martes 9 de marzo de 2021
caras
ESPACIO NO EDITORIAL - CARAS LIKE | 25-05-2020 18:08

Lic. María Felicitas Cabrera: cambiar nuestros hábitos alimentarios para una mejor calidad de vida

La profesional cuenta con una experiencia de primer nivel y comenta cuales son las bases para realizar una alimentación sana y consciente. ¡No te lo pierdas!

Maria Felicitas Cabrera Echayde tiene 29 años se recibió de Licenciada en Nutrición en la UBA. Ella se considera una fiel promotora de los cambios de hábitos y ha luchado durante gran parte de su vida contra ellos. Por esa razón, hoy habla con Caras y nos cuenta como aconseja a sus pacientes para lograr resultados cuidados.

“De adolescente probé diferentes dietas, muy complicadas de hacer, restrictivas, que me dificultaban disfrutar de una comida con mis amigas o que cuando las rompía me generaban culpa” recuerda la profesional que agrega que “luego de varios años de probar diferentes opciones, mi padre, me regaló un libro de un famoso médico que impulsaba el cambio de hábitos como método de vida y poco a poco me fui empapando de información”.

Actualmente Felicitas se encuentra perfeccionándose en los Estados Unidos y, a través de su Instagram, brinda información y consejos para acompañar a su público en sus procesos alimentarios. “Este es el camino que quiero ayudarlos a transitar para ayudarlos a tener buenos resultados. Brindo información verídica, tips, recetas, ideas y frases para alentar y acompañar a mi público en una correcta nutrición”.

¿Cómo se arranca a construir hábitos saludables?

Cómo todo hábito no se aprende de un día para el otro, requiere tiempo, cambiar el chip, sacarse el miedo a muchos alimentos o incluso aprender a incorporar algunos que durante años nos enseñaron que estaban prohibidos. Somos seres sociales, tenemos familia, amigos, grupos de trabajo, y siempre se nos van a presentar situaciones en dónde la comida que vamos a tener enfrente no es la más saludable del mundo. Por esa razón, necesitamos aprender a permitirnos comerla sin culpa, a disfrutar esos momentos. 

Mi consejo es que no estemos pensando en calorías, solamente regulando porciones si se puede, y volver al hábito que estamos construyendo en la próxima comida. Elegir entrar en este camino es un estilo de vida, no tiene un tiempo específico de duración ¡el hábito es para siempre! Nunca más vas a necesitar hacer una dieta de moda ni restringir alimentos (salvo por una situación de salud que te impida ingerir algo puntual).

Personalmente considero de suma importancia que cuando nos acercamos a un profesional, para comenzar un cambio en nuestra alimentación o para simplemente sacarnos algunas dudas, el profesional nos conozca. ¿Qué quiere decir esto? Que sepa de nuestra rutina, con quién vivimos, quien cocina en casa, si salimos con amigos o no, cuáles son nuestros gustos y hábitos de consumo, que no nos gusta, etc.

Es muy importante que el profesional solicite toda esta información y es más importante todavía que la persona sea honesta para que la información sea real y sobre eso poder trabajar. Si bien esto lleva un poco más de tiempo y no permite irse con el plan de alimentación el primer día de consulta, es tiempo ganado ya que solo así vamos a poder armar un plan de alimentación saludable, completo, sostenible en el tiempo y que se adapte a cualquier situación de nuestra vida cotidiana.  De nada sirve tener un plan ideal que sea imposible adaptar a nuestro horario de trabajo, a nuestras idas a la facultad o a comer en familia.

¿Qué es comer saludablemente?

Comer saludablemente es, en mi opinión, comer con consciencia, sin culpa, dándole prioridad al consumo de alimentos reales y disminuyendo todo lo que se pueda el consumo de alimentos industrializados, que nos nutren mínimamente.

El comer de manera saludable nos mantiene llenos de energía y nos ayuda a prevenir déficits de nutrientes y a futuro, enfermedades. Es un hábito familiar, ya que nos permite poder sentarnos a la mesa y comer lo mismo que nuestros padres, parejas y/o hijos. Los licuados y el ayuno que se promueven en muchas dietas, por el contrario, nos privan de este momento familiar

Una buena alimentación, incluye también, incorporar el hábito a los más pequeños de la familia. En relación con este aspecto, la comunicación es clave: poder hablar del tema, explicarles, darles de probar diferentes alimentos y preparaciones y sobre todo, enseñarles que nada está prohibido. Estas son razones elementales para, que en un futuro, ellos mismos elijan con consciencia que comer en cada situación.

Conoce más ingresando en su perfil de Instagram.

Para contacto: Felicitas Cabrera - nutrihealthcare.fc@gmail.com.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios