jueves 01 de diciembre del 2022
EMPRESAS Y PROTAGONISTAS 15-11-2022 13:10

La modelo Melina Camm celebró su boda en un evento lleno de lujo y glamour

Camm y su pareja Ivo dieron el sí en la Basílica del Santísimo Sacramento, para luego celebrarlo en una exclusiva fiesta con 500 invitados en La Rural.

La modelo Melina Camm y su pareja Ivo dieron el sí en la majestuosa Basílica del Santísimo Sacramento y lo sellaron con una exclusiva fiesta para 500 invitados en La Rural.

El día posterior a la boda, Melina subió a su cuenta de Instagram una foto de la pareja recién casada y una frase que decía: “Cuántas veces tuvimos que escuchar que el príncipe azul no existía… Está bien soñar”, y así la cordobesa de Justiniano Posse despertó cientos de comentarios entre sus 20 mil seguidores.

Fue una boda muy tradicional con una entrada de película, votos de amor eterno acompañados por el cantar de un coro del Teatro Colón y un cuarteto de cuerdas digno de la realeza.

 

Melina Camm Boda

 

Se trató de un acontecimiento protagonizado por dos jóvenes que confían en las costumbres a la vieja usanza. La modelo y él, proveniente de una familia muy prestigiosa de la zona norte porteña de origen croata, decidieron casarse con un sacerdote amigo de la familia.

Después de 7 meses de preparativos, Ivo (42) y Melina (38) inauguraron un nuevo capítulo de su historia de amor con un “sí, quiero” en una espectacular ceremonia civil, que se celebró en La Lucila con 150 invitados. La ambientación estuvo a cargo de Ramiro Arzuaga, entre sillones capitoné y sillas de estilo Luis XV. Incluso se mandaron a hacer muebles de forma especial para este evento.

"Ivo me ofreció compromiso en el Hotel George V de Paris siete meses antes de la boda. Fue todo súper romántico, volvíamos del Mouline Rouge y en el hotel me dio el anillo, ¡casi me muero!”.

 

Melina Camm Boda

 

Santísimo y toda la pompa

 

“Era una princesa”, recuerda su ahora marido, a quien se le iluminaron los ojos cuando sonaron las trompetas, se abrieron las puertas y vio a Melina caminar hacia el altar junto a su padre, José Orlando Cammertoni (60) el sábado 15 de octubre a las 20 horas.

La novia, fiel a su estilo “trendy”, llegó a la iglesia en un Mercedes Benz antiguo, gafas negras, chaqueta de cuero y su alucinante vestido bordado en Swarovski de la colección privada de la diseñadora búlgara Julia Kontogruni. Un vestido que le valió tres viajes a Albolote, España y por el cual ya le pidieron las fotos para ser expuestas en el mismo centro de novias.

La noche anterior, la modelo se había instalado en una suite del hotel Alvear para disfrutar de los preparativos acompañada por su madre, la agrónoma Gloria Balladares, su tía Griselda y un grupo de cinco amigas que fueron sus damas de honor.

 

Melina Camm Boda

 

Que fantástica, fantástica esta fiesta

 

Nadie quiso perderse esta fiesta, que ya se la considera una de las más destacadas del año. Entre los invitados de lujo, estuvieron la periodista Florencia Donovan, que no se alejó de la pista; Gabriel Vernucci, entre modelos e influencers como Silvia Scheffler, Caterina Pugin y muchas más de las que frecuenta cada año en sus mega desfiles.

Otra destacada presencia fue la de Claudia Villafañe, que estaba pendiente de cada detalle mientras sonaba Cae, que brilló con un show que no dejó a nadie sentado. Finalmente, los encargados de ir cerrando la noche fueron La Totora, sumados a un DJ de lujo.

 

Melina Camm Boda

 

Como fiel hincha de River, el novio no permitió que faltase el momento futbolero de la noche y entre cánticos y saltos explotaron los disparos de papelitos, entre los cuales volaron miles de figuritas del mundial, momento en el cual la gente explotó en jolgorio intentando guardar la máxima cantidad posible.

Todo en medio de una ambientación descomunal a cargo de los hermanos Martín y Hernán Roig que trabajaron durante tres días para darle forma a la escenografía.

 

Melina Camm Boda

 

Veinte arañas de bronce y cristal acompañaron los pasillos de circulación y enmarcaron la mesa principal y la pista de baile, que estuvo iluminada por más de mil esferas espejadas de pequeño formato.

Todo el mundo destacó lo riquísima que estaba la crocantería, incluido el caviar, todo con la impronta de Eat

Camm comenta que está muy agradecida, principalmente con la gente que hizo grandes esfuerzos por acompañarlos en ese día tan especial, y señala a amigos y familiares que vinieron de diversas partes del mundo: Milán, Panamá, Madrid, EE.UU., Chile y hasta Zimbabue, además de diferentes partes de Córdoba. Como así también al fotógrafo Eduardo Constantini.

“Fue muy emotivo ver tanta gente que nos quiere celebrando nuestra unión”, concluye Melina Camm.

En esta Nota