lunes 19 de octubre de 2020
caras
ACTUALIDAD | 27-09-2020 10:50

Christian Petersen presenta a su novia, Sofía

El chef recibió a CARAS en su loft de San Isidro, donde se mostró junto a su novia de 25  años. A sus 51, este virtuoso bon vivant del asado, se burla del tiempo a base de incesantes y ambiciosos proyectos de vida. Galería de fotos

El must gastronómico del maestro del asado es una tostada con queso, tomate y palta. La confesión que haría cualquier héroe de la parrilla, a Christian Petersen (51) lo engrandece. Algo tiene este cocinero –la palabra chef le queda corta– que es capaz de darle mística a un par de vegetales a la parrilla. Es que más allá del saber gastronómico, Christian aporta pizcas de bohemia, de buena vida y  de la esencia que nos hace argentinos. Junto a su hermano, Roberto, convirtió al tradicional asado en un clásico de la televisión por cable con “Maestros del Asado”, por El Gourmet. También con él, fundó el restó “Hermanos”, justo un mes antes de la pandemia. Un éxito efímero, pero que deja un buen sabor para cuando llegue la “nueva normalidad”.

   Cruzar la puerta de entrada de su loft de San Isidro, es como entrar a la cocina de un restó: a la vista, están los ingredientes que conforman ese personaje bonachón que logra dar profundidad a algo tan sencillo como un carne asada. Su amor por la fotografía está al vista, literal: una colección del fotógrafo colombiano Leo Matiz, quien estuvo exiliado 10 años en México junto a Frida Khalo y Diego Rivera, y captó la esencia bohemia e intelectual de ese núcleo duro del arte del siglo XX.

Se le suman fotografías de artistas como Celine Frers, Diego Ortiz Mugica, Eliseo Micu, Urco Suaya, Luis Abadi, Henry Von Wartenberg, Laura Glusman y Emiliano Lasalvia, entre otros. A un costado, un chancho de madera irrumpe en escena: “Era de mi abuelo, capitán de Fragata de nuestra Armada y me hace no olvidarme que la culpa no es del chancho sino de quien le da de comer”, explica Petersen. Sobre la mesa, libros desordenados de Cocina y, en la biblioteca y en minucioso orden, otros de literatura, filosofía y novelas.  

   La entrada a su cuarto, impacta: “Es un diseño del arquitecto y artista Martín Hubernan, un gran artista que ha expuesto en el Proa, Museo del Mar y arteBA. Lo conocí en una expo arteBA y su sensibilidad me encantó. Lo primero que hicimos juntos fue exponer una obra de él en la Universidad Uade, en el comedor. Una obra de arte en homenaje a Amancio Williams, que es muy valorada en la Universidad por todos los estudiantes de Diseño”, describe. 

CHRISTIAN PETERSEN Y SU NOVIA, SOFIA

   Y en un rincón, yace su museo personal. “Mi primera gran chaqueta hace 20 años donde con la ayuda de esos sponsors pude armar mi primer expo ganadera. La foto de la chica es de Urco Suaya, el plano antiguo es mi isla ganadera sobre el Paraná, situada en la Vuelta de Obligado, lugar histórico del combate. El cuadro de Nicolás García Uriburu lo conseguí haciendo hace poco una retrospectiva del genial artista en el museo de Bellas Artes. Hicimos un cóctel para 500 personas en homenaje a su tan recordada performance de Venecia, entonces toda la comida fue verde. Me encantó hacerlo porque admiro su obra y la familia es encantadora”, reseña Christian, trazando un puente permanente entre cocina y arte.

   En modo virtual, el empresario presentará “Los Secretos del Asador” de forma virtual con entradas a la venta en tickethoy.com. Tantas alegrías le ha dado la parrilla, que hasta tiene una al lado de su escritorio, de una línea que acaba de lanzar @grillsofworld, en sociedad con unos emprendedores de Pergamino que trabajan con acero inoxidable. Además, está preparando su nuevo libro “Carnes & Fuegos”, junto a Planeta. ¡Ah! Y en esta nota presenta a su novia, Sofía Zelaschi (25), a quien conoció en “El Gran Premio de la Cocina”, donde ella participó, y con la que se fue a convivir cuando se decretó la cuarentena. 

   –¿Cómo le impactó la pandemia en términos económicos?

   –Nuestro sector es uno de los más golpeados, y en esto de reinventarnos, para cuidar lo más que podamos a nuestro equipo de trabajo y no quedarnos de brazos cruzados, lanzamos hace tres semanas “p_milas”, unas milanesas premium congeladas increíbles. Ya veníamos trabajando junto a Bid Argentina (fábrica argentina de maquinaria para industria gastronómica y frigorífica). Ya son un éxito y un gran salvavidas para tener en el freezer hechas con huevo free range, carne con trazabilidad, madurada, pan rallado home made y todo natural.

   La cuarentena justo coincidió con la inauguración de su nuevo restaurante...

   –En mi restaurante 'Hermanos', que abrimos en febrero fue por suerte un gran éxito pero que sólo duró un mes. Es una parrilla bastante moderna y clásica a la vez. Moderna por el diseño que logramos gracias al arquitecto Alejandro Sticoti y su equipo, su parrilla increíble de inox, su cámara de madurado por sus carnes trazadas en confianza junto a la raza brangus, y el gran protagonismo de los vegetales. El número 65 del menú es vegetales clásica porque es de barrio, simple y descontracturado.

CHRISTIAN PETERSEN Y SU NOVIA, SOFIA

   ¿De qué modo conecta la cocina y el arte?

   –La cocina está siempre muy cerca del arte. Tengo la suerte de poder trabajar en arteBA, Buenos Aires Foto y tengo un especial cariño por Fola (museo fotográfico de Latinoamérica) y gracias a estar cerca, conocer a los galeristas y fotógrafos en estos 10 años, me fui armando una colección. 

   Además de la cocina y el arte, ¿Es un aficionado del deporte?

   –Me gusta mucho el deporte. Pedaleo bastante, de hecho suelo ir de casa a eltrece pedaleando de vez en cuando. En esta cuarentena, de a poco fui mejorando un pequeño gimnasio que tenía en casa para mis hijos donde practicaban MMA. Lo equipé un poco más estos meses. Depende de mi estado de ánimo hago yoga o boxeo. Nada que ver entre sí pero cuando estoy muy tranquilo y sin angustia hago yoga. Cuando estoy estresado, boxeo. Me encantan ya que lo practicaba de chico.  

   ¿Le pesa la diferencia de edad con su pareja?

   –La verdad que la diferencia de edad no es un tema, tenemos una relación donde siempre nos divertimos, simple y tranquila. Muchos creen que el amor es sentir morir,  apasionarse  y esas cosas. Yo creo que lo más lindo del amor es sentirse libre,  tranquilo y confiado... todo lo que transmite Sofía, una mujer moderna, trabajadora, creativa y gran cocinera, pero sobre todo, libre. 

   ¿Hay proyectos más allá del presente?

   –Estamos saliendo desde marzo, ¡plena cuarentena!  Por un lado es maravilloso poder contar con tan linda compañera y pasar estos días juntos, pero hoy es sólo transitar y cuidarnos en esta etapa. No es momento de proyectar tanto.

CHRISTIAN PETERSEN Y SU NOVIA, SOFIA

   ¿Cuál es la mística de la relación?

   –Vivir con tranquilidad emocional y cocinar rico juntos.

   ¿Le sorprendió el fenómeno del Gran Premio de la Cocina?

   –Estamos muy contentos en el equipo del “Gran Premio”, nos llevamos muy bien entre nosotros y creo que eso se nota en la pantalla. Admiro desde antes a Feli Pizarro como gran cocinera y comunicadora, su nobleza es a prueba de todo, lo mismo con Mauricio Asta, gran pastelero que trajo desparpajo al jurado, un ser muy sensible que hace una pastelería riquísima. También es muy lindo poder ver a Juan Marconi conducir, es muy alegre y el tipo de persona que todos eligiéramos de amigo y que hablar de Cari Zampini, una gran profesional.

   ¿Es la parrilla su primer gran amor?

   –Mi primer trabajo fue ayudar a mi madre en su parrilla y desde ahí me siento muy bien en ese gran ritual argentino. Me sale fácil, simple y siempre me entusiasma.

   ¿Un plato infaltable en su día a día?

   –Un rico pan, queso, paltas en su punto, tomates de fin de verano y oliva

  ¿Qué piensa del furor por la cocina en cuarentena?

  –Nos ayudó a todos a pasarla un poco mejor. La cocina nos une, nutre y cuida, ¡y de ahí que recobró importancia! Es algo bueno entre tantas malas.

   ¿Es posible pensar en vegetales cuando hablamos de parrilla?

   –Sí, hoy más que nunca la parrilla y los vegetales van.

CHRISTIAN PETERSEN Y SU NOVIA, SOFIA

  ¿Cómo se reinventó en la cuarentena?

   –Tengo la suerte de que la parte televisiva y de redes sociales explotó, y eso me ayudó a pasarla mejor. Nuestro sector está pasando un feo momento. Por suerte pude poner tiempo en mi libro y en el proyecto de las parrillas y de las “milas” que te comenté.

   ¿Volverá el ritual del asado?

   –¡Obvio que sí! Hace poco Pablo Rivero, de la parrilla Don Julio, dijo que la cuarentena termina cuando abran los restaurantes. Agregaría `y que podamos comer un rico asado tranquilos´.

   ¿Qué es un asado para usted?

   –El asado es siempre compartir tiempo con otro.

   ¿Qué lo apasiona además de cocinar?

   –El deporte, coleccionar fotos, la ganadería y la vida en el campo.

   ¿Qué otros proyectos tiene para este 2020?

   –El libro, darle volumen a “p_milas”, volver abrir Hermanos, viajar al Uruguay y vivir en La Pedrera varios meses, empezar el segundo libro con Planeta, abrir una panadería, empezar a criar Hampshire Down –raza de ovino–, grabar a fin de año con El Gourmet “Los Petersen” en el Norte, tratar de ganar un Martín Fierro, ver más a mis hijos que los admiro y hacer realidad un proyecto en el Gourmet de grabar “Maestro del Asado 3”. ¡Ah! Y empezar el 2021 en la Universidad UADE a dar clases en la licenciatura de Gastronomía.

Créditos:

Prod. Sol MIranda

Fotos: Fede De Bartolo

Galería de imágenes

En esta Nota
Diego Esteves

Diego Esteves

Comentarios