jueves 2 de abril de 2020
caras
ESPECTáCULOS | 18-03-2020 13:01

Flor Vigna cuenta cómo vive la cuarentena junto a su hermana y su madre

La actriz de "Una semana nada más" habla de cómo transita este difícil momento que atraviesa el país. Galería de fotos

Son tiempos complicados para el mundo y aunque la incertidumbre mantiene en vilo, día a día y minuto a minuto, a millones de personas en más de 120 países ante el avance del Coronavirus, Florencia Giannina Vigna (25), protagonista de “Una Semana Nada Más”  —el espectáculo teatral porteño que suspendió su actividad ante la medida dispuesta por Presidencia de la Nación— elige la tranquilidad como aliada en este difícil contexto.

Al principio me agarró un poquito de miedito como a todos pero decidí matarlo con información. Además, tengo una amiga médica que la rompe, Flor, a la que siempre le pregunto todo y hablé mucho con ella. También leí muchos portales. Obviamente decidí tomar todos los cuidados de higiene necesarios. Pero más allá de eso elijo tener una conducta de no paranoia total, de sí a la cuarentena pero a también de seguir disfrutando un poco de la vida, de estar en casa, de hacer otros planes que no suelo hacer por tener millones de cosas afuera”, reflexiona la ex “Combate” que atenta a los cuidados recomendados para limitar la propagación del COVID-19, debió acomodar la rutina diaria reemplazando sus noches en el “El Nacional” (teatro que la vio debutar en calle Corrientes) con actividades puertas adentro.

¿En qué medida se modificó su día a día ante el avance mundial de esta pandemia?

—Creo que como todos. Primero me compré todo del supermercado para tener un buen abastecimiento. Y después aproveché a frenar, a desacelerar bastante.

¿Cuál es su postura sobre una posible cuarentena obligatoria, que (hasta la fecha de esta nota) aún no descarta el Presidente Alberto Fernández y que muchos incorporaron voluntariamente bajo el hashtag #quedateencasa?

—Yo decidí irme a lo de mi vieja para que la cuarentena sea juntas con mi hermanita Leyla (14). Fue una decisión personal porque tenía ganas de estar con ellas.

¿Considera que es una acción que todos los ciudadanos deberían tomar, hayan viajado o no?

—Sí, así lo considero. Además de informarse mucho, entender que todo el tiempo vamos a tener nueva información. Que estamos en un momento en el que cada día le ganamos al virus si cumplimos las reglas. Cada día que pasa es un día ganado si hacemos la cuarentena porque vamos informándonos más cada día. Y realmente me asusta mucho que pase lo que pasó en Italia. Entonces, para mí, el mejor consejo es, aunque afecta en forma económica y de un montón de formas porque incluso, en primera persona, me pasa con el trabajo que no puedo ir, a mí papá le pasa con lo mismo con sus obligaciones. Tenemos un Centro Cultural que no podemos abrir en este momento. Entonces a todos nos afecta laboralmente pero yo voy a tratar de tomármelo como un momento con mi mamá y mi hermanita que nunca tengo porque jamás cuento con tiempo libre para pasar con ellas ya que ando de acá para allá. Y buscar la forma de ganarle al virus y también la forma positiva de estar más tiempo con mi familia y cuidarla tomando la conciencia de no salir.

¿Qué hábitos incorporó y cuáles son los cuidados básicos que está tomando actualmente a modo de prevención?

—Lavarme las manos, yo uso jabón blanco y lo hago durante veinte segundos. Estornudo en el codo y, por las dudas, dejo las “zapas” en la puerta. Alcohol en la cartera, tengo mucho cuidado con la plata y el celular y siempre desinfecto.

En medio de tanta incertidumbre social, ¿Cómo se propone afrontar las próximas dos semanas?

—Planeo una semana de mucha charla con mi familia. Películas, música y libros. La otra parte, como todo, es la incertidumbre y la gran pausa que obvio genera mucha incomodidad laboral y personal. Pero mi mensaje como comunicadora es que sepamos estar en nuestro lugar y también en el lugar del otro. Somos un país con cuarenta por ciento de pobreza entonces realmente necesitamos ganarle al Coronavirus en esta instancia para que no nos ataque con todo porque siempre va a haber gente que está en una situación más vulnerable.

También sé que hay muchos argentinos trabados en Madrid que también la están pasando mal. Pido favor que la gente que viene de viaje cumpla la cuarentena, por favor, por favor… Y considero que tenemos que estar muy atentos a la información no con pánico sino con sabiduría, con apertura. Y tomarnos las cosas como que es algo que nos tocó vivir y que tenemos que resolverlo entre todos.

Aún en tiempos complicados, la bicampeona del “Bailando” trabaja a diario para enriquecer mente y espíritu. “Aprovecho esta pausa mundial para tener un tiempo más conmigo. Buscar un lugar espiritual que sea de plenitud para estar alta en vibración. Hoy estoy encontrando una armonía y me siento mejor que nunca porque no hago nada en automático. Antes me encantaba llenarme de clases, de trabajo, responsabilidades que no me daba cuenta. Hasta que decidí conectarme con otro lado mío que me gustaba un montón y entendí qué importante era poder hacerlo. Aunque a veces esa conexión con uno requiere de una desconexión con otras cosas”, asume la actriz.

“Sola y libre”, a cuatro meses de la ruptura con el coreógrafo Matías Napp, con quien no descarta volver a trabajar, habla de una etapa en la que predica el amor propio sin cerrarse a nuevas experiencias. “El año anterior pasé por un montón de estados que estuvieron buenísimos como volver a enamorarme. Pero aprendí también, a través de tener mi casita propia cuando me mudé sola a poder elegir un montón de cosas. Me di cuenta de que quiero otra vida para mí, que en este momento no necesito estar con alguien. Sí estoy abierta a conocer y si el día de mañana me encuentro al amor de mi vida no me voy a negar y decirle “¡No, discúlpame, tengo amor propio”. Pero a través de estar bien yo misma y muy a gusto con todo, aparecerá la persona que sea más complementaria a ese momento”.

—¿En esa búsqueda también descubrió la escritura?

—Sí, me gusta darme ese espacio de música, ponerme algo rico para comer, me da placer. Y por ahí sentarme a escribir cosas que deseo. Me parece muy importante tener claro qué quiere uno, que si lo dejamos al automático tal vez no estamos dando todo lo posible para que suceda el mejor panorama. A veces las cosas bajan más en forma de escritura de algún cuento o reflexión y otras en forma de visualización y metas para mi vida.

Contó que el medio le hizo conocer gente muy valiosa. ¿Estar en la cresta de la ola la alejó también de personas cercanas?   

—No, eso me pone muy contenta que nunca tuve como “los amigos del campeón”. Tengo que hablar muy bien porque siempre me rodeó gente muy linda.

¿Se plantea volver al “Bailando” como jurado?

—Me gustan todos los roles y le tengo mucho respeto. Mi jurado favorito el año pasado fue Flor Peña. Me parecía que cada devolución era desde el lado de sumar y una mina que llevó la conciencia a la pista. Y si algún día pudiera tener ese lugar que me encantaría, en algún momento de mi carrera, quiero llenar esa silla con conciencia.  Para eso me tengo que conocer un montón y seguir experimentando profesional y personalmente. Para cuando tenga un micrófono en la mano poder sumar y no criticar.

Ya pasó su primer fin de semana sin funciones de teatro y lógicamente quedó postergada la gira por el interior y exterior del país…  ¿Cómo lo sobrelleva?

—Extraño las funciones pero entiendo la medida mundial por eso paramos. Con la obra "Una semana nada más" cumplimos lo que indica el Gobierno y apenas podamos regresaremos con la gira por el país.

Galería de imágenes

Sabrina Galante

Sabrina Galante

Comentarios