miércoles 4 de agosto de 2021
caras
ESPECTáCULOS | 24-07-2021 11:43

Mónica Farro: "Mis amigos dicen que soy como un Ave Fénix, por qué de alguna manera siempre resurjo"

Frontal, segura de sí misma y con una carrera siempre vigente en Argentina, la vedette contó por qué frenó a último momento su divorcio. También de los mensajes que los “haters” dejan en sus redes sociales y el programa de televisión que sueña hacer. Y aseguró que para muchos productores, los artistas hoy son sólo “un negocio”.

Si hay algo que ella irradia es sensualidad. No sólo por su belleza sino por la seguridad que tiene de sí misma. Dueña de una fuerte personalidad, Mónica Farro irrumpió en el mundo del espectáculo en su Uruguay natal trabajando para Playboy TV en 2004. A los escenarios argentinos desembarcó cuatro años después deslumbrando como vedette junto al fallecido productor Gerardo Sofovich, quien fue su padrino artístico.

Su paso por los teatros la llevaron a ser una figura atractiva para participar en dos oportunidades en el certamen Bailando por un sueño conducido por el exitoso Marcelo Tinelli. Frontal en sus declaraciones, Mónica Farro nunca ocultó sus romances, muchas veces conflictivos. Tampoco evitó confrontar con sus colegas para dejar en claro su lugar en el medio artístico. 

 

​Tuvo varias parejas conocidas como el futbolista uruguayo Enrique Ferraro, que la convirtió en madre de su único hijo Diego; el fotógrafo de Ideas del Sur Jorge “El Negrito” Luengo, del que se separó en medio de denuncias por violencia de género; o Juan Suris, quien estuvo preso por evasión impositiva y comercialización de estupefacientes. Y hace menos de dos años contrajo matrimonio con Leandro Herrera, su entrenador físico, con el que en la actualidad atraviesa una crisis que dejó la pareja al borde del divorcio.

Pero de alguna manera, Mónica Farro se muestra siempre fuerte. “Mis amigos me dicen que soy como un Ave Fénix, por todo lo que atravesé en mi vida personal. De alguna manera, siempre resurjo. Estoy pensando que debería tatuármelo, y quizás lo haga algún día. Ahora mismo no tengo lugar para tatuajes”, asegura entre risas haciendo referencia a las imágenes que cubren su cuerpo, el cual entrena todos los días a conciencia.

Por estos días, su separación es título de los portales informativos y motivo de análisis en los programas de espectáculos. Es en estas circunstancias que, tras varios días de rumores, Mónica se sintió preparada para hablar y lo hizo en el icónico programa de América TV, “Intrusos”.

Al respecto, ella admitió: “Yo ya estaba separada desde hacía más de un mes. Mucha gente de la prensa me preguntaba por qué ya no usaba la alianza. Lo mantuve en secreto hasta que lo dijeron en la televisión”.

 

Sin embargo, su situación volvió a cambiar a los pocos días y la pareja decidió darse una nueva oportunidad. “Me parece sano explicar lo que sucede para que no se diga cualquier cosa. Soy una persona pública y no me tengo que esconder, pero la gente está muy pendiente en la redes y notaron ciertas cosas. Dejé de seguir a mi marido y eliminé todas las fotos del Instagram, y de alguna manera yo sabía que eso iba a causar alguna repercusión. Son cosas que a uno le pasan en la vida también”, relata. 

¿Cómo quedó su situación matrimonial? “Estamos jugando a ser novios, cosa que no me gusta”, señala Farro. “Yo también tengo mis límites y mis tiempos. Y voy a ver si el proceso es que este hombre tiene que estar en mi vida y esta es la manera de encontrarnos de una manera sana, genial. Pero si yo estoy casada, lo estoy para vivir con mi marido. No soy de la idea de que cada uno viva en lugares diferentes, pero juntos ya no podíamos estar. Hay mucho amor, que es lo más importante, pero soy consciente que esto a mí, a Mónica, me puede enfriar mucho. Veremos cuánto tiempo nos dura esta distancia. Pero si no funciona, el divorcio lo pediré yo”, dijo firme la actriz y vedette.

Aun así, aclara: “Si hubiera seguido el divorcio, yo me hubiera sentado en ´Intrusos´ con la misma actitud que lo hice, con la misma alegría. La tristeza puede ser interna pero aprendí a no mostrar las cosas malas en televisión, porque a veces siento que la gente se regocija con tu dolor”. 

Mónica Farro sobre los “haters” y las redes sociales

Como a muchos artistas, las restricciones sanitarias de las actividades relacionadas al espectáculo afectaron en su vida laboral. Sin embargo, su activa presencia en las redes sociales permitió que siguiera siendo una de las elegidas para muchas empresas para consolidar su marca, explotando así su imagen como “influencer”. 

Es que Mónica Farro tiene más de 900 mil seguidores en Instagram, red social donde suele desplegar su costado más sexy y compartir sus rutinas de entrenamiento. Sin embargo, también es por esa misma vía de contacto en la que los llamados “haters” canalizan sus críticas y agresiones. 

“Te critican hasta el color con el que tenés pintadas las uñas, se meten con tu cuerpo o no valoran esas cosas que uno hace. Uno muestra algo que le parece lindo y después la gente puede opinar diferente; pero cuando las críticas pasan por un lugar totalmente deconstructivo, no está bueno. A mí me agreden y opinan si estoy operada o no. Y la verdad es que la boca y nariz son mías, y aquello que me operé, lo hice para mejorar mi físico”, admite.

 

“Yo estoy de acuerdo con las operaciones y cada uno puede hacer con su cuerpo lo que quiere, pero no por eso tenemos que ser catalogadas como que somos ´de plástico´ de pies a cabeza y que te digan ´Ojo con la estufa, porque te podes derretir´. Es extraño. Hoy me río, pero quizás en algún momento en mi vida me hizo mal. ¿Cómo puede ser que la gente no entienda que uno puede tener cosas lindas de nacimiento, desde la panza de su mamá, por sus genes?”, se pregunta. 

Pero Farro asegura que estos comentarios ya no la afectan y en algún punto hasta le causan gracia, por lo que a veces decide contestar a las críticas que le dejan en su muro los seguidores. Aunque también señala que en ciertos posteos prefiere bloquear la posibilidad de dejar comentarios para no leer mensajes que sean ofensivos. 

“Entiendo que es la envidia de la gente. Siento que soy el espejo totalmente deformado de lo que vos quisieras ser y no sos porque estás todo el tiempo sentada comiendo harinas. Yo también lo hago, pero después me ´rompo el lomo´ para verme cada día mejor y siento que estoy en un momento de mi vida en el que me veo físicamente espléndida. Entonces, no me importa mucho lo que opinen lo demás”, subraya.

Farro lleva una disciplina de entrenamiento diario desde hace muchos años, se cuida en las comidas y sabe que su profesión depende de la imagen que refleja su cuerpo. “Me tengo que mantener bien, más allá de que soy consciente que tengo 45 años y que el paso del tiempo es irremediable; hagas lo que hagas, te operes o no”, señala. 

Entre los muchos comentarios que ha recibido, admite que hasta le han deseado la muerte: “A mí esos comentario no me afectan, pero sé que a muchas chicas sí y hay algunas que se ha llegado a suicidar por lo que les dicen en la redes sociales. Esas son las cosas que me enojan. Es algo que yo jamás haría”, dice.

Si tuviera la oportunidad de conversar con cada uno de sus seguidores, su mensaje estaría dirigido a que vivan el presente y se amen a sí mismos. “Lo único que le diría a la gente es que vivan el hoy porque más tarde no sabemos si estamos o no. Que intenten ser felices más allá de que la felicidad son momentos nada más. Tener mucha fe de que todo siempre va a estar bien y que después de toda la tormenta, siempre llega la calma. Que se quieran, que se mimen, que se amen, que cuiden su cuerpo porque es lo más grande y lo único que tenemos hasta el final”, asegura.

Mónica Farro, una uruguaya que viene enamorando hace 13 años a los argentinos

Mónica Farro mantiene el mejor de los recuerdos de Gerardo Sofovich, el productor que la descubrió en Uruguay y la convirtió en primera vedette en la mítica calle Corrientes. “Gerardo fue para mí un padrino maravilloso. Fue la persona que me hizo conocida en este país. Aunque debo decir que luego estuvo en mí buscar mi camino y convertirme en quien soy. Él siempre nos brindó mucha protección a los artistas, nos cuidaba muchísimo. Se extrañan ese tipo de productores, porque la verdad es que hoy casi no quedan”, señala.

  • ¿Cómo tratan los productores ahora a los artistas?

Hoy somos un número. No nos cuidan tanto, no nos miman tanto. No están allí en el teatro para escucharnos sino que tienen otras personas, intermediarios, con los que podemos transmitirles lo que nos pasa. Pero no tenemos esa contención que necesitamos. Eso es al menos lo que yo sentí este verano pasado, cuando ocurrió un problema con una compañera de elenco (Sol Pérez). No está esa parte humana que uno necesita, más allá de que para ellos somos un “negocio”.

  • ¿Creés que aún hoy los productores te tienen encasillada como vedette?

Eso quizás era antes, hoy ya no. Más allá de ser vedette y poder mostrar mi cuerpo tengo un cerebro. Soy inteligente y por eso me convocan a los programas de televisión, por lo que digo y cómo lo digo. Siempre soy frontal y digo lo que pienso y siempre me voy a mantener en la misma línea. No es que me invitan para que vaya desnuda en conchero y con las plumas. 

Yo siento que cuando vine a Argentina a hacer lo mío, me dieron un lugar. Más allá de todo lo que me lo dio un grande como Gerardo Sofovich, después había que mantenerse en el ambiente. Hoy hace 13 años que vine a este país, y si bien no estoy tan expuesta en la televisión con un programa diario, sigo siendo Mónica Farro. Mi nombre sigue firme, y yo voy para adelante. Me enfoco en mí porque estoy segura de mí misma, de lo que soy arriba del escenario y de mi trabajo. 

Si me querés buscar y hacer problemas, como tuve el verano pasado con una compañera, me vas a encontrar. Pero si no, soy la persona más dócil y tranquila el mundo. Ahora, si me exponés en lo mediático en una forma que no corresponde, yo te voy a llevar a la justicia. A todas las personas a las que les inicié juicio, siempre se los gané.

Por Romina Ledesma

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios