lunes 25 de septiembre del 2023

Influencia o influenciada

CREDITO CARAS

No saben la cantidad de pacientes que atiendo que perciben un impacto negativo en su autoestima por causa directa de redes sociales. Nuestro comportamiento y acá me incluyo como parte de esta sociedad que comparte todo en redes, está siendo constantemente influenciado por personas de todo el mundo, de los cuales consumimos sus vidas aparentemente perfectas y aunque no los conocemos realmente, nos afecta. 

Creo no estar diciendo nada nuevo, o nada que no sepamos todos. Pero acá se encuentra el dilema. Mis pacientes afirman saber que están siendo influenciados negativamente por lo que consumen en redes, saben que, así como sus vidas no lo son, las vidas de los demás tampoco son perfectas, aunque así se muestren, es algo que ya todos tenemos claro, sin embargo, no podemos evitar que nos afecta e influencia en nuestro comportamiento. ¿Acaso el miedo futurista de ser controlados por robots se convirtió en algo mucho más peligroso? ¿La tecnología ha logrado que nos aprisionemos nosotros mismos los unos a los otros? Somos víctimas y victimarios a la vez, somos influencers e influenciados en nuestro propio falso ecosistema alimentado de muestras de afirmación constante, o los llamados likes. 

 

Los millennials son aquellas personas que, como yo, nacimos entre 1981 y 1994. Nosotros, en mi opinión que somos los más conscientes del cambio tecnológico en estos años, los vivimos todos, tuvimos walkman, discman, mp3, hasta llegar a lo que conocemos hoy como smartphones, estos aparatos inteligentes donde tenemos todo, absolutamente todo. Por eso recordamos cómo era el mundo de antes, pero nos adaptamos fácilmente a lo nuevo

Somos nosotros los últimos quizá en pensar que controlamos la tecnología y ella no nos controla a nosotros.

¿Pero ser consciente te hace inmune? Definitivamente no. No creo que exista la tal inmunidad con el tema.

Pero si existe un arma poderosa de protección, la llamaremos el escudo de la educación tecnológica, siempre la clave está ahí. Educar a nuestros hijos a tener una relación saludable con las redes, el recordar permanentemente su fragmentada realidad con el propósito de mantener nuestra salud mental y poner en diálogo constante la importancia de no depender de la lluvia de likes para validarnos como seres humanos respetables.

La educación tecnológica se refiere a un conjunto de sumas para trabajar en el sistema educativo destinados a la compresión de las tecnologías en su contexto social y ambiental.

Se refiere también a la capacitación, o entrenamiento, cada usuario que desea adquirir un dispositivo con Tecnología de uso común, para que entienda, principalmente para que sirve, como utilizar la tecnología para beneficio.

Las redes sociales tienen un gran poder de gestionar información y promueven el trabajo colaborativo, facilitan a los investigadores la difusión del conocimiento y la construcción de aprendizajes. Son el medio de comunicación principal de los nativos digitales.

Por eso debemos enseñar y enseñarnos su funcionamiento, ventajas y desventajas, hablar más sobre ciberbullying en los colegios y sobre todo promocionar la empatía y responsabilidad como piezas fundamentales para estar frente a las pantallas. 

Por mi lado siempre me gusta dejar en el uno a uno esta pregunta, con el contenido que promuevo en mis redes, ¿estoy sumando o restando en la salud de los demás?

 

Datos de contacto:

Instagram @heypersonalproject

En esta Nota