”, desde CARAS Digital tuvimos la oportunidad de hablar con Martina Gusmán, quien le da vida a la licenciada Emma Molinari, un personaje al que vimos evolucionar, y de quien pudimos conocer su historia en temporadas previas. “La impronta de Emma en esta temporada es un poco la misma con respecto al aportar su granito de arena para que las cosas sean diferentes. Lo distintivo es el encuentro con Pastor, porque la temporada dos y tres fueron precuelas. Es este encuentro y esta historia de amor y qué es lo que le pasa a ella relacionado a cómo acompañarlo hasta las últimas consecuencias. Hay un arco muy bonito de ella”, reveló la actriz.

El marginal

Sobre su personaje, Gusmán reflexionó las cuestiones nuevas que deberá enfrentar Emma en la nueva temporada, luego de que su intente de fuga con Pastor fuera coartado. “Creo que hay algo que sucede en esta temporada y es que ella se tiene que poner en otro lugar, porque estaba adentro del penal, y acá vamos a verla siendo la visita de un recluso. Tiene que transitar la requisa y hacer todo lo que tiene que hacer para llegar. Tiene que sostener a una familia y eso la confronta con su pasado, con su niñez y con su papá. Es una temporada muy intensa para ella”, precisó.

-¿Cómo lidia Emma con todo el peso de tener a su pareja presa, de cuidar a sus hijos y ser el sostén del hogar?

Martina Gusmán: -Es muy fuerte porque de alguna forma la resiliencia que encontró Emma para sobrellevar su infancia y todo esto que le está pasando fue el de la trabajadora social, la fortaleció para poder salir al mundo y de repente el mundo la pone en una situación en la que ya estuvo su mamá o ella de chica cuando visitaba a su papá. Pasa a ser la pareja de un interno y parte de esta temporada es para ella una gran contradicción.

Emma se retira de esa lucha que tuvo en las primeras tres temporadas y tiene una lucha más personal. Hay algo de su vida privada que la absorbe completamente.

-¿Cómo fue este reencuentro con Juan Minujín?

- MG: -Fue hermoso reencontrarme con Juan, fue de lo más lindo del rodaje, lo mismo con Ale Ciancio, el director, que lo adoro. La temporada cuatro fue puro disfrute, lo mismo que la primera, cada una tiene lo suyo, pero en esta fue volver y reencontrarnos. Juan es un actor súper creativo, talentoso, generoso y siempre va a estar ahí disponible. Creo que quedaron escenitas juntos súper bonitas.
 

El Marginal

-La violencia en "El Marginal" fue escalando, ¿cómo se verá en esta cuarta entrega?

MG: -Es una temporada que tiene una gran carga de violencia, pero todas retratan una cuestión social que es violenta de por sí, la privación de la libertad y cómo está armado el sistema es violento. Por más que obviamente “El Marginal” es una ficción, hay un gran registro de lo que es la crueldad en un tipo de estructura conformado de esa manera, que es duro de ver, pero que a la gente le interesa sumergirse dentro de esa oscuridad. Tiene una carga violenta, pero también otras aristas que son muy interesantes y que cierran ciertas cosas planteadas en la serie.

La Sub21 y un nuevo mandamás en Puente Viejo

Puente Viejo, al igual que San Onofre, tiene un mandamás, empezando por la cabeza del penal, Benito Galván (Rodolfo Ranni), y siguiendo por Coco (Luis Luque), el preso que mantiene el orden entre las bandas dentro del penal acatando sus exigencias.

Avalado por Galván, Coco está rodeado por un séquito confiable, como su yerno Bardo. Ariel Staltari, a quien todos recordamos por su papel de Walter en “Okupas”, es el actor que le da vida a este personaje por demás impulsivo. En una charla con CARAS Digital, el actor nos habló de su llegada a “El Marginal”.
 

El marginal

“La convocatoria a la serie viene siendo desde la primera temporada. En esos momentos tenía reuniones con Sebastián Ortega y era bastante cercana la propuesta, aunque finalmente no se pudo, no coincidíamos. Finalmente, no sé si fue por el COVID o qué, pero se dio para la cuarta y tal vez la quinta”, aseguró.

“Yo tenía muchos deseos de ser parte, quién no tiene ganas de ser un éxito. El que te diga que no es un hipócrita. El ser parte de El Marginal me iba a sumar algo lindo a mi carrera, pero además me gustó el personaje. Me planteé un desafío y estoy feliz de ser parte”.

Por otra parte, César, es otro de los reclusos de San Onofre que llega a Puente Viejo. Recuperándose de las heridas que casi le cuestan la vida, él buscará la forma de no caer en conflictos, incluso si desea vengarse de los Borges.
 

El Marginal

Interpretado pro Abel Ayala, César es un personaje al que hemos visto crecer en la serie y del que ahora comprendemos un poco más. De armas tomar, pero medido en sus intervenciones, el personaje atraviesa un duelo al haber perdido a casi todos sus compañeros de la Sub21.

“César aparece como un personaje que necesita recuperar su fuerza, pero que a la vez sabe que puede sufrir una traición. Se está moviendo con mucho cuidado para no volver a caer en las trampas de todos esos muñecos que están ahí en la cárcel”, relató Ayala sobre la impronta de su papel en esta cuarta entrega. “Él aprende de lo que va viviendo”.

Sobre qué puntos de contactor tiene con César, Ayala fue contundente: “Yo trato de no identificarme con nada en general en la vida, pero ningún actor puede escapar de lo que es y en algún punto tenemos varias cosas en común. Son secretos que hay que guardar”, cerró Abel y se despidió al grito de “Aguante la Sub21”.
 

 

Galería de imágenes
En esta Nota