domingo 17 de octubre de 2021
caras
ESPECTáCULOS | 25-06-2020 15:50

Marina Rosenthal, la viuda de Cacho Castaña, a ocho meses de su muerte

“Todavía siento su presencia” Galería de fotos

Lo amó tanto y él hace tan poco que murió, que es un acto de confianza y valentía conceder una entrevista tan íntima. Hace solo ocho meses que “Cacho” Castaña “se fue de gira”, cuando tenía 77 años. Y su última mujer, Marina Rosenthal (44), hace su duelo: a veces como quiere; y otras, como puede. De ese espacio en el que se sumerge cuando la arrincona la tristeza, sale y entra, intermitentemente. Pero nunca hasta ahora verbalizó de manera pública lo que siente desde que falleció su gran amor, al menos con el corazón tan abierto y vulnerable.

“Soy bastante realista pero también tengo mis mecanismos de defensa. A ‘Cacho’ lo siento muy vivo. Son pocos los instantes en que percibo su ausencia y caigo. Tengo mis momentos en los que lloro o me angustio, pero son períodos muy chiquititos. Es difícil de explicar. Lo he hablado con amigos o familiares, y a ellos también les pasa algo parecido. Lo sentimos tan vivo... Pero tengo mis momentos, y cuando eso sucede soy bastante solitaria. Me encierro, no me muestro. Cuando estoy mal, lloro sola”, le confiesa a CARAS, la tercera esposa del autor de “Garganta con Arena”, quien se había casado por el rito umbanda con la actriz y ex vedette Selva Mayo en los ochenta; y en 2006 con Andrea Sblano. 

   Rosenthal es una psicóloga marplatense, sobrina de los fundadores de la firma Cabrales, de la cual fue Directora de Operaciones Comerciales. También trabajó en el área de Recursos Humanos de Munchis y fue propietaria de un restaurante bar. Actualmente, “sostiene” el Café La Humedad, que abrió Castaña hace cuatro años, persiguiendo el sueño de que no solo sea un lugar de tango, sino para todo artista que desee expresarse.

“Esperemos que en septiembre podamos abrir aunque sea en un porcentaje menor de capacidad. El 11 de junio hicimos un show vía streaming con todo el personal del café, no solo para conmemorar el cumpleaños de ‘Cacho’ (hubiera cumplido 78), sino también para darle un poco de trabajo a tantos artistas que sufren la crisis económica a causa de la pandemia”, cuenta.  

   —¿Era fan de “Cacho” antes de conocerlo personalmente?

   —Me gustaba verlo cuando aparecía en alguna entrevista. Me encantaba escucharlo hablar. Más allá de que también me atraía escucharlo cantar, pero el tango no era mi música. No nací en una casa donde se escuchara ese género. Pero me enganchaba con las cosas que decía y después sí empecé a ir a sus recitales. 

   —¿Cuándo y cómo se conocieron?

   —En 2007, en el Teatro Colonial de Avellaneda. Era un show que hizo para el Día de la Madre. Me lo encontré de casualidad a la salida, en el estacionamiento. Como le había mandado unos obsequios de la empresa de café donde trabajaba, me presenté y le dije que era yo quién le acercó ese regalo. Me agradeció y cada uno siguió su camino. En ese momento ambos teníamos nuestras historias: él era un hombre casado y yo también tenía una relación. Años después nos reencontramos y ahí arrancamos. “Cacho” estaba separado y me llamó para ir a comer. Desde ese día no nos separamos más. 

   —Una química muy fuerte...

  —Esa primera cita fue algo que nos impactó a los dos. Tratamos de frenarlo pero no pudimos. Faltaba que estemos los dos completamente libres (Risas). Eso era lo único que faltaba. Y cuando se nos pudo dar, lo llevamos a cabo. No sabíamos lo que iba a pasar. Nos podía salir re mal, pero salió bien. Mejor de lo que habíamos pensado.

     —¿Qué es lo que más lo sedujo de él?

   —Su forma de ser. Nunca había visto un hombre tan bondadoso como “Cacho”. De un cuidado y un cariño hacia mí, extremos. Su enorme ternura me derritió, fue lo que más me atrapó. 

     —¿Por qué decidieron casarse en 2016, muchos años después?

   —Nunca fui una “Susanita” que soñaba con el casamiento. Me “daba cosa” casarme, no necesitaba ningún papel. Un día estábamos tirados en la cama y me preguntó si quería que nos casáramos en agosto, en el Día de Santa Rosa, porque la mamá se llamaba Rosa. Era el mes de junio, “Cacho” estaba cumpliendo 74 años. Y en dos meses organizamos todo. El 11 de junio festejamos su cumpleaños, el 11 de agosto inauguramos Café La Humedad, y el 31 de agosto nos casamos. La ceremonia la dirigió el Jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta

    —El le llevaba a usted 34 años...

   —Sí, pero jamás aparentaba la edad que tenía. Su mente nunca fue la de un hombre mayor, siempre fue un tipo muy jovial, aferrado a la vida. La diferencia de edad nunca fue un problema para nosotros. 

   —¿En qué momentos siente más notoria su presencia?

   —A veces, cuando estoy en la cama en mi cuarto, de repente miro al baño y me viene un flash de “Cacho”. Lo veo ahí parado... A mí me encantaba mirarlo de espalda cuando se peinaba... Son disparadores con los que me angustio. Trato de irme rápido de esos pensamientos, porque sé que me voy a hundir en la tristeza. Como me angustio mucho, trato de anularlo. A veces estoy llorando “mal” entre quince minutos y media hora, y entonces hablo con él. Le digo que se quede tranquilo, que yo voy a estar bien, pero que a veces necesito llorar. 

   —¿Qué es lo que más extraña?

   —La cotidianidad junto a él. Y su cuerpo. Olerlo, tocarlo, darnos un beso. Eso es lo que más extraño. “Cacho” quería que lo cremaran, y sus cenizas están en casa, en una urnita. La tengo con una luz prendida las 24 horas. Todas las noches antes de acostarme le doy un beso. Sé que en algún momento, de este hábito me voy a tener que desprender. Pero todo a su tiempo. De hecho en la casa dejé todo igual a cómo estaba cuando él vivía. No toqué absolutamente nada. Y así va a seguir hasta que yo me sienta preparada para ir desligándome de algunas cosas.  

   —¿Escucha sus discos?

   —Constantemente y me hace bárbaro. En el auto pongo sus CDs. No me hace mal, porque yo los escuchaba con él, y lo sigo disfrutando de la misma manera. También, al trabajar en el café y estar al frente de todo, estoy constantemente mirando sus fotos, armando videos. Lo que no puedo es ver entrevistas que le hayan hecho en la televisión... 

   —Que era lo que más le gustaba ver antes de conocerlo personalmente...

   —Mirá que loco, te diste cuenta de eso. Yo no lo había pensado. Es así. Me cuesta mirarlo y escucharlo hablar en una nota, que era lo que me enganchó antes de conocerlo. No me había dado cuenta, por eso es bueno hablar. Es muy reciente, para un duelo no es nada. Nosotros con “Cacho” estábamos “7 x 24” (7 días, las 24 horas). Todo el día juntos.

     —Además de sentir tristeza, ¿Se enojó por su muerte? 

   No, para nada... Sería una        desagradecida. Me siento una bendecida por haber vivido el amor como lo viví con “Cacho”... Fui tan feliz como creo que nunca más lo volveré a ser. Pero sí me enojo con el paso del tiempo: cada día que pasa es un día más sin él. El tiempo te va mostrando su ausencia. Pero bueno, es la vida, y de a poco me voy a ir amigando con todo.

   —Además de tiempos hermosos, usted vivió momentos difíciles relacionados con la salud de “Cacho”...

   —Durante las situaciones malas y complejas, como las internaciones o cosas de su enfermedad, siempre teníamos la capacidad de divertirnos. Nunca lo vivimos como con una cruz, incluso esos momentos los hemos transitado con alegría. “Cacho” era un hombre que quería vivir. A pesar de todo lo que le pasaba, él quería vivir. 

   —¿Cómo cree que hubiera vivido esta pandemia?

   —Jamás hubiese querido que  “Cacho” pasara por esto. Si estuviese vivo, mi casa estaría blindada. No entraría nadie, y eso hubiera sido muy fuerte a nivel anímico. Y si se te cae lo anímico, atrás se cae también lo físico. El estar sin trabajo, sin ir al café, con miedo de contagiarse, sin que ningún amigo pueda venir a verlo... Hubiese sufrido muchísimo.

   —Si pudiera estar frente a                “Cacho” un minuto más, ¿Qué le diría?

   Me iría con él. No lo soltaría (Marina estalla en llanto. Fin de la entrevista. El duelo continua).

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota
Fabián Cataldo

Fabián Cataldo

Comentarios