martes 25 de enero del 2022
REALEZA 28-11-2021 17:11

Aseguran que Charlène de Mónaco se encuentra ingresada en una clínica en Suiza 

Luego de regresar a Europa, se cree que la princesa continúa su recuperación en una exclusiva clínica de Zurich, especializada en adicciones y salud mental. 

Charlène de Mónaco regresó a Europa luego de estar seis meses en Sudáfrica, donde viajó para apoyar la lucha contra la caza furtiva de rinocerontes. La princesa sufrió una infección severa de garganta, nariz y oídos, por lo que tuvo que someterse a varias intervenciones quirúrgicas y no pudo regresar a Mónaco por la imposibilidad de tomar un avión. 

Luego de seis meses la princesa Charlène regresó a Mónaco 
Aseguran que Charlène de Mónaco se encuentra ingresada en una clínica en Suiza

Finalmente, Charlène pudo regresar a Mónaco, y el Palacio comunicó que la princesa se ausentaría y no acudiría a los eventos programados en su agenda. El príncipe Alberto confirmó que su esposa no se encuentra en la residencia real, sino que está recuperándose en una clínica, de ubicación secreta, tras la fatiga física y mental, que al parecer padece como consecuencia de las intervenciones quirúrgicas a las que debió ser sometida. 

Gabriella de Mónaco: La hija de Charlene de Mónaco sorprendió apareciendo en silla de ruedas 
Aseguran que Charlène de Mónaco se encuentra ingresada en una clínica en Suiza

El portal Birds Daily reveló que se cree que Charlène estaría internada en una cínica en Suiza, donde algunos de los miembros de la familia real ya se alojaron allí. Al parecer es una clínica que trata adicciones y salud mental, de manera personalizada, y mantiene discreción respecto a la identidad de sus pacientes. 

La impactante foto de Charlene de Mónaco para concientizar sobre la caza de rinocerontes 
Aseguran que Charlène de Mónaco se encuentra ingresada en una clínica en Suiza

La madre de los príncipes Jacques y Gabriella se encontraría pasando sus días en un exclusivo departamento en Zurich, de 250 metros cuadrados, y con todo lo necesario para continuar con sus terapias, atención y apoyo durante todo el día. 

 

 

El mensaje de Jacques y Gabriela de Mónaco a Charlene: "Te extrañamos mami"

El 19 de noviembre Mónaco se vistió de gala para celebrar su Día Nacional. El príncipe Alberto (63) presidió una misa en la Catedral y un desfile que observó desde el balcón de su palacio con sus mellizos, Jacques y Gabriela -que el 10 de diciembre celebran los 7-. Custodiados por sus tías, las princesas Carolina (64) y Estefanía (56), sus primos e hijos, los niños volvieron a acaparar toda la atención de los monegascos que los aman y están siempre atentos a sus nuevas travesuras.

LOS MELLIZOS DE MONACO
El mensaje de Jacques y Gabriela de Mónaco a Charlene: "Te extrañamos mami"

El principito lució, al igual que su padre, su uniforme de gala y una vez más Gabriela dio clases de estilo. La “it girl” lució un abrigo rosa de alpaca y lana by Brunello Cucinelli, de 1300 euros, sobre vestidito de encaje y boina con adornos de flores de 119 euros. Pero mientras los mellizos ya son famosos por sus monerías y cómplices juegos en los actos oficiales, en esta oportunidad sus miradas tristes y sus rostros serios fueron los grandes protagonistas. Los rumores sobre el presente y el futuro de su madre, Charlene Lynette Wittstock (43) afectaron sus vidas. Y la ausencia de la princesa, a pesar de haber regresado a Mónaco luego de permanecer 8 meses en Sudáfrica, se sintió.

Mientras su padre comunicó que su esposa permanecerá alejada de la vida pública por un tiempo“No es Covid. No se trata de cáncer. No es un problema de relación personal. Y no se trata de cirugía plástica. Su mal no es sólo físico por eso necesita mucha tranquilidad y soledad para recuperarse. Estaba cansada y no era del todo ella misma”, aseguró Alberto. Muy lejos de los rumores los principitos dejaron de lado sus travesuras para levantar carteles que ellos mismos hicieron dirigidos a su madre“¡Te extrañamos mami!” y “¡Te amamos!”, fueron los mensajes para Charlene que les dijeron, los miraba por TV. Con alguna lágrima, Alberto los consoló prometiéndoles “¡Algún día quizás podremos ir a verla!”. Y una vez más, Gabriela, como le gusta hacerlo, protegió y consoló a su hermano como si fuera mayor.

 

 

FF

En esta Nota