jueves 19 de septiembre de 2019
caras
ESPECTáCULOS | 16-08-2019 18:43

Así palpita su primer "Dia del Niño", Dionisio, el hijo de Flavio Mendoza

Padre e hijo se unieron en una producción exclusiva para CARAS. "Quiero que mi heredero sea generoso", contó el artista. Galería de fotos

Hace frío y, como muchos niños, Dionisio Mendoza (1) tiene catarro. Está molesto, se le cae el chupete y no puede conciliar el sueño y su papá, Flavio Mendoza, se desespera. No sabe cómo hacer para aliviarlo y el niño reclama: “papi, papi”. El padre lo llevanta a upa y, lo apoya sobre su cuerpo mientras le hace masajes en la espalda. Casi inmediatamente lo calma. Recién en ese momento, ambos pueden descansar aunque sea por un rato. “Dio duerme en su cuna, pero a cierta hora me lo paso a la cama porque me lo pide. Si él siente que quiere estar conmigo, no tengo problema. ¡Es tan lindo ese contacto!. Es maravilloso e impagable”, relata el coreógrafo. Y cuenta con indisimulable orgullo cada instante de la vida de su hijo. “Es un niño muy estimulado y tiene cosas de un nene avanzado. La primera palabra que dijo fue `papi´, a pesar de que yo le repetía `papá´ a cada rato. Cuando lo escuché llamarme así, me emocioné y me puse a llorar. Por él me derrito de amor. El es el verdadero hombre de mi vida”, afirma.

Con su cabellera dorada y sus ojos azules, Dionisio está guiado por un padre al que le importa el cuidado del medioambiente y la ecología.“Me gusta que sea sociable y simpático con todos. Si no te conoce, mira serio y después te agarra el dedo y te lleva a jugar con él. Le enseño el amor por los animales y ama a sus perros. Dio se acuesta sobre ellos y yo le digo que eso está muy bien, que los animalitos son lo más lindo que hay”, cuenta el productor.

Flavio tiene su circo “Anima”, bien tradicional y con un elenco a todo lujo en el que, fiel a lo que prodiga, no tiene animales y por el contrario, da un mensaje muy profundo sobre la naturaleza y la responsabilidad del hombre. El niño muchas veces va a acompañarlo e increíblemente se sube al escenario, recorre el amplio predio y hasta copia algunas cosas que ve. “Esta es como su casa al igual que el teatro. El circo es algo mágico y aunque lo voy a apoyar en lo que decida para su vida, quiero estimularlo en la tradición circense. Esto es un imán tan grande del que va a aprender y transitar en su vida. Esto atrapa y además noto cómo mira las cosas, es como que se le enciende algo en su interior”, continúa.

A punto de festejar el Día del Niño, Flavio sorprendió con su propuesta para ese momento: “Quiero que sea generoso. Lo voy a llevar a regalar juguetes suyos y otros que me donan, a “Fundamin”, una Fundación de la que soy padrino y donde hay chicos en situaciones difíciles. Tiene que aprender a ayudar. El ya tiene juguetes suficientes y además se entretiene con las cajas. No es bueno que tenga demasiadas cosas porque no hacen falta y tiene que saber que las cosas cuestan. Tiene edad para ir a la plaza y jugar con los perros, en el patio y con sus juguetes. Además, nada de tecnología, al menos por ahora. Ni le dejo agarrar el celular”.

Desde que nació su hijo, la vida de Flavio, cambió por completo. Nada de salidas nocturnas; lo único que le interesa es llegar lo antes posible a su casa para estar con el bebé, bañarlo y darle la mamadera hasta dormirlo. “El supera todo lo que soñé. Cada día siento un amor más fuerte y por eso no me quiero perder cada etapa de su crecimiento. Su llegada fue una inyección de vida. Hasta ese entonces estaba más relajado, pero él me rejuveneció y me da más fuerzas para seguir. Sin Dio, no soy nada”, concluye sin dejar de mirar al pequeño.

Galería de imágenes

Leticia Pomo

Leticia Pomo

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Actualidad

Minuto de Noticias

Toda la información en 60 segundos.

Espacio Publicitario