martes 29 de noviembre del 2022
TELEVISIóN 27-10-2022 06:15

Gran Hermano: Quién es Lucila, la "tora" que se perfila como líder

Oriunda de Berazategui, Lucila Belén Villar se definió como "ex adicta al sexo".

Lucila Belén Villar, más conocida como la “Tora”, fue la primera mujer en entrar a la casa de Gran Hermano 2022. El reality volvió a la pantalla de Telefe el pasado 17 de octubre y desde entonces el país habla de esto. Los hermanitos son los protagonistas de todos los programas de chimentos y podemos verlos las 24 horas por Pluto TV.

Cómo fue la presentación de Lucila, la "tora" de la casa de Gran Hermano

“Me dicen tora, no tanto por los cuernos, sino por la fuerza que me llevo todo por delante. Mi nombre es Lucila Belén Villar, tengo 28 años y soy de Berazategui. Actualmente soy estudiante de PNL, la PNL es programación neurolingüística del cuerpo y sé leer lo que el cuerpo de otras personas dicen”, arrancó diciendo Lu.

“Actualmente estoy soltera porque todos los hombres mienten y yo también. Me gusta mucho salir a bailar, tomar alcohol, me gusta la compañía, me rozás, se pica y no sé decir que no", sentenció.

Por último, la joven declaró "Tengo eso que no me puedo controlar, yo era adicta al sexo, pero literal. Soy una persona muy líder, he pasado por muchas cosas y esas cosas formaron mi carácter”.

El picante cruce entre Lucila y Martina en Gran Hermano

Martina y "La Tora" de  tuvieron un picante cruce en la casa de Gran Hermano que dio a entender la poca onda que habría ante las participantes del reality show.

"¿Querés queso?", preguntó  "La Tora" mientras miraba a Martina, quien respondió solo un "no" con la cara seria. "Es queso fresco", aclaró Lucila y no recibió ningún tipo de respuesta por parte de su compañera.

En otra de las ocasiones recopiladas por la producción de Gran Hermano, "La Tora" le pregunta a la integrante de "Los monitos"  si toma mate dulce o amargo y Martina responde por la primera opción. "¡Qué raro que tomes dulce porque comés todo amargo y sin sal!", soltó la rubia con un contundente tono y, una vez más, no obtuvo réplica por parte de su compañera.