sábado 24 de febrero del 2024
REALEZA 22-05-2023 06:00

Despreciada por su suegra: Lady Di y el calvario que vivió por culpa de la reina Isabel II

Por qué la Ex Reina del Reino Unido no quería a Diana de Gales y cómo esto afectó su relación con el príncipe Carlos.

Lady Di vivió un verdadero calvario durante sus días en Buckingham. En el fascinante mundo de la realeza británica, han existido relaciones complicadas y secretos guardados celosamente. Uno de los episodios más intrigantes fue el distanciamiento entre la Reina Isabel II y la icónica princesa Diana.

A continuación, desde CARAS, exploraremos las razones detrás de la supuesta aversión de la monarca hacia Diana y cómo esta situación afectó la relación entre la princesa y el príncipe Carlos. Descubriremos las claves ocultas que dieron forma a este enigma real del que hoy en día se sigue hablando.

Intenraremos descifrar el verdadero motivo por el que la ya fallecida ex Reina del Reino Unido no quería a Diana de Gales y cómo esto afectó su relación con el príncipe Carlos.

Los primeros indicios de tensión

Desde el comienzo, la relación entre Isabel II y Lady Diana Spencer estuvo marcada por la tensión. La juventud y espontaneidad de Diana se contraponían a la rigidez y tradición de la monarquía.

A medida que Diana se convirtió en un miembro prominente de la familia real tras su matrimonio con el príncipe Carlos, los primeros indicios de incompatibilidad surgieron.

Lady Di y James Hewitt
Lady Di

La Reina, educada en una época en la que los matrimonios reales eran arreglados y basados en alianzas políticas, veía con recelo el espíritu libre de Diana.

La personalidad magnética de la princesa del pueblo atraía una atención desmedida de los medios de comunicación, algo que la monarquía siempre ha preferido evitar.


Diferencias en el enfoque de los deberes reales 

Otra fuente de conflicto entre Isabel II y Lady Di radicaba en sus diferencias en cuanto a los deberes reales. La Reina valoraba el protocolo y la discreción, mientras que Diana buscaba un enfoque más cercano y compasivo hacia el público.

La Princesa de Gales destacó por su labor humanitaria y su capacidad para conectar emocionalmente con las personas. Sin embargo, esto no siempre era bien recibido por la monarquía, que consideraba que Diana eclipsaba la imagen más tradicional de la realeza.

Las disfunciones matrimoniales 

El matrimonio de Carlos y Diana estuvo plagado de problemas desde el principio, lo que agravó aún más la relación entre la Reina y Lady Di.

Los problemas de infidelidad, falta de comunicación y la presión constante de la prensa hicieron que el príncipe Carlos y Diana vivieran una vida conyugal infeliz y disfuncional.

Lady Di y el principe Carlos subasta
Lady Di


Isabel II, como madre y figura central de la familia real, tenía la responsabilidad de mantener la estabilidad y la imagen de la monarquía.

La inestabilidad en la relación de su hijo y nuera no solo generó preocupación, sino que también afectó la imagen pública de la familia real y la propia Reina.


La visión de Diana como amenaza 

A medida que la popularidad de Diana crecía exponencialmente, algunos podrían argumentar que la Reina veía a la princesa como una amenaza a la estabilidad y el prestigio de la monarquía.

Diana se convirtió en un verdadero ícono de la moda y en una figura adorada por el público. Su carisma y su dedicación a causas sociales ganaron el corazón de millones de personas en todo el mundo.

Esto provocó una inevitable comparación entre Diana y la propia Reina, quien siempre había sido considerada el símbolo de la monarquía.

Lady Di y el principe Carlos
Lady Di y Carlos

La creciente popularidad de Diana y su influencia en la opinión pública generaron cierta inseguridad en Isabel II y en la Casa Real.

Temían que la atención centrada en Diana pudiera opacar a la propia reina y a la institución que representaba. Como resultado, se produjo un distanciamiento gradual y una falta de apoyo por parte de la Reina hacia su nuera.
 

 La brecha entre Isabel II y Lady Di

A medida que la brecha entre la Reina y Diana se ampliaba, su relación se volvía cada vez más tensa. Se dice que Isabel II sentía que Diana no respetaba las tradiciones y los valores de la monarquía, lo que provocaba desacuerdos constantes entre ambas.

Además, Diana era conocida por su sinceridad y por desafiar las normas establecidas. En ocasiones, daba entrevistas en las que compartía detalles íntimos de su vida conyugal y sus problemas personales.

Isabel II y Camilla
Isabel II y Camilla.

Esto causaba una gran preocupación en la Casa Real, ya que la privacidad y el hermetismo son elementos fundamentales en el funcionamiento de la monarquía.

La falta de apoyo y comprensión por parte de la Reina llevó a Diana a buscar consuelo y respaldo fuera de la familia real. Se sintió aislada y desamparada, lo que agravó aún más los problemas en su matrimonio con el príncipe Carlos.

 El impacto en la relación entre Carlos y Diana 

El deterioro de la relación entre Isabel II y Diana tuvo un impacto significativo en el matrimonio del príncipe Carlos y la princesa de Gales. La falta de respaldo y orientación por parte de la Reina hizo que Diana se sintiera excluida y desatendida.

Diana buscó afecto y compañía en otros hombres, lo que condujo a rumores de infidelidad en su matrimonio. Estas especulaciones y tensiones en la relación entre Carlos y Diana se intensificaron y se convirtieron en un tema constante en los medios de comunicación.

La incapacidad de la Reina para mediar en la situación y tratar los problemas de la pareja empeoró aún más la situación. La falta de una figura materna y consejera cercana hizo que Diana buscara apoyo emocional y consuelo fuera de su matrimonio, lo que finalmente llevó a su separación y divorcio en 1996.

El trágico legado de Lady Di se repite: persecución de los paparazzis e impacto psicológico en el príncipe Harry
Lady Di

El desencuentro entre la Reina y Diana también afectó la capacidad de la pareja para encontrar soluciones y superar los obstáculos matrimoniales. La falta de un intermediario neutral y de confianza exacerbó los problemas existentes, lo que finalmente condujo a su divorcio en 1996.

El distanciamiento entre Isabel II y Lady Diana representa una de las facetas más intrigantes de la realeza británica. Las diferencias en personalidad, enfoque de los deberes reales y la creciente popularidad de Diana impactaron profundamente en su relación con la Reina y su matrimonio con el príncipe Carlos.

Aunque los detalles exactos de la relación entre la Reina y Diana pueden permanecer en gran medida en el terreno de la especulación, está claro que la falta de comprensión y apoyo mutuo fue un factor determinante en su frágil vínculo.

Este episodio nos recuerda que incluso en las familias reales, las dinámicas interpersonales y las tensiones pueden surgir y tener repercusiones significativas en la vida de quienes las experimentan. Lady Di padeció sus días en Buckingham.

En esta Nota