viernes 16 de abril de 2021
caras
CELEBRIDADES | 27-03-2021 16:08

Quién es Laura Grassi, la azafata italiana que conquistó a los argentinos

Supo conjugar su trabajo en medio de la pandemia con una nueva profesión desconocida hasta el momento, la de ser movilera para Argentina. Admira a Raffaella Carrá y sueña con tener su programa de entretenimientos.

Laura Grassi es una azafata de Alitalia y la que estuvo en contacto directo con el primer contagiado de COVID-19, en febrero de 2020. Desde ese entonces, la morocha de impactantes ojos verdes y una risa que contagia pasó a ser, además, la informante periodística de A 24 que detalla el día a día de la pandemia y, con su estilo para presentar los informes, supo conquistar a todos los argentinos.

En diálogo exclusivo con CARAS, Laura  saluda con un simpático "Buongiorno" e inmediatamente deja de lado la limpieza de la cocina en la que estaba trabajando.

Se acomoda en el rincón del enorme espacio y se presta al diálogo: "Estoy en Roma, en donde vivo muy cerca de la playa, siempre en contacto con la arena y ahora esperando mi turno para el próximo vuelo", dice quien se desempeña en la línea aérea desde 1996.

Quién es Laura Grassi, la azafata italiana que conquistó a los argentinos


Laura confiesa que la primera vez que tomó un vuelo, tenía 5 años y estaba junto a su madre cuando "una chica" (la azafata) la llenó de caramelos. Sus ojos se agrandaron de emoción y ahí supo que de grande iba a ser "la chica que regale caramelos". "Por eso, ahora siempre llevo golosinas para darles a los niños que suben al avión", dice rememorando ese inolvidable momento.

Pero su sonrisa se desdibuja al hablar de la actualidad en medio de la pandemia. "Sigo creyendo estar en una película de Spielberg, me cuesta pensar que desde hace más de un año el barbijo se convirtió en un accesorio".

Con una incontable cantidad de horas en el aire, Grassi recuerda la tragedia de las Torres gemelas el 11 de setiembre de 2001: "Tuve que hacer vuelos para los varados en el lugar y la sensación fue terrible. Nunca escuché un silencio tan fuerte. Era catastrófico, impactante".

Quién es Laura Grassi, la azafata italiana que conquistó a los argentinos

Fue en uno de sus tantos vuelos donde conoció a una productora del canal América y quedaron en contacto. Cuando comenzó la pandemia, la productora la llamó para que salga al aire y le de un informe de la situación. "Fue pura casualidad. Ella me pidió que diga lo que estaba pasando en Italia. Hasta el momento había sólo 2 casos", dice y agrega:

"Ahí descubrí la necesidad de transmitir lo que sucedía. Yo veía lo que pasaba en China y nunca me hubiera pensado que en Italia iba a suceder lo mismo, y pasó. Y no quería que Argentina se convierta en Italia y resultó que después llegó a todo el mundo", cuenta consternada y continúa su relato: "Intento transmitir lo que pasa pero siempre con fuerza y dejando un mensaje de lo importante que es estar unidos y ser solidarios"

- ¿Te gustaría ser periodista?

- No sabría por dónde comenzar, pero sí me gustaría ser corresponsal. Aprendí a transmitir la noticia y me di cuenta de la importancia que tienen los medios tanto la televisión, como Instagram, los diarios y las revistas. Pero ser periodista es una responsabilidad muy grande. Es difícil. Lo que intento es hablar de forma clara y usando un lenguaje simple para poder llegar a cada ciudadano.

Emocionada, Laura dice sentirse orgullosa de que la hayan apodado "la azafata del corazón" y eso le saca la sonrisa dentro del drama mundial.

-¿Qué te une a la Argentina?

-Es el único país en el que me siento como en casa. Es un flechazo que siento por Argentina. Es mi segundo hogar. Además, ahí encontré el amor.

Laura cuenta que se enamoró del primo de una amiga en medio de una fiesta. Lejos estaba de querer conocer a alguien pero este ingeniero de nombre Silvio, la conquistó con su simpatía, su humildad y sobre todo con el amor con el que hablaba de sus padres. "En cambio yo lo conquisté con unas lasagnas. No puedo competir con las argentinas que son bellísimas así que mi As en la manga, es la cocina", dice simpática.

La azafata del corazón se maneja en su ciudad con el monopatín y con él va a hacer las notas acompañada del palito de la selfie. "Me convertí en una acróbata. Elijo los mejores lugares para hacer las notas. Me invento.¨Por momentos me siento como una lagartija contra el vidrio", dice sonriente.

"Soy egocéntrica y me da satisfacción. No puedo creer todo esto que me está sucediendo".

Feliz de su nuevo presente en los medios, destaca que la definieron como "la sonrisa de la pandemia". "Eso me hace llorar de emoción. Es muy fuerte cómo me eligieron y les estoy eternamente agradecida de haberme dado la posibilidad de entrar en sus casas y en sus corazones. Eso me conmueve" . confiesa. 

"Tengo un programa de radio que armé con las historias de los inmigrantes con los que compartí viajes a Buenos Aires y decidí armar un programa que sale los miércoles desde ciudad jardín. Cuento anécdotas italianas, pongo música de Rita Pavone, Adriano Celentano, etc. Las historias son conmovedoras y me pareció un espacio ideal para dar a conocer esas historias que llenan el alma", agregó. 

Grassi asegura que cuando era pequeña se fascinaba con Raffaella Carrá, la imitaba cantando y ella misma, en su juego infantil, presentaba el programa, pero los celos de su papá la hicieron elegir otro camino. Ahora, con un largo camino hecho en el aire, sueña con la posibilidad de tener un programa de entretenimientos "Me gustaría hacer algo divertido que ayude a las personas a desenchufarse".

Laura Grassi: viajes con Francisco, Juan Pablo II y el Diego

Con tantos años volando a diferentes países, Laura Grassi acumula miles de anécdotas que, según afirma, tardaría mucho tiempo en relatarlas. Sin embargo destaca cuando tuvo la oportunidad de viajar con Diego Maradona, rumbo a Caracas y no cabía en sí de la emoción: "Con un compañero nos acercamos. Yo me quedé muda pero mi compañero le contó que se escapaba de la escuela para verlo jugar y Diego simpático le contestó: ´nene, vos no me querías ver a mi. Lo que no querías era estudiar´", cuenta largando una espontánea carcajada.

Quién es Laura Grassi, la azafata italiana que conquistó a los argentinos

También relató sus viajes con el Papa Francisco y con Juan Pablo II a quien vio enojado porque su estado de salud no le permitía moverse ni agacharse a besar el suelo. "Le dio una piña a la baranda de la escalera. Estaba enojado por su impotencia. Son cosas que me llevo en el cuore".

Quién es Laura Grassi, la azafata italiana que conquistó a los argentinos

Empática, también recordó cuando en uno de sus primeros vuelos viajó la madre Teresa de Calcuta. "Era muy carismática. había preguntado si podía agarrar lo que sobraba en el vuelo para llevar a India, pero el protocolo higiénico y sanitario no lo permitía. Pero nosotros a escondidas, juntamos toda la comida y se la dimos".

Como esas anécdotas también habló del  Pupi Zanetti con quien mantiene contacto y define como una gran persona. Claro que no todo es color de rosa y también tuvo en sus vuelos varias celebrities que "mejor olvidarlas" y, respetuosa, no entró en detalle.

La pandemia, la realidad y el humor 

Desde que comenzó a mediatizarse, su cuenta de Instagram @tanaonline.ok, se incrementó en seguidores de forma exponencial y eso la pone contenta. Sin embargo, sabe distinguir a la perfección que la realidad es muy difícil. 

"Creo que tenemos pandemia para largo y desde mi humilde lugar aconsejo tener responsabilidad individual. No sentirnos súper héroes ni pensar que a uno no le va a pasar. Hay que usar el barbijo y pensar en el prójimo. No subestimarla. La 3° ola depende en parte de nuestro comportamiento y sobre todo recomienda recomponer vínculos. "Es momento para hacer la paz con la familia", dice orgullosa hablando de la suya formada por sus padres, su hermana gemela Ana Paula y Mónica, 2 años menor que ellas. "Es lo más lindo que tengo".

Laura Grassi se define como acelerada, entusiasta, un torbellino y también fanática hasta la médula de los zapatos. "Tengo mas de 300 pares pero cuando viene alguna amiga siempre regalo porque no los llego a usar. El día que me muera en vez de ponerme flores, prefiero que me pongan zapatos en el funeral", acota y agrega: "cada zapato tiene su historia, y son siempre relacionados con cosas divertidas y tengo de japón, Miami y de muchos otros países".

Sin duda de la misma manera que los argentinos la adoptaron, ella ya tiene su corazón dividido y en una parte de éste, flamea la bandera celeste y blanca.

Quién es Laura Grassi, la azafata italiana que conquistó a los argentinos

 

 

 

 

 

 

 

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota
Leticia Pomo

Leticia Pomo

Comentarios