sábado 31 de julio de 2021
caras
CELEBRIDADES | 15-07-2021 15:02

Mario Massaccesi: "Yo tuve mis propias tragedias"

En una profunda entrevista el periodista revela eventos que marcaron su pasado, habla sobre la importancia que tuvo el periodismo en su vida, reflexiona sobre lo qué tenemos que soltar y nos anticipa sus próximos planes. Galería de fotos

En una fría mañana, el periodista y conductor oriundo de Río Cuarto, Mario Massaccesi, abre las puertas de su casa y de su alma. Decorado con sumo detalle, en “su hogar” se entremezcla lo clásico y objetos antiguos que colecciona y elige con exquisitez y exhaustividad.

El sol tenue del invierno destella luces en el rostro del coaching ontológico, quien su profundo mensaje interpela y sacude a un público en su mayoría femenino.

Recorre su complejo pasado, narra vivencias de un presente exitoso y revela sus próximos proyectos.

Mario Massaccesi:

-En tus talleres presentás un collage que fuiste armando con los objetivos que te propusiste: ¿ser periodista fue la meta principal, la que te abrió otras puertas?

-Si, ser periodista fue el propósito que en su momento encontré para proyectarme y para encontrarle un destino a mi vida. Siempre digo que el periodismo me salvó de todas las maneras que me pudo salvar entre otras razones porque siempre supe a dónde tenía y quería que ir, con quiénes quería estar y qué quería hacer. Me simplificó mucho en la adolescencia, época de dudas donde uno tiene que ir definiendo qué hacer con su vida, yo veía que mis compañeros y compañeras del colegio dudaban, pensaban, yo lo tenía clarísimo, ya sabía cuál era el pasaje que simbólicamente me tenía que comprar. Saber qué quería hacer, de qué quería trabajar , cómo quería vivir y con quienes quería hacerlo me simplificó la vida, aunque igual ya me la habían complicado.

-En la adolescencia generalmente no se tenía esa claridad…

Mario interrumpe de forma imperativa la pregunta y con su mate en la mano agrega:

-A los 8 años yo ya sabía que quería trabajar en Canal13, sabía que quería conducir un noticiero, sabía que quería viajar, sabía que quería ser nexo entre la gente, a mí me gusta ser medio no parte,  a mí me gusta esto de voy pregunto, te doy una mano, te llamo, estar en ese lugar , ser puente que es un lindo trabajo de servicio. Miro las revistas que colecciono (ver recuadro)y digo pensar que a los 8 ya sabía dónde quería estar.  

Mario Massaccesi:

-¿A qué atribuís que un niño de tan solo 8 años tenga definido su futuro con tanta claridad y detalle?

-Creo que todos tenemos un don, hay gente que sabe jugar al fútbol, quien baila o canta muy bien, yo tuve el don de saber desde muy temprana edad cuál era el destino de mi vida. No hay una explicación lógica. Siempre explico que el periodismo pasó por la puerta de mi casa, vio luz y me dijo: ‘vení que tengo algo para ofrecerte’. Supe escuchar ese llamado, otros escuchan a sus padres, mandatos, al bolsillo, y la pasión es el llamado al cual uno no puede dejar de acudir, y yo no falté a la cita.

Mario Massaccesi: “Nada es fácil”

-Relatado parece un camino sencillo: ¿alguna vez dudaste?

-Fui coherente en mantener mis objetivos porque no es que (chasquido)  a los 8 años se me dio todo. Fueron muchos años de mantenerme en un camino de incertidumbre,  no sabía si lo que había soñado era posible,  si era capaz de hacerlo, si el medio me iba a aceptar, cosas que me pasaban por la cabeza,  pero hasta que no lo conseguí no me quedó tranquilo.

-¿Quién te acompañó o te sostuvo en esa incertidumbre?

Solo. Las ganas de…. Sabía que tenía que seguir a pesar de las dificultades. Salvando las distancias es como los sobrevivientes de los Andes,  que aun en plena tragedia y a pesar de lo trágico sabían que en algún momento alguien los iba a ayudar, eso se llama fe. 

Piensa, se produce un silencio y agrega: 

-Yo tuve mis propias tragedias, soy religioso, creo,  pero la fe es la energía que tenemos dentro para creer que algo que nuestra cabeza nos presenta como difícil o imposible la fe nos hace creer que eso efectivamente es posible.

Mario Massaccesi:
 

-De periodista a presentar el libro “Soltar para ser feliz”, de conducir “En Síntesis” a exponerte en un escenario y recibir aplausos de pie: ¿una experiencia planificada?

A los 8 años le encontré sentido a mi vida a través del periodismo, ahora que pasó el tiempo le encuentro sentido a lo vivido, lo bueno, lo malo, lo lindo, lo feo, lo trágico, lo elegido y lo no elegido. Ese niño de 8 y este hombre de casi 55 llegamos a tiempo para encontrarnos, encuentro entre el que soñaba y le encontró un sentido a la vida y entre éste que sigue soñando pero le encontró sentido a lo vivido y dejamos de sufrir cuando le encontramos un propósito al dolor por el que pasamos.

-¿Vas camino ser un gurú como Ismael Cala?

Eso dicen pero yo no lo creo. Así como en el periodismo hubo gente que respeto, quiero y admiro mucho, nunca hice lo que esa gente hizo. Siempre me gustó el trabajo ‘de César y Mónica’, también el de ‘Santo’, pero no quería ser como ellos, menos mal, hubiese sido un camino errado. Siempre quise ser como podía ser. Me concentro en mis dones, habilidades, posibilidades y limitaciones, porque no quiero ser como nadie y quiero hacerlo de la mejor manera, sin saber cuál será el resultado y el factor sorpresa está buenísimo, porque de esa manera bajas el nivel de expectativas y no vivo en la ansiedad del querer ser sino en el disfrute de quien estoy siendo.

-¿Qué percibís en el teatro del público? 

-Percibo que hay una gran necesidad de escucha, desarrollamos mucho el habla, nos liberamos y expresamos quiénes somos, qué queremos y soñamos, expresamos la manera de autopercibirnos, denunciamos lo que antes no se denunciaba, hacemos público lo que antes estaba vedado, compartimos lo que antes estaba prohibido o mal visto y  está muy bien, pero no desarrollamos la capacidad de escucha, por eso los psicólogos tienen mucho trabajo y el coaching se está desarrollando de una manera abismal; por eso los talleres virtuales o presenciales tienen tanto éxito,  la gente necesita ser escuchada sin juicios y con respeto, sin reacción. 

Mario Massaccesi fue soltando mandatos

-¿Cuál es el método para soltar y ser feliz?

-Si bien persona es distinta hay unos puntos.  Primero identificar qué necesitas soltar, cómo te está afectando o cómo te está impactando eso. Segundo qué espacio se abre al soltar eso. Tercero es para qué y así voy a chequear el resultado. Cuarto preguntarse si estamos dispuestos y con qué recursos se cuenta porque a veces no podemos solos , a veces necesitamos de alguien que nos acompañe en el proceso de soltar.

-¿En este proceso hay riesgo de quedar estancado?

-Si estoy dispuesto o no es la gran traba, ahí empiezan las razones o los justificativos: ‘no voy a poder, es difícil, me voy a quedar sin nada , no me van a querer, son 40 años de matrimonio,  no voy a conseguir otro trabajo, me va a ir mal, no voy a llegar a tiempo, ya se me pasó el cuarto de hora’, son las frases más escuchadas en los talleres. 

-¿Qué necesita soltar nuestra sociedad para dar un salto cualitativo?

-Necesitamos soltar los mandatos, estamos todavía muy amarrados a ellos. Nos apropiamos de historias ajenas antes de las propias,  nos apropiamos de historias que no hemos vivido, la de nuestros padres, nuestros abuelos. Días pasados se abrió el debate sobre los que ‘vinieron en los barcos’,  eso pasó hace 100 años atrás, ya pasó, hay que centrarse en qué está pasando hoy, cuál es el presente, seguimos anclados a todo lo que recibimos. La iglesia nos metió la culpa, nuestros padres o antepasados nos metieron los mandatos y las dictaduras nos metieron el silencio, un combo perfecto para que nos cueste soltar, por eso las nuevas generaciones que no vivieron todo eso vienen de otra manera.

-¿Qué se sentís cuando inspirás a otros?

-Sorpresa

-¿Por qué?

Se fue dando naturalmente, pero no sabía que los detalles de mi vida podían servir para que otros despierten, y mientras me siga sorprendiendo lo voy a seguir haciendo. Nunca pensé que mi vida podía servir a los demás. Me sorprendo todos los días por las devoluciones del libro, por los comentarios recibo muchos mensajes, y aun la gente que no me quiere o no está de acuerdo es muy respetuosa, y yo valoro mucho eso, en vez de putearme me hacen una explicación de por qué no están de acuerdo y a mí me parece hermoso que se e genere esa base que tal vez es la más importante.

-Seguís soñando y visualizando nuevos objetivos?

-“Soltar para ser feliz” va por su sexta edición y en noviembre saldrá el segundo libro.

-¿Algún adelanto?

-El título está en proceso pero abordamos lo referido a los espacios que podemos encontrar después de soltar.

-¿La pandemia afectó el dictado de talleres? 

-Las actividades presenciales se complicaron pero a partir de julio comenzará un proceso de 4 meses que se llama “Soltar para ser feliz”, talleres virtuales, semanales sobre sobre un mojón distinto tomando herramientas del coaching. La información está en www.marioypatricia.com 

-¿Cómo te ves a 80 años? 

Haciendo exactamente lo mismo, distinto con mis años pero teniendo este espíritu. Viviendo la vida y vivir la vida es que no te de lo mismo una cosa que la otra, vivir la vida es poder elegir, a veces el margen de elección es mayor y a veces es menor. Muchas veces me imagino en un geriátrico pero haciendo una artesanía o en la huerta. Me veo dentro de muchos años haciendo, siendo creativo, dibujando, saliendo a dar una vuelta manzana un día un camino y otro día por otro trayecto. Me veo sorprendiéndome. No me imagino sentado esperando que la vida me pase, si hay algo de lo que estoy orgulloso es que la vida no vivió por mi lo que yo pude vivir, yo viví la vida que es bien diferente; yo estoy viviendo la vida. 

Por Guillermina Rizzo.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios