jueves 29 de julio de 2021
caras
CARAS EN MIAMI | 04-02-2016 16:37

"Llevo el real estate en la sangre"

Manuel Grosskopf, de Chateu group: Legado de excelencia Galería de fotos

Cuando decidieron expandir sus negocios en Miami, la familia Grosskopf ya tenía entre sus haberes el desarrollo de los shopping Alto Palermo y Alto Avellaneda y de las Torres más glamorosas de Buenos Aires: Chateau Puerto Madero y Chateau Libertador, esta última muy fotografiada por CARAS por ser la residencia en Buenos Aires de Wanda Nara y Maxi López, entre muchos otros vecinos famosos.

Apenas pusieron su primer pie en la ciudad lo hicieron con una gran visión de futuro. A fines de los años ’90, adquirieron los tres mejores terrenos ocupados por ese entonces por hoteles bajos y de 3 estrellas pero bañados por un mar increíblemente azul y arena dorada. Manuel Grosskopf se crio junto a su padre, Sergio, recorriendo obras, hablando con los arquitectos y caminando las calles de Argentina y Uruguay desde los 15 años. “Llevo el Real Estate en la sangre”, dice. Llegó a Miami para trabajar en la empresa familiar y muy rápidamente se involucró en los desarrollos con gran pasión. Le gusta participar en la elección de los estudios de arquitectura y en la creación integral del proyecto. Por primera vez, Manuel posa para una revista e invitado por CARAS abandona el bajo perfil que lo caracteriza para ponerle la imagen a los logros de Chateau Group en Miami.

–¿Cómo es vivir en Miami?

–Vivir en un lugar como este es una bendición de Dios. Desde que llegamos, Miami ha crecido en su oferta cultural y de infraestructura. Desde el reconocido Art Basel hasta las atracciones del Boat Show que se organizan dos veces al año. Esta zona de Sunny Isles se comenzó a desarrollar a fines del ´90 y explotó para transformarse en este maravilloso lugar al que todos quieren acceder. Además en Miami la calidad está unida a la calidez que ofrece la cultura latina y el modo de recibir, agasajar y compartir que tiene esta parte de los Estados Unidos, tan poblada de latinos. La facilidad de poder hablar español es fundamental. Es una bendición para mi señora y mis tres hijos que nacieron aquí, poder vivir en esta ciudad, tenemos todo lo que necesitamos.

–¿Cómo fueron sus comienzos en la empresa familiar?

–A finales de los ‘80 mientras se construía el Alto Palermo los sábados acompañaba a mi padre a todas las reuniones y me encantaba hacerlo. Mi padre ha dedicado toda su vida a esto, más de 40 años.

–¿Y cómo se vive la experiencia de haber aprendido con el padre como “jefe”?

–De primera, es un ejemplo. Una persona con un carisma especial.

–¿Cuál era tu tarea?

–Empecé en los shoppings en marketing y comercialización. Primero con las góndolas y luego con los locales. Llegó un momento en que en los pasillos no hubo más lugar para caminar…

–¡Entonces le fue muy bien!

–Sí…(se ríe)

–¿Toda esa formación lo ayudó en su crecimiento?

–Sí, seguramente, además me permitió descubrir cuáles son las necesidades particulares dentro de cada ciudad (o barrio) dentro mismo de Miami. No es lo mismo Surfside donde construimos el Chateau FENDI que Ball Harbour o Aventura que Sunny Isles.

–¿Cómo es proyectar en Sunny Isles?

–En esta ciudad ya terminamos el Chateau Beach y nos ha gustado mucho trabajar aquí. Dentro de la administración local nos encontramos con que están muy comprometidos con el crecimiento de esta zona y se preocupan por darle a los desarrolladores los mejores incentivos para la construcción. Te dan facilidades para que puedas construir más metros cuadrados y de esa manera podemos dar más trabajo, ellos al final fortalecen la economía local y luego reinvierten. La reinversión se ve en las escuelas, los espacios públicos, los parques. Además en Bienes Raíces todo es acerca de la locación. Sunny Isles está ubicado en el paso obligado entre Ball Harbour Shops y Aventura Mall a 15 minutos del Aeropuerto de Fort Lauderdale y a 20 de South Beach. Es una zona extraordinaria.

–¿Cuáles son las mayores diferencias que experimentas a la hora de construir en Miami?

–La seguridad jurídica es todo. Uno está dispuesto a correr los riesgos del mercado pero no a que mañana alguien se meta con tu propiedad privada y te quiten los derechos sobre lo que es tuyo. En este lugar podemos hacer edificios de gran altura y todas las unidades con vista al mar, algo que sólo esta ciudad nos puede dar.

–¿Qué otra sorpresa tienen preparada?

–Tenemos dos terrenos frente al American Airlines Arena en el Downtown de Miami, para hacer dos torres de uso mixto: residencial y comercial. Cerca de centros comerciales, museos…

Dueños de una locación sin igual, los Grosskopf se unieron a un gran desarrollador y conocedor del mercado inmobiliario de Miami como Edgardo Defortuna, Presidente de Fortune International. En una mañana ventosa pero cálida para lo que es el invierno en Miami encontramos a Manuel y Edgardo recorriendo las instalaciones de lo que será The Ritz-Carlton Residences Sunny Isles Beach. Esta unión nació del diálogo y el respeto.

Sergio Grosskopf – el padre de Manuel - y Edgardo Defortuna sellaron la relación con una charla informal en Punta del Este y así nació una sociedad que hoy planifica sobre la playa de Sunny Isles dos emprendimientos de lujo para el deleite de los inversores globales. “En ese momento Chateau Group tenía los tres mejores terrenos sobre la mejor playa de Miami así que me reuní con ellos y conversamos sobre la posibilidad de emprender algo juntos. Para sellar el acuerdo no firmamos papeles ni contratos, sólo bastó la palabra empeñada y una donación… Así fue, Sergio, el padre de Manuel me pidió que hiciera una donación a una entidad de beneficencia con la que ellos colaboran y cuando lo hice, con mucho gusto, la relación quedó sellada.”

–¿Es común en el mundo de los negocios de hoy que se hagan acuerdos sólo con la palabra empeñada?

–La familia Grosskopf tiene la reputación de que cuando dicen que sí es que sí, y cuando dicen que es no – confirma Edgardo-. Yo tengo la suerte de hacer emprendimientos con amigos y nunca tuvimos diferencias, nos pusimos de acuerdo en todo. Hoy compartimos el gusto por el mismo tipo de desarrollos: Sobre el agua, de lujo, cosas muy buenas con calidad de diseño y arquitectura y con grandes marcas. Mi filosofía es hacer negocios con la gente con la que me siento bien. La sociedad que forjamos se ha basado en la relación de amistad de nuestras familias. Compartimos cumpleaños, reuniones familiares y de ese modo las cosas salen mucho más fáciles para todos.

–¿El hecho de que ambos sean argentinos (Edgardo, de Córdoba, y Manuel, de Buenos Aires) facilita el entendimiento?

–Yo creo que si – dice Edgardo. “hablamos el mismo idioma”. Ambos entendemos lo que el público latinoamericano está buscando en Miami. Nosotros tenemos mucha experiencia en el mercado local y ellos tienen la suya que es vasta. En lugar de hacer las cosas por duplicado nos complementamos y apoyamos muy bien.

–¿También tienen esa relación con algunos clientes?

–Nosotros – dice Manuel – tenemos desarrollos en Argentina y Punta del Este. Tenemos clientes que nos han seguido como inquilinos en los shoppings, luego como propietarios en los edificios y más tarde como inversores en los grandes emprendimientos.

–¿Y qué les interesa a los compradores de este tipo de emprendimientos?

–Hoy por hoy al comprador le gusta identificarse con marcas de gran nivel, relata Manuel. En el caso de The Ritz-Carlton Residences Sunny Isles Beach lo que buscan es acceder al gran nivel de servicio y a la calidad de la prestación. El comprador internacional reconoce la marca y lo que viene asociado a ella, un nivel de servicio excelente. Tenemos una piscina del lado oeste para cuando baja el sol y una del lado este al ras del océano para que haya una interacción entre la playa, el océano y las piscinas. Lo más interesante y diferente es que tenemos en el piso 32, 8 suites para invitados de 50 metros cuadrados sólo para el uso de los residentes, que van a disfrutar del mismo nivel de confort y servicio que disfrutan los propietarios para cuando vienen de visita.

–¿Es costoso acceder a este nivel de servicio?

En realidad - comenta Edgardo - el costo de la operación es muy similar a los emprendimientos del área y se divide entre los co-propietarios y por lo tanto es muy accesible. Los precios de Miami todavía están muy por debajo de las mayores capitales del mundo y tiene todo lo que le público sofisticado está buscando además de tener la belleza que da la naturaleza y el clima. Miami es la ciudad número 6 en importancia para las personas de alto poder adquisitivo en el mundo y eso demuestra que el que puede se interesa sobremanera en participar de la vida de esta ciudad. también está mejorando en infraestructura y está creciendo en todos los sentidos.

–¿Cuál será el próximo proyecto juntos?

–Tuvimos la suerte de adquirir un terreno con un gran frente sobre la playa, aquí mismo en Sunny Isles que anteriormente era un hotel bajo conocido como Varadero. Varadero era un proyecto de viviendas de 346 unidades. Tardamos 2 años y medio en convencer a cada uno de los dueños para que vendieran y así comprar una a una todas las unidades para luego poder demoler y dejar preparado el terreno para su construcción. En The Ritz-Carlton Residences Sunny Isles conseguimos 2 terrenos separados. Uno venía de un proceso de bancarrota y el otro era un terreno propiedad de Chateau. La idea siempre fue unir a ambos frentes. La necesidad de tener un terreo ancho en esta ciudad no es casual. Si el terreno no tiene el frente suficiente entonces no todas las unidades tendrán la posibilidad de mirar al mar. Eso es algo que en nuestros proyectos sería inaceptable.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios