miércoles 5 de mayo de 2021
caras
EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 04-06-2020 17:34

Sin cirugías: la increíble historia de la "Barbie" argentina

Marcela Iglesias además de trabajar en bienes raíces en California, fundó una agencia de talentos llamada “The Plastics of Hollywood”. Su historia detrás de la icónica muñeca de Mattel. Galería de fotos

La historia de Marcela Iglesias no es cualquier historia. La argentina que hoy se encuentra radicada en Los Ángeles, California (EE.UU), siempre, desde muy chica sintió una desenfrenada devoción por la icónica muñeca Barbie. Tal es su pasión que con el correr de los años decidió llevarlo al plano real: parecerse literalmente a su adorado juguete de plástico. 

Dedicada a las inversiones en bienes raíces, cuenta, que desde muy joven cuando aún vivía en Argentina tuvo el deseo de parecerse -y transformarse- en una auténtica barbie humana. Para ello, durante su adolescencia se rellenaba los pechos y los jeans en la parte trasera para darle forma a su cometido. Con el correr de los años ya no lo necesitó: moldeó su cuerpo y naturalmente adquirió las curvas necesarias para dejar de utilizar rellenos ficticios. 

Desde los 14 años cuando vivía en Buenos Aires utilizaba zapatos de taco alto de su mamá para estilizar su figura. En paralelo también visitaba asiduamente la peluquería para que su pelo fuera cada vez más rubio. Según ella misma cuenta tal era su obsesión que su madre nunca quiso comprarle la famosa muñeca emblema de Mattel: “Ella no quiso nunca comprarme una muñeca cuando era pequeña en Buenos Aires, porque decía que yo estaba obsesionada”, explicó.

 

Marcela remarca que jamás se realizó cirugía estética alguna para lograr el parecido. La base de su secreto se radica en usar pelucas, pestañas postizas y lentes de contacto. “Siempre le tuve miedo a las operaciones y busqué otras alternativas para lograr el aspecto de mis sueños”, confiesa. 

Iglesias se mudó a Los Ángeles hace veinte años, de los cuales diez vivió como una inmigrante indocumentada y -cuenta- que trabajó incansablemente para crear la vida que había soñado de niña. Actualmente, además de realizar inversiones en el sector inmobiliario, Marcela creó y dirige desde hace tres años una compañía de gestión de talentos llamada “The Plastics of Hollywood”, un espacio para todas aquellas personas que comparten su cualidad: transformarse en algún personaje famoso. Según ella le contó al sitio inglés Metro, lo creó “porque quería mostrar a todos estos increíbles seres humanos a los que les gusta transformarse en sus propias fantasías. 'Descubrí que hay muchas personas en todo el mundo que piensan como yo y por eso comenzaron Los Plásticos de Hollywood”.

Incluso en 2017 tuvo su propio reality homónimo cuyo mensaje era romper un poco las reglas de la belleza. Allí presentó el día a día de  12 muñecos humanos, entre ellos "los muñecos Ken", "la imitadora de Jessica Rabbit", "la imitadora de Kim Kardashian" y "el alien", entre otros. En total en cirugías plásticas han gastado más de tres millones de dólares. 

“Vivir en Hollywood ayuda mucho porque hay muchas cosas que puedo comprar para ser igual a una muñeca Barbie. Mucha gente me acusa de parecer falsa, pero si me conocés en persona verás que mi belleza es natural. Generalmente creo mi look con maquillaje, pero eso no significa que soy una persona plástica”, explicó.

En paralelo -y ya radicada en Hollywood- Marcela conoció a Steven Berman, a quien se lo denomina el "Ken humano", con quien formó una familia. Iglesias es consciente de las críticas que despierta. Pese a haberse colocado botox y rellenos labiales, no pasó por el quirófano, asegura. Ella asegura que quiere ser percibida como una mujer muy fuerte que sabe lo que quiere en lugar de ser una ‘tonta’, según sus palabras. “Barbie es una inspiración para ser lo que quieras ser. Tú controlas tu propio destino”, finaliza.

 

También te puede interesar

Galería de imágenes

Comentarios