viernes 12 de julio del 2024
CARAS DECO 25-06-2024 10:15

Mitologías eróticas de Perla Bajder. Por Mailén Z. Lazzarone

Perla Bajder es una enigmática artista visual nacida en Argentina. Sus piezas exploran las posibilidades de la pintura, el arte objeto, las instalaciones, los juegos y la ilustración, proponiendo un mundo lúdico y erótico que se transforma a sí mismo en cada percepción.

CREDITO CARAS

Tuve la oportunidad de conocerla en la Galería Palermo H donde expuso Cada pensamiento vuela, una serie de universos propuestos para cada sala. Consistente de las obras Bacterias, que trata de ilustraciones gozosas de los gérmenes sexuados, la exposición fue acompañada por la instalación Ataúd y todo un abanico de juegos y cuadros que la artista sitúa en distintos soportes de madera. Luego, interesada en las temáticas recurrentes que atraviesan las ideas de la sexualidad, la muerte, los viajes y descubrimientos, le propuse abrir su carta natal para descubrir a los arquetipos de Escorpio y Sagitario latentes en sus creaciones. La conversación fue inspiradora y sensible.

De familia de magreros y carpinteros, Perla desde pequeña construye sus propios juguetes con fragmentos de maderas que va encontrando en los talleres, práctica que luego le sirve para explorar el soporte de madera en su propia obra, creando juegos, collages pluridimensionales y ataúdes. En su carrera ha trabajado realizando exposiciones y como docente en distintas partes del mundo, como Nueva York, Rumania, África, Chile, Alemania y Polonia. A razón de su Luna en Sagitario, para Perla viajar siempre ha sido una oportunidad de transformación de la propia identidad y contemplación de lo novedoso, reflejando su carácter de ciudadana del mundo en su arte, que en su mayoría tiene influencias centroamericanas.

Una parte de su familia de origen polaco que ha sufrido el Holocausto la hace pensar en distintos mundos posibles en los que se habilita el juego incluso en un contexto de tortura, preguntándose: ¿a qué juegan los que van a la niebla de nadie? De esta forma, se adentra en la muerte en búsqueda de un resquicio de luz que de lugar al deslumbramiento. Expresa estas resonancias en sus obras más lúdicas y en Sagrada familia, trabajos en la que la artista propone que lo familiar ya no es tan sagrado cuando se develan los secretos, pero que con cada sombra esclarecida puede existir una nueva posibilidad. Escorpio es así, un secreto heredado del sufrimiento yaciente en las pieles que han precedido a la propia. Aquí la creatividad emerge como una liberación que se opone a la represión y tortura indiscriminada, poniéndole voz y cuerpo –palabra e imagen– a quienes les ha sido impedido vivir su identidad.

Para construir su obra, primero busca un disparador que se da entre lecturas intercaladas de textos, poemas y canciones que despiertan imágenes. Cada imagen evocada desde la lectura tiene su lenguaje independiente. La palabra invoca un imaginario único que genera un desafío a la hora de materializarlo, por lo que Perla construye un diálogo interno en el que escucha lo que la imagen le pide en términos de soporte y materialidad. “El mundo se nos revela en palabras, imágenes, sucesos y experiencias”, me cuenta, “lo que no se nombra o no tiene palabra, no tiene lenguaje pero existe”.

“Lo que ves, antes no estaba. Y lo que estaba ya no está”

Mitologías eróticas de Perla Bajder

En su mitología erótica, Perla Bajder despliega un mundo de bacterias sexuadas que se entrelazan desde que nacen hasta que mueren, teniendo momentos de separación y de juegos en los que se fusionan entre sí de a dos o de a cinco. Estas bacterias enuncian distintas confesiones que se expresan las unas a las otras; encriptado en un cuadro, una de ellas vocifera “condome, wie Frauen sie lieben” (al español: condón, como gustan las mujeres), mientras que la bacteria acompañante responde “Wunderwar! Wunderwar”! (Increíble! Increíble!) dejando entrever el diálogo carnal de cada trazo.

Sin dudas, el erotismo trae consigo una suspensión de la vida que desemboca en el misterio. Se trata de un Misterio que yace entre la fina línea que separa la vida de la muerte. En estas interesantísimas pinturas, las posibilidades de un cuerpo que a lo largo de su vida buscó situarse en diversos espacios a modo de exploración, llamando al contacto de otros cuerpos para reconocerse a sí mismo, ha encontrado en el tacto un braille para acceder a las memorias de las experiencias reunidas en la piel. Tan minuciosa es esa búsqueda que, así como en la muerte puede encontrarse fuerza vital, en lo más microscópico se encuentra también una enorme suma de placeres. Y no hablo de cualquier placer, sino de aquél que no puede nombrarse, uno que es recóndito y fortuito.

El trabajo de esta maravillosa artista nacional atraviesa a quien la mire con una pulsión lúdica que experimenta la vida, la sexualidad y la muerte como proceso de transformación. Masculla que no debe perderse el deseo en esta oda a la inmortalidad llamada vida, incluso si el cuerpo parece perder materialidad. Toda una narrativa propia de su mapa estelar.

Para quien resuene, recomiendo conocer las obras de Perla Bajder expuestas en la Galería Palermo H hasta el 11 de julio de este año. Allí encontrarán erotismo bacterial y piezas realizadas en madera.

Galería Palermo H - Tucumán 712 (CABA)

De lunes a viernes de 11 a 18 hs. Sábados de 10 a 13 hs.

Tel. 011-4583-1369

Wpp.  54 9 11 3561-6375

https://galeriadeartepalermoh.com/

Entrada libre y gratuita

En esta Nota