miércoles 24 de julio del 2024
INTERNACIONAL 28-06-2024 23:55

Quién fue el primer amor de Estefanía de Mónaco y qué es de su vida amorosa en la actualidad

La Princesa rebelde ha tenido una vida amorosa muy frenética.

Estefanía de Mónaco ha tenido una vida llena de altibajos y escándalos. La hija menor de Rainiero III y la actriz Grace Kelly, nació en 1965 para revolucionar su principado. Después de la muerte de su madre en un accidente de coche en 1982, se convirtió en una joven rebelde que sacaba la lengua a los fotógrafos y alteraba con sus gritos los actos oficiales.

Quién fue el primer amor de Estefanía de Mónaco

Su primer amor fue nada más y nada menos que el actor Paul Belmondo, hijo del actor Jean-Paul Belmondo, con quien estuvo más de dos años y vivió juntos en París. En la actualidad tiene 61 años pero en su época dorada fue piloto de automovilismo que disputó un total de 27 Grandes Premios de Fórmula 1, arrancando en siete, con los equipos March Engineering y Pacific Racing, sin conseguir puntos. Su salto a la fama fue en 1981, después de empezar a salir con Estefanía.

La vida amorosa de Estefanía de Mónaco no se detuvo con el expiloto francés. Después de romper con Belmondo, se lanzó a una serie de relaciones frenéticas con varios hombres famosos, incluyendo a Anthony Delon, hijo del actor Alain Delon, Ted Kenndy Junior, Miguel Bosé y otros.

Estefanía de Mónaco y Paul Belmondo
Estefanía de Mónaco y Paul Belmondo 

En 1991 se casó con Daniel Ducruet, su guardaespaldas, y tuvo dos hijos con él. Sin embargo, el matrimonio terminó abruptamente después de que el experto en seguridad fuera pillado en un escándalo con una cabaretera francesa. Años después, Estefanía se casó con Adan Lopes Peres, un acróbata portugués 10 años menor que ella, pero el matrimonio duró solo un año y dos meses.

En la actualidad, Estefanía de Mónaco vive en su principado con sus tres hijos y sigue involucrada en la sociedad monegasca. Aunque ha tenido una vida amorosa muy pública y contradictoria, es una madre dedicada a sus hijos y no guarda rencor a sus padres. En un reciente entrevista dijo: "Soy una madre leona: no hay que tocarlos. Y no me han salido del todo mal, ¿no? Me las he arreglado bien. Son guapos y les he metido en la cabeza valores buenos... No guardo ningún rencor a sus padres y no me arrepiento de nada".

AM 

En esta Nota