jueves 18 de abril del 2024

El poder del pensamiento en la creación del destino, por Eli Palmieri

CREDITO CARAS

Somos unidad con la totalidad. El universo en toda su grandeza y su majestuosidad conforma un todo en el que estamos incluidos, somos parte activa y protagónica.

Es posible desarrollar una vida feliz si logramos simplemente alinearnos a la esencia álmica. El alma es aquello sano, sabio y feliz que tenemos y que opacamos desde la mente.

Es necesario trabajar internamente para reconocer nuestra esencia espiritual a través de la práctica de autoconocimiento, la meditación y el uso cotidiano del silencio. En el silencio interno nos vemos y podemos modificar y transformar aquellos pensamientos negativos y limitantes. Poder vibrar en la grandeza de ser energía fundida en la divinidad creadora nos posiciona espiritualmente, restando entidad a la fuerza potencial de la mente y el Ego. Percibimos al otro de igual manera que a nuestro ser. El igual no se torna como una amenaza ni un ser superior ni el “yo” individual es una amenaza o un ser superior para otros

La práctica de meditación nos ayuda a contemplar nuestros pensamientos, escuchar las quejas del cuerpo, sentir las emociones guardadas. Encontramos los miedos, los enojos guardados bien profundo, las memorias del clan que se activan y reproducen sin control, vemos las negaciones, los estados de intolerancia, las carencias de agradecimiento que a diario atravesamos. En la meditación podemos observar que nos sucede y validar ese conocimiento acerca de nosotros mismos para cuando no estemos en estado de acción pura.

Podemos acceder a la posibilidad de crear nuestro destino deliberadamente al permitir que el alma fluya en la deliberación de nuestros pensamientos. Aquello que viene del alma siempre será en pos del camino sabio y feliz. Aquello que viene de la mente alejada del alma será en pos del ego y nos conducirá a estados de precaria alegría transitoria.

Los pensamientos deliberados son aquellos guiados por el alma, los que desde el estado consciente se transforman en supra pensamientos, es decir pensamientos de perfección universal. Lo que nos sucede es perfecto, porque así debe ser y nos abre el puente de trascender nuestros errores y situaciones limitantes.

No podemos tener el control de los otros, podemos generar fluidez de espíritu en nosotros. Las personas o las situaciones que consideramos nos conducen a frustración, las relaciones desagradables, tensiones y traiciones son en realidad una enseñanza. Algo mucho más grande se halla detrás de dichas personas y situaciones que, en sincronía universal, se presentan en el momento y tiempo perfecto para despertar nuestro interior a la evolución.

El universo es abundante y próspero, como nuestro ser. Sentir carencias de cualquier tipo es desconsiderar la abundancia del universo. Cada día se abre una flor, las olas del mar muestran su fuerza, una hormiga trabaja, un niño nace, el sol abastece con luz y calor, la luna favorece el oleaje, la vida se manifiesta en nuestro ser y en quienes amamos sin darnos cuenta siquiera de esta inmensidad.    

Puedes consultar en Instagram @_elipalmieri

Galería de imágenes
En esta Nota