sábado 01 de octubre del 2022
CELEBRIDADES 02-02-2022 12:31

Moria Casán y Pato Galmarini: "Nuestra honeymoon en Pinamar"

La pareja se reencontró luego de más de treinta años y aseguran que viven un amor maduro, tranquilo e inesperado. Hoy se confiesan “locamente” enamorados y apuestan por más. Galería de fotosGalería de fotos

Son distintos pero tienen la misma esencia y pasión por las cosas que aman. Un día, hace menos de un año, comenzaron a charlar por teléfono. Eran tiempos de plena pandemia y cuarentena estricta por eso las interminables conversaciones sobre la historia del peronismo se convirtieron en una costumbre que no podía faltar cada noche, al concluir un rutinario día más de encierro. Pero luego llegó finalmente el día y se encontraron y descubrieron que aquella química que había surgido trascendía un simple cable y también se trasladaba a sus cuerpos y los movilizaba con igual intensidad. Sí, son diferentes. A ella le gusta el aire acondicionado a full y él le dice que se muere de frío… Así hasta la tediosa Ruta 11 rumbo a Pinamar se transformó para ellos en una divertida aventura de “encender” y “apagar” el aire del auto. 

El 18 de diciembre Fernando “Pato” Galmarini cumplió 79 y la gran celebración familiar que le organizó Moría Casán se convirtió en la oficialización ante la gran familia Massa/Galmarini de la relación que los une desde entonces. “Nosotros no creemos en papeles, firmas ni compromisos ante nadie. Nuestro amor no necesita papeles… Nosotros no necesitamos una libreta, una bendición ni un anillo. Somos fieles a lo que sentimos sin más… Bueno, Pato sí cree en algunos papeles; es más formal que yo. Nos casamos ante nosotros mismos y nos comprometimos a estar bien juntos los dos solitos en la Catedral de San Isidro porque él es muy creyente. Nos comprometimos a pasarla bien y a disfrutar de la vida. Estamos unidos hasta en la cancha de Boca que fue nuestro altar. Galma me dijo ´¡Negra ahora nos casamos!́ porque quiere todo conmigo. Incluso, hasta moriría por tener un hijo juntos. Pero, obvio, eso ya es más que una boda secreta".

Moria Casan y Pato Galmarini:
Moria Casán y Pato Galmarini: "Nuestra honeymoon en Pinamar"

Y como para celebrar esa unión privada y simbólica se instalaron en una moderna casona de un exclusivo barrio privado, de dos plantas, con piscina y rodeada de pinos, para vivir su “Honeymoon”. Solos, aprovechando un pequeño break que ella tuvo en el teatro con “Brujas” y en la tele con su night show: “Moria es Moria” por elnueve, disfrutaron de cuatro días en Pinamar, en los que celebraron ese particular amor que los sorprendió. 

“Todo fue perfecto… Hasta un sol radiante nos acompañó en nuestra HoneyMoon. Con Galma estamos viviendo un realismo mágico. Que es como experimentar algo irreal y vivirlo como una situación cotidiana y común. Ni yo puedo creer estar viviendo este momento. Porque este hombre me dio una familia… No es que yo no la tuviera. La tengo y amo a mi hija y a mis nietos Helenita y Dante pero somos distintos. Sofía, por ejemplo, pasó el 31 en un avión rumbo a México. Y no nos extrañamos porque siempre fuimos así, sin poner en duda el amor. Pero este hombre me mostró otra vida. Por eso con él comencé a vivir la Nueva Era, que es más que el Año Nuevo. El me lleva a una introspección. Sacó todo el peso de mis hombros. Y así me siento con una energía renovada. Casi como una adolescente sabia. Porque tengo la experiencia que me dieron los años pero a la vez estoy viviendo cosas por primera vez… Siento que traspasó todo y estoy iluminada. Galma es un hombre que me buscó y yo lo viví así. Y por eso también me encontró…”, cuenta Moria, reflexiva, auténtica, relajada. Sólo la brisa de los pinos, el aroma puro y el rugir lejano del mar que cada tanto llega hasta la casa, interrumpen sus palabras. Por primera vez abre su corazón como siempre lo hizo con su vida. “Siento que “el Pato” es muy parecido a mí pero también diferente. Y me tocó mi esencia aniñada. ¡Este hombre alimenta mi niña interior! El no se obnubila con el personaje porque tiene su propio “back ground”. ¡Y no es que lo compare con otras parejas que tuve! Por eso yo sentí ´éste es el hombre´… A partir de ahí borré todo. ¡Tengo mi chip clean! Lo reseteé y empecé de cero. ¡No tengo caja negra! Mi interior no implosiona más. Descubrí al hombre que me trajo otra vida. Y nos flechamos mutuamente… ¡Nos enamoramos locamente! A veces, cuando salimos a caminar con Galma, por su casa, cerca del río, yo visualizo cuando iba a nadar con mi padre por ahí. Y siento que ya en ese entonces Pato se aparece y me dice ´yo te voy a venir a buscar´. Es como una visión que tengo constantemente…”, confiesa esta mujer que tiene sello propio. 

Moria Casan y Pato Galmarini:
Moria Casán y Pato Galmarini: "Nuestra honeymoon en Pinamar"

Sus días en Pinamar estuvieron dominados por la paz, el romanticismo –algo nuevo en su vida como luego contará–, paseos por la playa, mucho relax al sol y sus infaltables baños de mar “sanadores”, como ella los llama. “Acá estamos muy normales… Nos levantamos, no muy temprano ya que nos acostamos tarde porque nos encontramos con amigos y familia. Desayunamos; yo preparo muchos batidos con cereales o algún cafecito de la máquina y mate –que, obvio, sólo comparto con él–. En su casa aprendí a manejar el horno así es que también me animo a preparar alguna comidita. El es tan completo que hasta le gusta lavar los platos y hacer la cama… Tomamos sol en el parque y leemos mucho. Pato me está haciendo conocer otra historia porque ahora me regaló “Juan y Eva: El Amor, el Odio y la Revolución. La Historia de Amor jamás Contada”, de Jorge Coscia, y estoy fascinada”, cuenta con la misma pasión que habla de su nueva vida. 

Cuando van juntos, con sus cuerpos pegados, muy unidos, la gente se da vuelta a su paso. Ellos saben que la imagen que transmiten es muy fuerte. “¡En la playa nos dijeron que éramos muy sexys juntos! ¡Que transmitimos una imagen muy sexual!”, comentan. Y, obviamente, el sexo es un tema que ocupa un lugar muy importante en su relación. “Nosotros nos estamos descubriendo día a día. Vivimos algo mágico. Un amor sensible y romántico. Un sexo maduro y hermoso. Apasionado y romántico. ¡El está como en un parque de diversiones; porque yo soy una juguetería andante! Los nuestros son encuentros con enseñanza y aprendizaje, como lo es nuestra relación. Me gusta mucho que él no es un hombre ya gastado por tanto vivido. Entonces nuestros encuentros amorosos son muy apasionados. Entre la previa y after mínimos dos horas nos dedicamos. Y en esta relación hay un ingrediente nuevo para mí que es el romanticismo. Yo antes no creía en eso y hoy aprendí a disfrutarlo. Por eso también me siento más luminosa, más relajada… Y quiero vivir el momento. Mi personalidad es muy fuerte pero la de Galma también. Porque él construyó una vida de gran intensidad. ¡Somos dos gladiadores de la vida! Y somos atemporales, cancheros… No necesitamos cotillón. Ante tanta banalidad, nosotros somos genuinos”, revela sin guardarse nada.

Moria Casan y Pato Galmarini:
Moria Casán y Pato Galmarini: "Nuestra honeymoon en Pinamar"

 Al mismo tiempo que recuerda que cuando comenzaron su relación, Galmarini la miró y le dijo :”No nos podemos perder de vivir esto”. Y así, segura y convencida de la nueva vida por la que hoy apuesta, se anima a desnudar por primera vez sus más íntimos sentimientos. “¡Estoy apasionada! ¡Estoy enamorada! ¡Estoy feliz! Plena… Hoy me manejo con el momentismo absoluto. El ahora. Esto es pasado y futuro. Atravesamos una nueva era en la que no hay certezas. Entonces yo la navego surfeándola. Es todo muy fuerte lo que estamos viviendo pero hay que continuar juntos… Y ese es nuestro único fin. El otro día me dijo: ´Me gustaría estar con vos cuando cierre los ojos´ y eso sí es un compromiso…”, asegura esta mujer apasionada.

Para el futuro, como ella dice, no hacen planes. Viven y gozan del presente. “Galma es conservador y yo también a pesar de mi vanguardismo pero vivimos el hoy. Estamos aprendiendo a convivir y lo importante es que nos reimos mucho juntos. Nos une el humor. Él es ordenado y súper prolijo y yo voy dejando todo tirado. Yo ando en ´bolas´ por la casa y él no estaba acostumbrado y me lo decía a cada rato. Ahora, hasta le apago el celular para dormir… Intercambiamos ideas, libros, perfumes... Somos dos personas simples, aunque no parezca. No somos complicados. Nuestra unión fue el lecho y los libros…”, concluye Moria Casán mientras el sol comienza a esconderse y ella corre con Pato, su gran amor de la mano, a darse el último chapuzón de esta “Honey Moon”, en Pinamar.  

 

Galería de imágenes
En esta Nota