sábado 27 de noviembre de 2021
caras
ACTUALIDAD | 23-10-2021 10:37

Estefanía Pasquini posa por primera vez con su hijo, Emilio Cormillot

La nutricionista se confesó en una íntima entrevista a un mes de haber sido madre. Galería de fotos

El año pasado Estefanía Pasquini (35)pidió a la Virgen de la Dulce Espera que fuera el último Día de la Madre sin ser mamá. Y el deseo se cumplió: el domingo 17, festejó en familia, con Emilio en sus brazos, el hijo que tuvo con el  doctor Alberto Cormillot (83) y que cumplió un mes ese  día así que la celebración fue doble. Para sus papás fue el mejor regalo de la vida. Desde que decidieron ser pareja, en 2018, empezaron a pensar en la posibilidad de tener un hijo juntos. Y cuando se casaron, en diciembre de 2019, la idea se transformó en una necesidad. Si bien Alberto es 48 años mayor que Estefy, era ella la que tenía problemas para quedar embarazada por baja reserva ovárica, por eso intentaron  varios tratamientos y sufrieron muchas desilusiones, hasta que su principito llegó y cambió sus vidas para mejor. “Nuestra vida se volvió más linda aún...Todo me parece  hermoso. La gente me pregunta si estoy cansada y la verdad es que no. No importa nada, ni el mal dormir o comer apurada para hacer algo  para él. Todo está bien y es tan bueno, se porta bárbaro así que hay muchas cosas que puedo hacer con él. Hago actividad física, ya estoy trabajando como nutricionista y siempre con él al lado mio. Sigo estudiando y curso mi diplomatura mientras él está en mis brazos o en el coche. Me gané un compañero para todas las actividades que hacía sola”, cuenta Estefanía.

El flamante papá está pleno de felicidad. Sigue tan ocupado como siempre. Es difícil enumerar todas sus actividades porque son muchas, pero entre otras  cosas tiene una columna en el programa “Cada Mañana” por Radio Mitre, tiene a su   cargo la Clínica Cormillot, Alco, Dieta Club, el Sector  de  Alimentos que lleva su nombre, dos Carreras en la Universidad Isalud, el Hospital de Malvinas Argentinas, el Instituto de Nutrición de Tigre, el Servicio de Nutrición para la Comunidad de San Isidro, escribe dos libros, da conferencias para el exterior por zoom dos o tres veces al mes, hace varias entrevistas para televisión y radio por semana y escribe su columna en Infobae. Su trabajo es de gestión o  conocimiento  que lleva a los distintos equipos. Se levanta a las 4 de la madrugada y hoy su mayor placer es al anochecer, alrededor de las 19 y 30 cuando Emilio se  duerme sobre su pecho y se quedan juntos hasta las 21 y 30. Es un momento de padre e hijo. El bebé descansa plácidamente y el papá lo  mira y le transmite su amor. “Siento que ya lo incorporé a mi ser. Era muy difícil que yo dejara de hacer algo relacionado a mi trabajo y ahora lo hago para estar con él. Estefy sale a caminar y se queda conmigo en su cochecito o lo hago a upa. Le cambio el pañal o ayudo a cambiárselo. Y si  necesito ayuda, están Ana, una señora que hace 20 años que trabaja en casa y su hija, María. Estefy está muy pendiente de nuestro hijo. Está  fascinada. A veces viene alguien y quiere levantarlo y ella le pide que se siente porque tiene miedo que se le caiga. Está feliz. Cuando la         conocí ni  pensaba en casarse ni tener hijos y hoy nuestra realidad es hermosa”, dice el doctor Cormillot.

Mientras escucha a su marido, Estefanía mira embelesada a su bebé. “Por suerte lo amamanto bien. Engordó 800 gramos en un mes. A la noche toma cada dos horas y según la pediatra, está creciendo un montón por alimentarse solo a  teta. Tiene mucha paz. Lo que más me gusta es que me sonríe, es lo mas lindo que puede hacer.Amo cuando llorisquea a upa de otra persona y enseguida lo agarro yo y se calma. Me gusta verlo cuando toma la teta y se me quedamirando y me acaricia”, cuenta la mamá feliz. 

Con respecto a si le encuentran algun parecido con ellos, los dos coinciden en que no se parece demasiado a ninguno de los dos. Alberto dice que se parece a todos los chicos de su edad y Estefy le encuentra cierto parecido a su papá porque es largo aunque reconoce que si bien los ojos son azules, después de los tres meses los cambia y aún no sabe de que color serán. De lo que si está segura es que a ella no se parece en nada. Cómo una muestra de agradecimiento a la Virgen de la Dulce Espera, Estefanía lo llevó a la parroquia de Villa Devoto para que le den la bendición. Y cuando cumpla el año lo bautizarán. Todo en la casa de los Cormillot-Pasquini es alegría desde la llegada de Emilio. La abuela materna, María, le decoró el cuarto y junto al papá de Estefy lo visitan muy seguido. Renée y Adrián los hijos de        Alberto Cormillot estan felices con Emilio y cuando Adrián lo visita lo lleva en el cochecito a pasear por los alrededores de la casa  porque le encanta estar con su hermanito. Los perros y gatitos de la casa ya se adaptaron al nuevo integrante de la familia y están enloquecidos. Uno de los perritos de Estefy aleja a los gatos porque no quiere que ninguno que no sea él se le acerque. Todo cambió para mejor. “El momento que más me gusta junto a él es a la mañana: antes de salir de la cama me lo pongo sobre el pecho y le doy muchos besos. El año pasado pedí que sea el último año del día de la madre  sin  ser mamá. Y el domingo celebré en familia con mis papás, abuela, primos, tía, y el más importante, Emilio, quien festejó su primer mes”, cuenta Estefy.

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios