lunes 21 de junio de 2021
caras
CELEBRIDADES | 07-02-2021 12:30

Ana Rosenfeld habló de la polémica por las vacunas en Miami

"Tengo credencial sanitaria de COVID". Galería de fotos

Instalada desde hace dos meses en Miami para conocer a su nieto, Ralph –hijo de su benjamina, Stefi (29), quien dio a luz siendo Covid positiva–, Ana Rosenfeld (65) aprovechó su viaje para vacunarse contra el Covid.

La polémica en torno al “turismo vacunatorio” la tuvo en la primera plana de los principales medios de Miami luego de que Yanina Latorre compartiera en sus redes la vacunación de su madre, Dora.

En exclusiva para CARAS, la abogada explica que cumplió con todos los requisitos y da detalles de su inmunización.

   —¿Cambió Punta del Este por Miami?

   De ser una habitué de Punta del Este durante los últimos 30 años, haber venido a Miami los dos últimos veranos es un gran cambio. Se dio así porque tengo a mi otra familia, mi hijo Stefi con mi yerno y mis dos nietos, y por lo tanto, ya no podía aguantar más sin verlos. Maxime que Stefi dio a luz en marzo con todo cerrado y recién pude conocer a mi nieto de ocho meses, Ralph. Ni bien lo tuve en brazos, no lo quería largar, así como a       Phillipe, de tres años, que reclamaba por su abuela, más allá del zoom y el skype diarios. No es lo mismo el abrazo y la caricia diarios. Con él nos vemos y hablamos a diario, pero Ralph es un bebito. Cuando lo tuve en brazos fue una desesperación, largué en llanto porque la época en que vino al mundo es totalmente distinta.

   —¿Y su hija dio a luz siendo Covid positivo?

   Se me cayó el mundo abajo el 20 de marzo del 2020, cuando todavía no sabíamos a ciencia cierta la magnitud del Covid. Además, los casos de embarazadas con la enfermedad no eran muy habituales, no se sabía si se transmitía o no al bebé, así que lo viví con mucha incertidumbre y angustia. En el momento en el que lo tuve en brazos fue tocar el cielo con las manos, de mirarlo todo el tiempo además de la felicidad de estar todos juntos, también con mi otra hija, Pamela, y su familia. La familia 'unita'. La convivencia no es lo mismo cuando está la casa llena de niños, pero fue maravilloso. Pasamos ambas fiestas juntos y fue la felicidad de ver a la familia, unida, feliz y sana fundamentalmente.

   —¿Piensa instalarse en Miami?

   No, ni tampoco en el Uruguay. Mi lugar de residencia y amor es la Argentina. Me gusta viajar, estar en Punta del Este y en Miami en el verano y visitar a mi familia, pero instalarme, no. Argentina es donde me siento feliz, donde crecí, nací y tengo mi historia. El resto es pasear pero siempre pensando en volver. 

   —¿Cómo es el protocolo en Miami?

   Es bastante intenso. Están todos con barbijo, hay alcohol en gel en todos lados y dispenser de barbijos descartables, y al ser un lugar muy abierto, sentís que estás al aire libre. No fui a restaurantes, en total habré salido tres veces en estos dos meses que llevo aca. Habré ido al supermercado y al shopping, pero fue un verano muy diferente, con mucho miedo, conscientes de que la enfermedad está en todos lados y no elige a quién enferma. Podes tocar una prenda o un artículo en un supermercado y contagiarte. Se sigue sin saber a ciencia cierta cómo se produce el contagio. La única cura hoy es la vacuna.

   —¿En qué momento toma la decisión de vacunarse?

   No fue una decisión difícil para mí como le sucede a otras personas. Mi marido es un hombre de alto riesgo y siempre fuí pro vacuna. En el país del mundo que hubiera estado y me hubiesen dado la opción o la oportunidad, dicho está que si hubiera estado en la Argentina y hubiese tenido la alternativa, me hubiese vacunado.

   —¿Cómo acompañó las repercusiones en Miami por los extranjeros que se dieron la vacuna allí?

   Hubo mucha repercusión por la vacunación de extranjeros. Completé el formulario, cumplí con la edad, me pidieron un documento y dí mi pasaporte argentino, no hubo ningún rechazo. Aquí la única condición era tener más 65 años, documento y seguro médico, y cumplir con todos esos requisitos. 

   —¿Ahora restringieron la vacunación en extranjeros?

   Restringieron las opciones porque cada estado protege a los que viven más tiempo acá. Pero Miami es una ciudad donde hay mucho turismo, golondrina o de temporada, que no necesariamente vive todo el año en Miami. Es muy probable que acá hayan tenido una apertura diferente respecto a otros estados, donde la gente se mueve menos. 

  —¿Le dieron una credencial            sanitaria?

   Tengo mi credencial sanitaria con las dos dosis dadas. La primera dosis no me dio ningún tipo de               reacción mas allá del dolor muscular. La segunda dosis me dio un poco de cansancio pero todo bien. Igual me sigo cuidando. Me puse la vacuna que es una forma de estar protegida, pero uno sabe que independientemente de eso, la vacuna todavía no se asimila a la cura sino a una protección o inmunidad más avanzada que no tener nada. 

   —¿Qué proyectos tiene para el 2021?

   Este año sale mi segundo libro y me invitaron a dar un montón de conferencias. Sigo defendiendo los derechos de las mujeres y nunca voy a permitir que subvalúen el trabajo de una mujer al lado de un marido o de una pareja conviviente. No voy a permitir que los derechos de la mujer sean pisoteados y sigo con mi bandera jurídica, no política. Tengo una defensa de los derechos de la mujer que instalé y voy a seguir instalando. Hasta mi ultimo día voy a seguir con lo mismo. Cuando me decían “el terror de los maridos” pensando en las infidelidades, yo siempre dije que se acabó la infidelidad de la cama, de la sábana, para pasar a la infidelidad financiera. Hoy por hoy los hombres en lugar de esconder romances, esconden plata. 

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota
Federico De Bartolo

Federico De Bartolo

Comentarios