sábado 20 de abril del 2024

FOMENTAR LA ESCUCHA ACTIVA EN LA NIÑEZ

“Mejorar Vínculos y aprendizajes desde Edades Tempranas”. Galería de fotosGalería de fotos

CREDITO CARAS

La escucha activa es una habilidad comunicativa que se nutre de la empatía y focaliza su atención en el interlocutor.

Abordar su entrenamiento desde edades tempranas y en la escuela; acompaña el desarrollo de buenos vínculos entre pares; optimizando la comunicación en las aulas.

A su vez; cuando esta escucha está inmersa en el propio desarrollo de la clase y acompaña naturalmente aprendizajes; “favorece la asimilación de nuevos saberes y mejora el proceso de aprendizaje”.

Este tipo de escucha puede ser fomentada a través de experiencias lúdicas; tanto en la escuela como en el entorno familiar, distinguiendo y aprendiendo pautas de comportamiento a la hora escuchar y/o disponerse a ser escuchado/a.

No es lo mismo oír que escuchar lo que te están diciendo; y estos matices de la comunicación deben ser aprendidos desde la niñez más temprana. De esta manera, niños y niñas además de aprender a escuchar y a entender a la persona que les está hablando, en el futuro serán adultos con habilidades para una comunicación más asertiva y respetuosa. Aprenderán a comunicarse y a relacionarse con los demás de manera más segura y efectiva.

 

Beneficios de la escucha activa en el aula

Cuando los y las docentes comprenden su importancia y la incorporan en el desarrollo de sus clases, se consiguen una serie de resultados positivos; fundamentalmente:

– Es posible obtener información más certera sobre el pensamiento del alumnado.  Por ejemplo: Como es que aprende; desde dónde se generan errores de aprendizaje; desde qué lugar se observan y/o valoran progresos.

Quien aprende siente seguridad en el vínculo con quien enseña.  Paulatinamente se irá comunicando y expresando con mayor fluidez y seguridad de ser escuchado con atención; dejando mayores evidencias de aspectos esenciales de su “ser y hacer” como aprendiz.

– En las aulas se instala el valor del respeto a la otredad en su palabra y punto de vista, como base de una sana convivencia escolar.

 -Es una forma respetuosa de tratar a niños y niñas. Por una parte, hace que se sientan escuchados/as; y por otra, sirve para que presten más atención a los adultos y comprendan mejor sus explicaciones. Potencia la empatía y fortalece lazos afectivos.

 

Lic. Flavia Sarquís

Gestión Educativa

Coach Ontológico Acreditado AAcop-Ficop

Coach Sistémico Organizacional

Coach Educativo

Diplomada en EE y Coaching

Asesora Pedagógica

Capacitación y Formación Docente

 

Email: [email protected]

IG: @visionar. coaching

Facebook: Visionar

Galería de imágenes
En esta Nota