sábado 24 de octubre de 2020
caras
CELEBRIDADES | 20-09-2020 10:50

Coco Maggio: la nueva vida del ex Rebelde Way en Perú

Por Sara González Velasquez | El actor que también pasó por Chiquititas recuerda sus historias en las series de Cris Morena, y habla sobre su presente como periodista y bloguero de viajes.

Con una trayectoria de 19 años en los medios, Jorge "Coco" Maggio, debutó en el 2001 en la serie Chiquititas con el personaje de Francisco. A lo largo de su carrera actuó en diferentes ficciones y también pasó por las tablas, gracias a la adaptación al teatro de Rebelde Way y Floricienta. En 2010, al culminar sus estudios en periodismo, empezó a trabajar como conductor de televisión en programas deportivos y en el de entretenimiento Fans en Vivo junto a Mica Vázquez y la hija de Diego Maradona, Dalma.

Ahora instalado en Perú, sigue vinculado con la Argentina gracias a la magia de las redes sociales como Instagram y Youtube, desde donde realiza programas en vivo con diferentes personajes.

-¿Cómo estás llevando la cuarentena?

-Al principio me tomé bien estar en casa, ya que por Coco Trips me la paso viajando, y me gustó hacer vida más hogareña, pero nunca me imaginé que iban a ser más de 100 días. Por otro lado, siento que tengo cierta preocupación por el medio ambiente, entonces lo vi como un respiro de tanta industria, tanto movimiento humano con el que estamos destruyendo todo. Pero por la cuarentena también se me cortaron muchos viajes, de hecho iba a ir a Colombia a la Copa América. Igual me mantengo siempre positivo.

-¿Cómo empezó “Desde casa”, en Youtube, con Mica Vázquez?

-Mica es como mi hermana, trabajamos juntos en Chiquititas, Rebelde Way, Floricienta, conducimos juntos Fans en vivo; es mi mejor amiga. Un día hicimos una charla en vivo en Instagram y funcionó, se conectaron 40.000 personas. Sabemos que a la gente le gusta vernos juntos porque fuimos dos años pareja en Rebelde Wa. Yo le propuse Youtube, porque me parece super completa, es mi red social favorita, no tiene techo, y ahora hacemos una vez a la semana los dos solos, y la siguiente con un invitado. Estamos contentos, está funcionando bárbaro.

Hablando de redes, ¿Sentís que en tu transición de actor a conductor tu voz se escucha de otra manera?

-Cuando empecé a actuar, a los 17 años, no existían las redes sociales, la única manera que tenía la gente de conocerte era cruzarte en la calle o en una entrevista. Ese era el único momento en el que el público podía saber un poco más sobre mí, después apareció Twitter y el resto de redes. Creo que ahora más que la profesión de conductor o actor, las redes sociales son las que hacen que te conozcan más. 

-Empezaste muy joven en la industria del espectáculo, y estuviste con Cris Morena, relacionándote en un círculo de actores reconocidos, en un entorno con acceso a drogas, alcohol y fiesta. ¿Cómo te cuidaste o qué hizo que no cayeras en escándalos como muchos jóvenes artistas?

Creo que ahí lo más importante es tener una familia detrás con ciertos valores y educación. Mis amigos son mis amigos de toda la vida, en el camino tenés amigos nuevos, pero fui el mismo pibe de siempre. Sé que hay chicos que les pega mal la fama o que se pierden y arrancan mucho más jóvenes, pero tal vez no tienen a una familia atrás tan copada.

-Cris Morena ha sido admirada por sus logros, pero también cuestionada por proyectar una imagen con altos estándares de belleza en los jóvenes y contenidos fuertes en las series. ¿Cómo fue trabajar bajo esos estándares de belleza y como lo ves desde adentro?

Entiendo esas críticas, por ejemplo, en Rebelde Way pasan cosas que si se dieran hoy en día serían terribles, pero es una serie que tiene 17 años. Fácilmente yo también tenía actitudes machistas que ya no tengo y que he ido aprendiendo en el camino. Estoy absolutamente a favor de la igualdad de género, pero no sé si pensé siempre igual. Hace 17 años la sociedad era diferente, yo era diferente y Cris Morena era diferente. Entiendo que el programa haya tenido algunas cosas que 17 años más tarde sean criticables. Sin embargo, le atribuyo a Cris el mérito de hablar de cosas que nadie habla, por eso tiene éxito, porque era una serie de adolescentes. 

En la serie pasaban cosas que hoy le pusieron palabras, en esa época no existía el bullying. Cris Morena hablaba de los chicos burlándose de los gordos, pero eso es algo que pasaba, hablaba de drogas, hablaba de homosexualidad, hablaba de antisemitismo, porque había un judío y lo trataban mal porque era judío. No son cosas que se ponían como algo copado, sino que lo mostraba como las situaciones que vivían los adolescentes. Con lo cual, que ella hable o que muestre una serie donde pase eso, no significa que esté aprobado, el mensaje no era ese, sino que somos todos iguales. El mensaje que se quería dar era positivo. Había drogas, porque un chico de 15, 16, 17 años está expuestos a las drogas, y hay muchos que seguramente se drogan, entonces decir que no pasa es no querer ver la realidad. 

-¿Algún recuerdo polémico de esas críticas en la época? 

En esa época hubo marchas para que sacaran el programa por estos temas que hablábamos. No, me acuerdo si se habló de aborto. Si había cosas creo que machistas o medio violentas, que no estaban buenas, y en el momento parecía normales, por ejemplo Luisana Lopilato en su papel de Mia, le decía simio azteca a Felipe Colombo, que es mexicano e interpretaba a Manuel. En ese momento era normal, eran cosas de adolescentes. Son cosas que hoy en día dirías que locura.

-¿Tu familia influyó en tu entrada a los medios? Y ¿Cómo fue el cambio de ser un chico de 17 años a ser el chico de la tele con tus afectos? 

Mi familia no tuvo nada que ver con mi entrada a la tele, pero siempre me apoyaron. Y con respecto a la popularidad, era otra época. Rebelde Way se transmitía en varios países con un huso horario diferente y no sé cómo se encontraba el número de teléfono de mi casa y llamaban a cualquier hora, a las 3, 5 de la mañana y había que desconectar el teléfono. Y después mi mamá me hizo comprar un teléfono con contestador para que no molestaran. También pasó que llegaron unas chicas de Israel que averiguaron la dirección de mi casa y caían de la nada y mi papá les abría, le daba pena y las hacía seguir. A mis 18 años tenía un poster de Pampita de 3x2 en mi cuarto y las chicas entraban a mi habitación y se sacaban fotos como si fuera un museo.  

-Ahora que mencionas Israel, ¿a qué crees se debió el éxito de Rebelde Way allí y cómo fue tu experiencia? 

Creo que fue en un momento muy especial de Israel donde había bastante conflicto militar. También era una serie muy internacional en temas y en estética. El programa pegó y a raíz de eso, fuimos de gira y se potenció su éxito. Era un momento donde ningún artista iba, porque era peligroso. Nosotros fuimos y hubo una conexión muy fuerte entre el público y el elenco. 

Yo me involucré mucho con Israel, fui muchas veces. Estuve de novio con una chica de allí por dos años, estudié hebreo. Tengo una conexión muy especial con el país y con su gente. Argentina es mi país, Perú es mi segunda casa, pero para mí Israel tiene un lugar muy especial en mi corazón.

Coco durante sus primeros pasos en la televisión, empezó a estudiar periodismo en la Universidad Católica Argentina, siempre tuvo claro que quería estar en el mundo de la comunicación. Hoy agradece toda la experiencia adquirida frente a cámara como actor para sus avances como conductor. Durante su trabajo como reportero y periodista tuvo la oportunidad de entrevistar a grandes personalidades como Roger Federer, Usaín Bolt, Dani Alves, entre otros. Gracias a la experiencia adquirida, tiene su propio blog de viajes.  

-Con respecto a tu blog de viajes, ¿Va a cambiar con el coronavirus?

Coco Trips va a cambiar porque el mundo cambió. Pronto ya podremos empezar a viajar de nuevo. Estoy preparando todo el contenido de viajes post covid, hay que ver todos los nuevos protocolos de viajes. Hay una oportunidad de mostrarle a la gente cómo es viajar ahora después de todo esto. Quiero volver a Machu Pichu y aprovechar que no habrá tantos turistas extranjeros y poderlo aprovechar más

-Ustedes como influenciadores muchas veces no saben el impacto que tiene una foto que publican, por ejemplo, en los viajes o cosas que hacen. ¿Qué haces al respecto?

Si, por ejemplo, estuve en Indonesia que es uno de los destinos más aspiracionales de viajes. Está todo preparado para Instagram, hay lugares muy buenos y otros que realmente no valen la pena ir, ni el tiempo ni el dinero, porque es solo para tomarse una foto bonita mentirosa, porque son mentirosas, y la gente va solo porque la necesita para Instagram, es la estupidez humana, siempre hemos sido así, pero las redes sociales potencializan todo esto.

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios