viernes 23 de febrero del 2024
CELEBRIDADES 08-03-2023 21:23

El príncipe Harry y Meghan Markle bautizaron a su hija Lilibet en su casa de California

Los duques de Sussex le prepararon una íntima ceremonia a su heredera. No estuvieron ni los reyes Carlos y Camilla, ni los príncipes de Gales.

Harry y Meghan Markle bautizaron a su pequeña de 21 meses Lilibet el 3 de marzo. La ceremonia se celebró en su casa de Montecito, en California y fue un rito de la Iglesia Episcopal, que pertenece a la Comunión Anglicana, la misma fe que profesa su padre.La pequeña recibió las aguas bautismales siguiendo la religión de su familia paterna. El portavoz de los duques de Sussex dijo: "Puedo confirmar que la princesa Lilibet Diana fue bautizada el viernes 3 de marzo por el arzobispo de Los Ángeles".

Si bien llamó la atención de que llamen a la pequeña princesa, cuando la llaman Lili o Lilibet, pero se sabe que sus padres siempre quisieron que sus hijas lleven ese estatus de vida ya que técnicamente les corresponde ser príncipes por ser parte de la familia monarca británica. Los reyes Carlos y Camilla Parker, fueron invitados a la ceremonia, al igual que los príncipes de Gales Guillermo y Kate Middelton, pero no estuvieron presentes.

Lilibet
La pequeña Lilibet fue bautizada

Quienes no se perdieron este importante acontecimiento, fue su abuela Dora Regland, quien está presente y comparte momentos con su nieta y el padrino de Lilibet Tyler Perry. Luego del bautismo, la familia preparó una celebración con comida, y baile.

 

La celebración de bautismo de Lilibet

La ceremonia de bautismo de Lilibet tuvo similitudes a la boda de sus padres Meghan y Harry, como una banda que cantaron Oh Happy Day y This Little Light of Mine, la misma que se escuchó el 19 de mayo del 2018 donde los Sussex se convirtieron en marido y mujer.

el bautismo de lilibet
Meghan y Harry en el bautismo de la pequeña Lilibet y su hijo Archie 

Si bien Meghan estudió en un colegio católico femenino, decidió junto a Harry que la pequeña sea bautizada por la fe anglicana para que no pierda el puesto en su línea de sucesión al trono de la corona británica, según lo predispuesto por el Acta de Unión, el Acta de Establecimiento y la Declaración de Derechos del Reino Unido.

J.M

En esta Nota