jueves 9 de abril de 2020
caras
ESPACIO NO EDITORIAL - CARAS LIKE | 27-02-2020 16:13

Cáncer ginecológico: “La falta de acceso al especialista adecuado disminuye dramáticamente las chances de curación”

"En plena era de la tecnología y el auge de la internet, resulta paradójico que aun haya mujeres en situación de vulnerabilidad en cuanto al acceso al conocimiento y al sistema de salud pública". Galería de fotos

El cáncer sigue siendo uno de los diagnósticos más temidos entre hombres y mujeres. Sin embargo, existe evidencia de que ciertostumores, atendidos por especialistas entrenados, tienen posibilidades concretasde ser erradicados. En este sentido, el cáncer de origen ginecológicorepresenta fielmente este paradigma, y sus alcances están siendo contemplados con entusiasmo en la actualidad.El cáncer ginecológico es aquel que se manifiesta en el aparato genital de la mujer, es decir, en el cuello uterino, endometrio o cuerpo uterino, ovarios, trompas, vulva o vagina.

Contempla también al cáncer de la mama, único órgano genital de la mujer que se encuentra por fuera de la pelvis. En este sentido, el Dr. Alejandro Aragona, especialista en Ginecología Oncológica de la Universidad de Buenos Aires, es contundente. Como médico del Hospital Oncológico de Buenos Aires María Curie y consultor en Ginecología Oncológica de los Hospitales Donación Francisco Santojanni y Dr. Enrique Tornú, le ha tocado operar a innumerables mujeres que, gracias a cirugías específicas desarrolladas desde una mirada especializada en ginecología oncológica, han alcanzado los resultados anhelados.

Existe un antiguo paradigma según el cual, el médico ginecólogo-obstetra de cabecera de la mujer controlaba el embarazo, asistía el nacimiento de sus hijos, y también intentaba extirpar con éxito tumores surgidos en el ovario o cuello uterino. Los países pioneros en la lucha contra el cáncer comprendieron hace décadas que, por un lado,existe un ginecólogo general, médico de atención primaria de la mujer y, por el otro, subespecialistas correspondientes. Entre estos últimos se ubica el ginecólogo oncólogo. La ginecología oncológica es una subespecialidad posterior a la ginecología, que requiere riguroso entrenamiento específico de 3 años adicionales.

En plena era de la tecnología y el auge de la internet, resulta paradójico que aun haya mujeres en situación de vulnerabilidad en cuanto al acceso al conocimiento y al sistema de salud pública. Las cifras estadísticas hablan por sí solas: muere una mujer cada 4 horas por cáncer de cuello uterino en la República Argentina, mucha de ellas en condiciones realmente indignas. El acceso a la información y la educación sexual y reproductiva es, sin duda, la piedra angular para anticiparse a estos males, al permitir detectar precozmente las lesiones pre-cancerígenas. En cada crisis económica que hemos afrontado, las mujeres pertenecientes a los estratos socioeconómicos más bajos suelen relegar, en su escala de prioridades, su salud, en virtud del bienestar de su familia.

La mujer empoderada será capaz de poner en marcha una maquinaria exitosa que le ofrezca las mayores chances de curación. En este último punto también estamos haciendo agua, dado que el empoderamiento va de la mano de la información, de la libertad para elegir.

Son muchas las veces que la mujer no cuenta con los canales necesarios para acceder al subespecialista correspondiente. El tiempo perdido, las múltiples consultas y segundas opiniones, junto con la ausencia de una nómina oficial de oncoginecólogosacreditados a la cual poder acceder y consultar, agravan la situación. Lamentablemente, en nuestra sociedad, no es un evento frecuente que las pacientes exijan acreditaciones académicas a sus médicos. El empoderamiento invita a las personas a tomar un rol activo respecto de la gestión de su propia salud.

Por otro lado, las cartillas médicas no siempre son un fiel reflejo de atención verdaderamente personalizada o de excelencia. Se está asumiendo que existe una sola ginecología, capaz de resolver todos los problemas de la mujer por igual, y esto representa un grave error.

Los países desarrollados pioneros en la lucha contra el cáncer han entendido perfectamente que un solo ginecólogo no será capaz de tratar un fibroma uterino, asistir un parto, realizar un tratamiento por infertilidad y operar a una paciente con cáncer de ovario con la misma pericia, por lo que han decidido promover y alentar la ultra-especialización de sus profesionales en las diferentes disciplinas, como, por ejemplo, la ginecología oncológica. Cuando la paciente es abordada por un ginecólogo oncólogo los horizontes se amplían considerablemente, porque este está entrenadopara extirpar correctamente tumores malignos ubicados en la pelvis. Tristemente, muchas mujeres pagan con su vida la falta de acceso a esa información.

Para contacto: Dr. Alejandro Aragona - Médico especialista en Ginecología Oncológica(acreditado por la UBA), M.N. 114.910 // Consultorio particular: Av. Rivadavia 4702, 3º "D" -  C.A.B.A. // Turnos: contacto@alejandroaragona.com // 011 4902-3692/4903-0725.

Conoce más ingresando en www.alejandroaragona.com o en su perfil de Instagram.

 

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios