sábado 4 de abril de 2020
caras
EMPRESAS Y POLíTICA | 23-12-2019 16:46

Conocé a Belén Ludueña, la mujer que se robó el corazón de Jorge Macri

La periodista cuenta cómo es la relación con el primo del expresidente, Mauricio Macri, quien le lleva 21 años. Galería de fotos

En apenas tres años desde que se mudó de Mar del Plata a Buenos Aires, María Belén Ludueña (33) no sólo afianzó su carrera periodística sino que conoció el amor. Fue su primer trabajo porteño, en el ciclo de Paulino Rodrigues, “La Lupa”, por Canal 26, que conoció a Jorge Macri (54) el 8 de septiembre de 2017, como bien recuerda. La empatía fue inmediata pero recién al cabo de un año el primo del expresidente Mauricio Macri e intendente de Vicente López tuvo su oportunidad.

A un año de aquella primera cita, la figura de América TV decide retroceder 14 años para contar el hito que marcó un antes y un después en su vida al ser elegida Reina del Mar.

Si su vida fuera un libro, ¿Cómo comenzaría ese relato?

—Empezaría a contar la historia desde que me eligieron en Mar del Plata Reina del Mar. Fue un antes y un después de mi vida personal y profesional. Tenía decidido que quería estudiar Derecho y en ese momento se despertó mi vocación por los medios de comunicación. Tenía 19 años y estaba cursando segundo año de Abogacía. En diciembre de 2006 me eligieron Reina del Mar. Se me abrieron muchas oportunidades y, en paralelo, me recibí de abogada mientras trabajaba en noticieros. De los 19 a los 25 estuve en Canal 2 de Mar del Plata y después, un año en Canal 8. Tenía la vocación de comunicar. Fui fiel a mis deseos.

¿Desde muy joven se mantuvo económicamente?

—Desde los 19 años, a pesar de vivir con mis padres ¡Recién a los 30 me fui a vivir sola! (Risas) Si siguiera en Mar del Plata, viviría con ellos. Tengo una hermosa relación. Sólo corté el cordón porque me vine a Buenos Aires.

¿Qué la trajo a Buenos Aires?

—Ganas de crecer, quería pelear por lo que tanto me gustaba, sabía que podía trabajar en un medio nacional. No había formado familia allá y quise apostar por lo que tanto me gusta que es mi carrera. Empecé en La Lupa con Paulino Rodrigues en Canal 26. También trabajé en radio Continental con él en “Antes que Mañana” y después vino A24 con Eduardo Feinmann y todo su equipo de la mano de Marcela Tauro que vio algo en mí.

¿Cómo fue la llegada a Buenos Aires?

—Al principio me costó adaptarme por el ritmo que tiene, la rutina es más exigente, y además extrañaba a mis afectos y amigos. Me enamoré de Vicente López porque tiene un litoral similar al de Mar del Plata, para salir a correr y disfrutar al aire libre. Mi familia paterna y materna es de Olivos, hasta que se mudaron por cuestiones laborales.

¿Cuándo lo conoció a Jorge?

—Lo conocí en el programa La Lupa cuando fue como invitado, en 2017. Me acuerdo exctamente la fecha: 8 de septiembre de 2017. Me acuerdo de este detalle porque no me sacaba fotos con nadie en el programa pero él me generó tal empatía que nos sacamos una. Todavía hoy la tengo publicada. De entrada sentía que tenía algo distinto.

Conocé a Belén Ludueña, la mujer que se robó el corazón de Jorge Macri

¿Y cómo siguió la película?

—Después empezó la tarea de él. Me contactó y me invitó a almorzar. Tardamos un tiempo hasta que yo acepté la invitación. Yo estaba en otra situación y cuando se dio la oportunidad, nos conocimos y almozarmos. Ni bien nos vimos le dije que quería seguir conociéndolo, que me había gustado mucho estar con él y que había pasado un lindo rato. Nos seguimos dando oportunidades para conocernos y acá estamos hace un año ya.

¿Conviven?

—No, compartimos mucho tiempo pero por ahora vivimos en casas separadas. Estamos muy bien así.

¿Qué la enamoró de él?

—El amor con el que me trata a mí, a su familia, es un excelente padre e hijo, muy buena pareja, tiene una humildad y sencillez que si no las tendría no me podría haber enamorado de él. Tiene experiencia y lo amo con el cuerpo, el alma y el corazón, tiene grandes valores. Lo admiro por su sentido de responsabilidad, valoro mucho sus consejos y trato de acompañarlo también en sus decisiones.

¿Lo aconseja?

—Sí, lo aconsejo desde el rol de pareja. Soy muy objetiva con él y creo que con el tiempo me ha sabido escuchar y me dio un lugar muy importante en su vida.

¿Cómo forjó ese temple con el que se maneja?

—Vengo trabajando hace muchos años, desde los 19 que me topo con gente más grande. Desde ese momento empecé a ver la vida desde otro lugar. Y con Jorge me pasó que me quise quedar acá, cuando lo conocí quise que fuera mi compañero.

¿Había tenido parejas más grandes que usted?

—Sí, una vez, ya había roto ese tabú, pero la edad no es un problema. Uno no se enamora de la edad sino de la persona. Tengo cierta madurez y admiro a las personas más grandes. No es un tema para mí.

¿Le conflictúa que su pareja sea político?

—Para nada porque se trata de Jorge y él sabe separar las cosas. El me da libertad y confía en mi criterio. Ambos somos ciudadanos y él se nutre de mis opiniones. Ha sabido apoyarse en mí, cada tanto obviamente tenemos nuestros intercambios. Es querido y respetado por la gente. El tiene una gran vocación en mejorarle la calidad de vida a la gente. Compartimos el hecho de tener dos grandes vocaciones. Uno respeta el trabajo del otro.

¿Qué proyecta a nivel profesional?

—Trabajo como conductora en “Vivo El Domingo”, de 7:30 a 12:00, con Javier Díaz y equipo, y también con Eduardo Feinmann en A24 más Radio La Red con “Feinmann 910”, de 9:00 a 12:00. Le quiero agradecer a Juan Cruz Avila. Me veo conduciendo de lunes a viernes teniendo un espacio propio, con un magazine informativo, pero para eso hay que seguir trabajando. Voy en el camino correcto. Cuando vos lográs hacer algo que te gusta tanto ni siquiera lo tomás como un trabajo, y América me está dando esa oportunidad.

¿En qué medio se siente más cómoda?

—En la radio uno muestra su verdadera personalidad, es más descontracturado, me divierte mucho y el equipo me da lugar. Soy una agradecida porque de trabajar en Mar del Plata a estar a la par de Feinmann y mis compañeros a quienes veía desde mi casa, es un placer. Me siento cómoda y respetada.

¿Qué temática le gusta más?

—Información general pero siempre con una cuota de entretenimiento mostrándome natural como soy. Trato de dar las noticias con un toque de simpatía y no perder eso. Cuando la realidad lo indica y es dura, no queda otra opción. Pero mi impronta es simpática.

¿Sigue alguna dieta o hace ejercicios?

—Corro tres veces y hago tenis una vez por semana. Me hace bien a la cabeza, más allá del físico. No estoy obsesionada con ser una mujer fit, sino que quiero estar saludable física y mentalmente.

¿Hace terapia?

—Sí, desde que estoy en Buenos Aires, una vez por semana. Me ayuda por esto de no estar en mi ciudad. Me costó mucho el desarraigo, porque fueron 30 años, una vida, en Mar del Plata. Ahora tengo otros motivos para quedarme más allá del trabajo, y el motivo hoy es Jorge y el camino que estamos recorriendo.

¿Es la Primera Dama de Vicente López?

—(Risas) Me lo tomó muy relajado, lo acompaño en alguna actividad cuando él me lo pide. No tengo agenda propia, sino que lo acompaño a él.

¿Compartió reuniones con Juliana y Mauricio Macri?

—Sí, almorzamos varias veces. Son muy relajados, sencillos, son familia de Jorge, es su primo. Al principio iba con nervios pero ella es un encanto, una mujer muy simple, y él también. Hablamos de la vida cotidiana, no necesariamente de la realidad del país.

¿Le dio algún tip de moda?

—No hace falta, con verla me alcanza, marca un estilo y una tendencia, me gusta mucho como mujer.

Galería de imágenes

Comentarios