jueves 24 de septiembre de 2020
caras
ESPECTáCULOS | 19-03-2020 16:22

Costa: "En el escenario fui todas las mujeres que quise ser"

Con un presente exitoso en radio y televisión, la artista dialogó con CARAS y habló de su camino en el medio y de cómo fue "construirse" como mujer. Galería de fotos

“Yo en el escenario fui todas las mujeres que quise ser”, le cuenta a CARAS Gonzalo Costa. O Costa, a secas, como se la conoce popularmente. Ese sueño, que comenzó desde muy pequeña en su Córdoba natal junto al de la actuación, que comenzó a vivir con tan sólo 13 años, fue el que la llevó a ser una de las voces más reconocidas de la radio en la actualidad, querida entre sus fans, y muy escuchada en la TV cuando en Corta por Lozano le toca hablar de temas sensibles y correrse de eso que le sale tan bien: el humor.

Hoy "Costita" está de cumpleaños, el número 39. Inteligente, sagaz, simpática y amiguera, son algunas de las palabras que definen a esta artista que se autorretrata como una mujer que “está en construcción permanente”.

En una charla intima que mantuvo con CARAS, Costa reflexiona sobre la felicidad, sobre su camino en el mundo del espectáculo y su sueño, ese que sigue intacto y que la llevó a donde está hoy.

CARAS: ¿Cómo empezaste tu cumpleaños tu día?

Costa
: Anoche me acosté temprano porque yo me levanto a las 5am, y el primer llamado que tuve esta mañana fue el de mi amiga Cecilia Milone, que me llamó a las 5 y media de la mañana con Nito (Artaza); después me llamó mi madre, que si bien no es extremadamente grande yo estoy preocupada por lo que está pasando y le dije que por favor se quedara en su casa, ella vive en Córdoba, de donde soy yo. Yo no le tengo miedo a nada, pero si tengo miedo que le pase algo a la gente que quiero.

Esta mañana festejamos mi cumpleaños en la radio, con los oyentes, con mis compañeros. Es un día tranquilo, tampoco soy fanática de mi cumpleaños. A mi me gusta pasarlo con la gente que quiero, como esta mañana con Santiago del Moro, con quien trabajo desde hace seis años en El club del Moro, y con los oyentes, que es un amor incuantificable el que me tienen gracias a tanto trabajo.

Lo que más me emociona a mí son los llamados de los chicos, que un nene o una nena de cinco años me manden mensajes diciendo “feliz día Costita” es tan emocionante para mí, tanto laburo ahí. A un niño no le podés vender algo, y hoy Majo (Lozano) me contó algo tan lindo y tan tierno del hijito de ella, Joaco, que le dijo a un amiguito: “Mi mamá trabaja con alguien que cumplió su sueño, de chiquita quería ser mujer y hoy es mujer”. Eso es maravilloso, es el regalo más lindo que recibí hoy. Esas cosas te traspasan el alma.

CARAS: Para la gente los cumpleaños son un momento para recordar, ¿a qué te remonta este día?

Costa
: Yo tuve una linda infancia, muy feliz, no tengo resentimiento. La mayoría de mis compañeras la han pasado mal, han tenido una infancia dura porque no las entendían y no las aceptaban. Yo me fui de mi casa a los 17 años porque quería rock and roll. Yo decidí irme de mi casa, venir a Buenos Aires porque yo quería ser artista, y lo elegí porque me criaron en libertad y con pocos recursos eh, porque hace 30 años no era todo tan fácil.

Cumpleaños era para mí que mi mamá me haga la torta, un bizcochuelo abierto al medio con dulce de leche y mojado en Gancia, no sé por qué lo mojaba con eso (risas)…y la posibilidad de tomar Coca- Cola, que era un lujo.

Después me acuerdo del primer cumpleaños que pasé cuando yo ya me había ido de Córdoba, tenía 18 años y me vinieron a ver mi mamá y mi hermana; y también me acuerdo del cumpleaños que celebré hace dos años que lo pasé en París, nevaba y fue otro de los lujos que me pude dar gracias a mi trabajo.

Hay otro de algunos años atrás que festejamos a lo grande con unos amigos de Gerli. Hoy justamente vi unas fotos de ese cumple y me dio mucha tristeza al ver algunos amigos que ya no están, pero bueno, eso es parte de la vida.

CARAS: ¿Cómo fue para vos mantener firme esta convicción para lograr tu sueño y transitar ese camino del artista?

Costa
: Se ve que mi sueño era ese, era formar parte del mundo del espectáculo. Yo empecé subiéndole cierres a otros artistas para que me dejaran entrar a los Café concert porque yo no tenía plata para pagar una entrada. Hice todo, fui asistente, puse música, luces, aprendí a coser y hacer vestuarios ayudando a otros. Después armé mi primer show que era un unipersonal horrible que duró dos días, pero yo hice todo el recorrido, no hay una parte del show que no sepa. Transité todos los lugares y elegí quedarme en el más cómodo pero sé hacerlo todo. Me crié en un under donde surgieron los grandes artistas, los de antes, donde vestirse de mujer era pasar una noche en la calle, en el under donde se pensaba, se reflexionaba y de gente que daba la vida por dos pesos.

Yo tuve, como dice Galeano, “mucho trabajo, mucha suerte y un poquito de talento”. Pero siempre fue más el trabajo que otra cosa.

CARAS: ¿Cuál fue el quiebre dentro de tu carrera?

Costa: Yo la primera vez que me subí a un escenario era chiquita. Si vamos a la primera vez oficial fue a los 13 cuando hice la primera obra de teatro a la que vino toda mi familia. Era el tiempo en el que Pepe (Cibrian) había estrenado Drácula, entonces todos queríamos ser Drácula, por eso a Pepe lo quiero tanto, ¡es mi rebeldía! Porque yo me escapaba para ir a las clases de teatro.

Yo empecé a hacer teatro haciendo una parodia de Graciela Alfano. Después empecé a hablar arriba del escenario y ahí no me importó más nada porque empecé a recibir el aplauso de la gente y eso es adictivo y te sentís que sos capaz de todo.

Un día me pidieron que yo prepare un monólogo para todos los días y ahí empecé a escribir y eso me dio la oportunidad de estudiar. El quiebre fue la primera vez que subí al escenario con Jean François Casanovas, que fue impresionante para mí. Fue un maestro y un creador de belleza, lo amé y después tuve la suerte de ser su amiga…un día tuve que hacer un monólogo de tango y ese show lo vio Flavio Mendoza y cuando él armó Stravaganza Tango me convocó primero para que escribiera, después para que recibiera al público y algo arriba del escenario, y después, el día del estreno, me di cuenta que yo era la protagonista. Esa fue su generosidad. La carrera te lleva por lugares re locos.

Cuando escribía mis primeros monólogos iba a lo que yo conocía, a mi familia, a las costumbres, a mi papá, él es música, y por eso siempre lo recuerdo a pesar de que hace varios años que murió. Yo empecé con nuestros poetas…después yo veía a una mujer en la televisión con mi abuela y decía “¿Por qué grita?”, y mi abuela me respondía: “Nunca le faltes el respeto a Nacha Guevara, ahí la conocí y supe que ella era tan importante como la Piaf, a través de ella conocí a Mario Benedetti. También gracias a la Negra Sosa conocí a María Elena Walsh, a Julia Zenco, y eso es mi mundo y me llevó a ser quien soy.

CARAS: ¿Quién era por ese entonces el ideal de mujer?

Costa
: Lola Torres, yo tranquila con los sueños (risas). Después de Lola conocí a Rocío Jurado que era muy glamorosa entonces quería ser eso, lo mismo que Valeria Lynch, y después la conocí a Milone y dije: “Es todo lo que quiero ser en la vida”. Me falta ser flaca nada más (risas). Yo en el escenario fui todas las mujeres que quise ser.

CARAS: ¿Y en la vida?

Costa: En la vida me construyo, soy una mina que por suerte, con la carrera que tuve, pude expresar mi pensamiento y la gente empezó a decir: “Es trans, pero mirá cómo piensa”. Eso a veces es pesado, porque yo sólo quiero hablar con humor, pero es lo que me tocó y la gente me respeta y está bueno.

Imaginate que si a la sociedad machista le molesta que una mujer piense, imaginá a una trans…y por eso nos matan y ni siquiera estamos en las estadísticas. Yo por suerte, en el programa de Vero (Lozano) tengo la posibilidad de decir a cuantas chicas trans mataron este año, ya son 21.

No hay que renegar de lo que a una le tocó…en los medios está Flor de la V desde el lado más de la vedette, del teatro de revistas, y también Lizy Tagliani que es un huracán del humor y una de las personas más generosas que conocí en la vida…y después estoy yo, pensando, diciéndole en Intratables a una diputada que era una descarada por cobrar lo que cobra.

Esto es importante para la gente en su casa que tienen a una nena o nene trans y no sabe qué va a ser de ellos, estando nosotras en los medios, tan populares, queridas y aceptadas, también le hacemos ver de que no van a tener una vida triste.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota
Vanesa Odino

Vanesa Odino

Comentarios