miércoles 24 de julio del 2024
ESPECTáCULOS 16-03-2023 13:29

Cómo fue el camino de Marcos, el primer finalista de Gran Hermano 2022

Tras ganar la prueba del líder, anoche se convirtió en el primero en llegar a la final y es uno de los más queridos del afuera.

Desde el día que entraron los 18 participantes a la casa de Gran Hermano hubo uno que llamó la atención de todos: su tono apacible, su físico bien delineado y su acento salteño convirtieron a Marcos en el primer gran odiado del reality. En la primera placa, a los pocos días de que arrancara la edición, él estuvo nominado y varios de los "Monitos" lo querían afuera. "Es insulso", "No habla" y otras frases del estilo circulaban por la casa.

Los Monitos
"Los Monitos"

Pero, lejos de irse en la primera gala, se quedó. Y no sólo se quedó, sino que esquivó placa sistemáticamente durante meses. Su estrategia fue clara: no molestar. Y sin molestar y siendo él, una persona tranquila que escapa de los conflictos y que acompaña a los que no se sienten bien, logró, tras ganarle a Romina en la prueba del líder, convertirse en el primer finalista de tres.

Marcos Gran Hermano
Marcos tras ganar la prueba del líder.

Su camino fue mucho más llano que el del resto: después de esquivar la eliminación en la primera semana, Marcos caminó firme, sin cambiar de estrategia, sin traicionarse ni a él ni a nadie, votando con el corazón, entrenando todos los días y dando poca información sobre su vida. Su hermetismo y su forma de evitar el conflicto fueron forjando una identidad que de a poco conquistó a la gente.

Las redes sociales empezaron a notarlo de a poco, el Primo no protagonizó ninguna pelea, no criticó a nadie, siempre mostró la misma cara ante las situaciones. Así se fue ganando semana a semana el cariño de los que resistían junto a él en la casa. Los primeros en notar su aura fueron Alfa y Agustín. Mientras que Alfa era señalado por la casa (y fuertemente avalado por el público), el salteño lo escuchaba y lo acompañaba. Algo parecido sucedió con Agustín, el gran amigo que se hizo durante los primeros meses.

El momento quizá más emotivo dentro del territorio GH, más allá de la entrada de Valentina, su hermana, fue la partida de Agustín y su regreso posterior. Llanto, abrazos, emoción. El rostro del participante emocionado terminó de coronarlo y quedó demostrado en las últimas placas, donde fue salvado primero por el voto del público.

Marcos y Agustín de Gran Hermano
Reencuentro de Agustín y Marcos en la casa de Gran Hermano.

Es que además de ser bueno, es sensible y acompaña la premisa de "los hombres también lloran". Y él lloró: lloró cuando se fue Agustín y cuando volvió. Pero cuando más lloró fue cuando su hermana pasó con él una semana dentro del set y le mostró fotos y mensajes de sus seres queridos y del afuera. La imagen de Valentina fanatizó aún más a sus seguidores: dulce, buena, zen, terminó de delinear a Marquitos. Ella tiene la misma energía que él, aunque es menos hermética y habla más. Esto lo humanizó y mostró un poco de lo que hay detrás del personaje que se ganó el cariño de todos.

Marcos y su hermana Valentina
Marcos junto a su hermana, Valentina.

 

En esta Nota