miércoles 24 de julio del 2024
CARAS DECO 04-07-2024 11:45

Pato Valentín: "Todos podemos aprender a pintar y desarrollar un estilo personal"

Con una carrera de casi tres décadas, la artista plástica Pato Valentín ha construido un camino donde la enseñanza del arte cobra vida y se vuelve inspiración: con un enfoque único ayuda a toda persona con deseo de crear a encontrar su propia voz artística. Galería de fotosGalería de fotos

CREDITO CARAS

La primera vez que hablamos con Pato Valentín el tiempo transcurrió casi dos horas, burlándose de la fugacidad con la que hacemos todo en la era de la inmediatez. Y es que ella, artista plástica y docente, me impresionó desde el principio por el magnetismo de su oratoria, producido quizás por la calma y la calidez que transmite con su voz y su decir, y a la vez esa fuerza poderosa que irradian las mujeres seguras de su valor.

Antes de nuestra conversación me había detenido a mirar sus redes sociales, donde me crucé con un video en el que explica cómo formar con pintura el color exacto de una flor bellísima que había puesto sobre la mesa. Creo que una cualidad imprescindible en un buen docente es la capacidad de conmover con su enseñanza al aprendiz, para despertar el deseo de aprender, y generando esa especie de “admiración” que nos inspiran los sabios. Y eso es lo que me sucedió a mí, al otro lado de la pantalla, maravillada por la forma en que Pato explicaba el proceso mientras convertía una mezcla imposible de colores diversos en ese exacto que la naturaleza nos regalaba en una flor. No fue magia ni suerte, sino casi 30 años de entrega apasionada al arte y la docencia los responsables de esa técnica perfecta que me dejó con ganas de saber más.

Pato, ¿Cómo descubriste tu amor por el arte?

Pinto y dibujo desde que tengo recuerdo, desde muy chiquita fui a un taller de dibujo y pintura en Lobos, mi ciudad natal, y desde entonces dibujar y pintar son parte de mi vida.

Si uno recorre tu obra, e incluso tus redes sociales, se nota una gran presencia de naturaleza y colores, como si vieras la vida a través de estos dos grandes temas. ¿Qué te inspira a darles ese lugar central?

Dos son mis grandes fuentes de inspiración. En primer lugar, la naturaleza, creo que allí está todo. Lo que busques; lo tangible, lo emocional, la paz y el equilibrio, las raíces…

La historia del arte es mi otra fuente donde permanentemente vuelvo una y otra vez, construyendo un sistema de referentes que guían mi camino y van mutando conmigo.

¿Qué te motivó a iniciar un camino en la docencia?

Al igual que con la pintura doy clases desde que tengo recuerdos, a mi hermano, mis muñecos, un pavo que tuvimos como mascota, a mis amigos (risas).

Mi mamá es docente de alma, no tengo dudas, de ella tomé el amor por esta profesión.

Yo estudié en la Facultad de Bellas Artes de la U.N.L.P. y durante toda mi carrera viajé los viernes a Lobos, mi ciudad natal, a dar clases en mi primer taller, al cual adoraba y sigo recordando a todos los integrantes con mucho cariño.

También armé un taller en La Plata, donde conocí un grupo de gente hermosa; recuerdo en especial a las chicas de la librería donde di mis primeras clases.

Siempre del mismo modo, con dos o tres alumnos al inicio. Y así de a poquito, de boca en boca, los grupos se iban completando y el taller agrandando.

No se puede ser ansioso en esta tarea. Es tiempo, constancia y ¡mucho amor!

Desde hace 16 años vivo en la ciudad de Azul, aquí también comencé de cero con mi taller, y después de unos años, mucho sacrificio y trabajo, con el apoyo increíble de mi familia, cumplí mi sueño, el de construir un espacio exclusivo de taller: El Galpón, un lugar mágico en el que cada semana nos reunimos a producir, reflexionar y aprender en torno a las prácticas artísticas. Hoy El Galpón, además de su comunidad local amplía su horizonte más allá de los límites geográficos gracias a la virtualidad, con el mismo objetivo: inspirar a las personas e invitarlas a transformar su mundo con arte.

Desarrollaste un método propio para dictar tus cursos. ¿Podrías contarnos en qué consiste y cuáles son los resultados que esperas logren los alumnos?

Sí, hoy me encuentro escribiendo, bajando a papel el método que utilizo para acompañar a las personas a desarrollarse en este camino.  Mis muchos años de experiencia y continua formación me permitieron elaborar un método que se basa en cuatro pilares fundamentales:

  • La intuición
  • El conocimiento
  • La práctica constante
  • La reflexión sobre lo producido.

Por supuesto que el sistema no nació cuando comencé a dar clases, sino a medida que iba transitando mi camino fui dándome cuenta de lo que sí y lo que no funciona. Estar atenta y con el foco puesto allí me ayudó a detectar de qué manera esos conocimientos son más fácilmente absorbidos por las personas. Lo que se denomina la didáctica. Hoy, puedo decir que hay un método detrás de mis propuestas.

La puesta en marcha de este método que he validado por mucho tiempo me permite afirmar que todos podemos aprender a pintar y desarrollar un estilo personal.

La respuesta de mis alumnos es contundente; en el ámbito presencial las personas con deseos de sumergirse en este mundo ingresan y permanecen años en el taller. Los acompaño en su crecimiento y en el desarrollo de su auténtica “voz artística".  

Lo mismo está sucediendo en las propuestas online. Las devoluciones son increíbles y quienes toman un curso continúan eligiéndome para continuar formándose.

Partiendo de tu concepción de que cualquier persona puede aprender a pintar, ¿qué le dirías a alguien que quizás no se anima a empezar?

Cualquier persona que de verdad tenga el deseo, puede aprender a pintar. No se trata de talento, te aseguro que se aprende. Por supuesto si me preguntas si todos nos podemos volver artistas de renombre, te digo que eso ya no lo puedo asegurar. Pero a pintar y estar feliz con la obra personal, es posible.

Y no se necesita más que la convicción de querer hacerlo, muy poquitos materiales y un par de horas a la semana, esto es suficiente para dar el primer paso. 

Y para aquellos que recién empiezan su recorrido en el arte, ¿cuál es tu consejo para que puedan descubrir y construir su propio estilo, su propio sello?

Creo que para avanzar en este camino primero es necesario adquirir conocimientos técnicos. Hay una creencia aun fuertemente arraigada en nuestra sociedad: “para hacer arte solo hay que dejar fluir la mano sobre la hoja, y las emociones o las musas guiarán el camino”. No estoy del todo de acuerdo con esto. Es fundamental trabajar desde la intuición y la pasión, es el alma del arte, pero si no tenés los recursos técnicos y herramientas para expresarte, la limitación es total. El conocimiento te da siempre libertad.

Repito mucho este ejemplo, querer hacer arte sin conocimientos es como pretender escribir un poema hermoso, pero no saber cómo se combinan las letras para formar palabras; no lo podemos hacer.

Junto con el aprendizaje, la práctica continua es clave si se quiere encontrar la propia voz en el arte.

Y otra cosa que considero fundamental para recorrer este camino sin frustrarse en el intento, es un cambio a nivel mental. En general las personas comienzan a pintar y disfrutan de los primeros aciertos, luego se hace presente la frustración por no lograr lo que se desea en la imaginación. Allí hay una gran limitante que no muchos pueden sortear. Y el secreto está en modificar la mentalidad con que nos aproximamos al arte. Dejar de poner el foco en el resultado y concentrarse en el proceso.

Saber que existe en nuestro cerebro un juez al que hay que escuchar pero que es necesario correrlo del camino para continuar, dejar de compararse con quienes no están en la misma etapa, que tienen ya un vasto recorrido.

Este punto del desarrollo de una nueva mentalidad es el que en general no se tiene muy en cuenta, pero lo creo crucial para seguir avanzando.

Y para finalizar, decir que podés recorrer solo el camino, pero es mucho más largo, lleno de tropiezos e incertidumbre. Encontrar a un/a profe que pueda guiarte y con quien empatices, hará que tu desarrollo sea más eficaz y el proceso más feliz.

¿Cuál crees que es hoy el desafío a la hora de enseñar arte, teniendo en cuenta el mundo actual donde prima el uso de tecnologías y reina la "inmediatez"?

Es por esto que creo que hay que acompañar mucho a las personas para salir del modo “Instagram” ya que aprender arte, como otras cosas, tiene su propio ritmo, sus tiempos internos.

Es un camino largo lleno de piedras que hay que saltar, esquivar o patear (risas), no podemos hacerlo en modo “express”; o sí, pero el resultado es algo impostado, copiado, no nos pertenece.

La inmediatez es enemiga de los procesos.

Pero este dilema lo veo más bien como una oportunidad, en una época donde la tiranía de lo “inmediatamente feliz” reina, los procesos largos y el desafío de sortear la frustración y continuar, son un oasis para nuestra psique.

¿Qué papel juega el arte en el desarrollo o el bienestar personal?

Siento que somos afortunados quienes vivimos en arte, tenemos un regalo enorme.

El arte considerado más allá de sentarse a pintar dos horas en la semana, por supuesto; el arte considerado como modo de vivir, de construir pensamiento, de mirar el mundo, de entenderlo.

La experiencia me demostró la importancia del arte en el desarrollo del autoconocimiento, de la resiliencia. Es una poderosa herramienta para mejorar la autoestima y bajar el estrés. Cuando pinto me desconecto de lo cotidiano y entro en otra frecuencia. Llega la calma y la claridad. Y esto mismo sienten mis alumnos al tiempo de comenzar con esta actividad.

Te invitamos a conocer más:

Instagram: patovalentin.arte.escuela

https://www.instagram.com/patovalentin.arte.escuela/

Web: https://patovalentin.com.ar/arte-escuela/

Correo: [email protected]

 

Galería de imágenes
En esta Nota