lunes 03 de octubre del 2022

El auge de la espiritualidad

CREDITO CARAS

En estos últimos tiempos ha despertado un atractivo mayor que apunta hacia la espiritualidad, hacia los sentimientos más sutiles del ser humano. Naturalmente esto no es nuevo para la raza humana pero surge de diferentes factores asociados al ritmo de vida actual. El estrés del acelere diario; la vorágine de cumplir metas bajo una excesiva presión; el haber cumplido con los parámetros sociales y sentirse vacío; las emociones pesadas que se cargan en los hombro; los pensamientos recurrentes arrastrando a escenarios ficticios; etc. Éstas, como otras numerosas causas más, vuelven evidente esa insatisfacción interior que el ser humano continuamente trata de llenar. Podemos agregarle además los planteos naturales e históricos que nos hacemos como raza y que salen a flote ahora más que nunca ¿Quién Soy? ¿Qué Soy? ¿Para qué estoy en la tierra? Interrogantes que apuntan más allá de lo superficial, más allá de lo que damos por hecho como realidad. ¿Por qué? Porque nos dimos cuenta que las cosas materiales no pueden llenar lo inmaterial, aunque esto no implica creer ciegamente en lo que te dicen. Ese modelo de espiritualidad ya no es necesario en este tiempo. De hecho nunca lo fue.

La espiritualidad actual lleva a reencontrarte con vos mismo, más allá de las capas de personajes que has armado para moverte en el entorno que te rodea. La espiritualidad actual no da nada por hecho si no lo compruebas por ti mismo, si no lo pasas por la experiencia.

Cuestionar, sin culpas, los modelos establecidos pasándolos por el discernimiento. Ya no es necesario que nadie más interprete o interceda por vos, porque eres tú el responsable de tu camino. Y, como persona única y subjetiva, tu camino es único y exclusivo. Todo esto apunta a la plenitud de vida, plenitud que va más allá de la felicidad momentánea y circunstancial. Plenitud de vida que permite mantener la paz aún en medio de las tormentas. Pero ¿cómo hacer para darte cuenta cuál es tu camino hacia esa plenitud? El primer paso es simplemente seguir aquel camino que tiene corazón. En cada decisión que diariamente tomas existen varias alternativas, pero muchas de ellas no te llevan a la satisfacción de vivir plenamente. Lo que ocurre es que las elecciones que haces están cargadas y condicionadas por patrones mentales conscientes o inconscientes, estos últimos son los más peligrosos. Sin embargo, es posible volverse consciente de qué tipo de decisiones te acercan o no a la plenitud de vida. ¿Cómo? Primeramente preguntándote a vos mismo: este camino ¿tiene corazón? ¿Lleva hacia la plenitud de mi vida? ¿Se hace pleno transitar por esa senda? El poder reside en la pregunta, pero el esfuerzo se centra en romper el estancamiento del piloto automático con el que vivimos. Es clave ese despertar, darse cuenta del instante en que se pregunta si ese camino tiene corazón y obviamente seguir hacia esa plenitud de vida. Es posible, depende de vos.

 

Datos de contacto:

Instagram: @maxi.tolosa

Facebook: max tolosa

Web: www.maxitolosa.com.ar

 

Galería de imágenes
En esta Nota