jueves 20 de junio del 2024
CELEBRIDADES 24-05-2024 12:42

Lily Sciorra presenta a sus perros, Dibu y Simba, en Punta del Este

La socialité ama a sus amigos de cuatro patas.

Mientras veraneaba en su casa esteña de La Barra, Lily Sciorra le prestó suma atención a lo que una amiga suya, Clarice Buero, chateó en un grupo de WhatsApp que comparten en Uruguay. El mensaje solicitaba almas bondadosas que pudieran adoptar a cinco o seis perritos encontrados a la deriva en un container de basura. “Yo quiero”, se dijo enseguida la socialité radicada con su marido, Gustavo Mascardi, en Madrid. Y con el aval del empresario futbolístico Lily se hizo cargo de dos de esas mascotas abandonadas, una negrita y otra blaquita. Así nació la historia de ‘Dibu’ y ‘Simba’, los dos perritos que a partir de ese momento llenaron de “magia, amor y alegría” su residencia de la costa uruguaya.

Lily Sciorra
Lily Sciorra.

Lily Sciorra y sus perros

“Los trajimos y terminaron siendo unos malcriados, todo el mundo vive para ellos, ¡son los reyes de la casa! (risas) Si hasta mi hermano artista se vino a instalar con su atelier en Punta para estar con ellos y no delegar su cuidado. Cuando me ven se me abalanzan y me besan, en un momento pensamos con llevarlos a Madrid. Pero decidimos que lo mejor para ellos era dejarlos en su habitat. Aman Punta del Este y sus paseos de todas las mañanas por el mar”, cuenta Lily Sciorra sobre sus nuevos inquilinos, a quienes define como “personitas de cuatro patas”.

Lily Sciorra
Lily Sciorra

Más aún, sostiene que sus amistades europeas, cuando los ven, les dicen que allá por perros así se pagan unos 5000 euros: “Todos suponen que son perros de raza pura, pero son adoptdos. Son dos bellezas divinas, crecieron rodeados de amor y nosotros los educamos y amanos como si fuesen hijos”.

En cuanto a las características de ambos, Lily Sciorra detalla que “el negrito (Dibu) es todo obediente, responsable, serio, observador y meticuloso. Y al blanquito (Simba) le deci- mos perro hippie, es un rebelde que hace lo que quiere y te termina comprando con una carita que no podés no perdonarlo. Todos quieren ir la casa de Punta para verlos”, afirma la autora del libro ‘Una ventana a la vida’, en cuyas páginas hay un capítulo dedicado a la protección de los animales y a los beneficios que traen las mascotas en la salud del ser humano

 

En esta Nota