martes 15 de octubre de 2019
caras
ESPECTáCULOS | 25-03-2019 19:44

Dionisio, el hermoso hijo de Flavio Mendoza, sigue los pasos de su papá

El coreográfo realizará un homenaje a sus raíces circenses y su hijo fue su máxima inspiración. "Lo lleva en la sangre", aseguró. Galería de fotos

A escasos metros del suelo, observa las alturas como hipnotizado. Todo le provoca curiosidad. Juegos de destreza con pelotas detenidas en el aire, colores y excéntricos vestuarios acaparan su atención y no hay nada en ese universo que le sea indiferente. Y aunque la altura o la temprana edad no le permiten “volar” como los virtuosos artistas circenses, el ADN manda.

“Sin dudas lo lleva en la sangre y viene en los genes Mendoza-Guasconi. Le encanta treparse a todo y cuando escuchaba la música de “Siddharta”, en Carlos Paz, se desesperaba para entrar. Se bancaba la función completa de una hora cuarenta sentado”, revela Flavio Mendoza a CARAS sobre su hijo Dionisio, inspiración de “El Circo del Anima”, un ambicioso espectáculo circense, “como los de antes”, que traerá de Italia a la Argentina. “Dio fue el generador y principal motor de esta idea que es volver a traer el circo al país y recuperar esa esencia. Hasta el significado de su nombre tiene que ver con la vida circense ya que así se llamaba un caballerizo que trabajaba con mis papás y me cuidaba. Para mí es como un volver a nacer, conectar con mis raíces y las ilusiones de volver a tener un circo majestuoso como los de antes”, cuenta entusiasta.

Con apenas seis años, cada vez que alguien le preguntaba qué anhelaba ser cuando creciera, Flavio no lo dudaba: domador o trapecista de circo, repetía orgulloso. “Mi abuelo era el dueño del circo donde crecí y creo que uno de los mejores payasos de la época. Y mi abuela, una alemana rubia de ojos claros, lo acompañaba siempre con el papel principal. Papá era de pueblo, carnicero, y cuando vio a mi mamá en una función se enamoró perdidamente de ella. Entonces se sumó al circo apostando al amor sin conocerla. ¡Todo muy de película!”, aclara quien se crió observando a su madre, Zulema, caminar sobre fino alambre en las alturas y a su papá trapecista, Enrique, realizar riesgosas piruetas en el aire. “Yo era el más chico y me entrenaban para todo: danza, acrobacia, trapecio, fuerza dental… El circo fue mi gran escuela y se lo debo todo. Siento que tuve la mejor infancia. Porque más allá de viajar todo el tiempo y algunas cosas más duras como adaptarte a una escuela y después tener que dejarla y no ver más a los que eran tus amigos, estar ahí era como vivir en un cuento junto con mis primos y mis hermanos. Para nosotros era muy natural tener una jaula de leones y osos o lo que sea”, agrega.

De vacaciones en Nueva York y Miami junto a “Dio”, mientras ultima detalles de la próxima gira de “Siddharta”, el éxito de Carlos Paz que viajará por la Argentina, Uruguay, Paraguay y Chile, el empresario prepara a distancia el cumpleaños de un año (el 11 de abril) de su amado heredero. “Va a tener un mega-cumpleaños muy copado en el Parque Neverland, que lo van a cerrar especialmente para hacer la fiesta que organiza Princess Eventos Puerto Madero con temática circense”, admite antes de emprender regreso. Y concluye: “Me acuerdo que hace un tiempito atrás estaba esperando para que naciera y hoy no puedo creer cómo todo pasó volando. Deseo que le quede un gran recuerdo de ese día”.

 

 

Por Sabrina Galante

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Música

1915

Escuchá el tema "Prisma".

Espacio Publicitario