Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

15/12/2016

Las propuestas de Maureene Dinar y su hija Caroline

“imagine mesas agrestes y sofisticadas”

Mientras el año va llegando a su fin, es inevitable no volcarse a los seres queridos. Entre regalos, adornos navideños y los ya clásicos “balances” de un ciclo que se termina, la diseñadora Maureene Dinar, junto a su hija Caroline, devela sus secretos para celebrar a lo grande las Fiestas.
“Me encanta esta época del año y el poder compartirla con mi familia. Es una caricia al alma celebrar junto a mi marido (Quique Klein), mis hijos (Ian, Paul, Kevin, Philippe y Caroline)  y mis nietos (Zaky y Mirko). Este año no vamos a estar todos juntos porque los chicos están viviendo afuera y es imposible coincidir. Yo viajaré a San Pablo para festejar Navidad con Paul, que vive allá junto a su familia. Año Nuevo lo pasaré en Buenos Aires”, dice.
Si bien no todos sus hijos estarán a su lado durante los festejos, ella los siente cerca. Sabe que las circunstancias de la vida hacen que no puedan celebrar todos juntos, pero se alegra al saber que son profesionales respetados y en pleno crecimiento. Mientras Mirko festejará estas Fiestas junto a su abuela, el pequeño Zaky, hijo de ‘Kevo’, se quedará junto a sus padres en Nueva York pero tendrá un lugar especial en el corazón de Maureene.
Amante de la decoración, la diseñadora y artista plástica presenta dos mesas vestidas para celebrar en familia.“La de Navidad la pensé en tonos rojos y verdes. La idea fue hacer algo más agreste y al aire libre, sin dejar de ser sofisticado. En cambio,  para la mesa de Fin de Año utilicé el dorado porque es el color de la energía y la prosperidad. Es una mesa más paqueta pero con el mismo concepto que la navideña: festejar con los seres queridos”, explica.
Para decorar estos dos espacios, Maureene contó con la ayuda de su adorada Caroline. “Es mi gran compañera. Hacemos todo juntas. Es súper pegota y jugamos mucho. Es la luz de mis ojos”, asegura.
Mientras contemplan las mesas que con tanto amor y esmero armaron, madre e hija cuentan que no puede faltar para celebrar la Navidad y el Año Nuevo.“Para el 24 y el 31 no pueden faltar las cosas dulces. En casa llenamos la mesa de ricos y abundantes platos para todos los gustos. La idea es compartir y nos encanta poder hacerlo junto a nuestros seres queridos al menos una vez al año”, expresa.
Tras superar un cáncer de mama, que le fue diagnosticado a fines de 2015 y supo sobrellevar con entereza, la diseñadora, quien ya se encuentra recuperada, espera con ansias estas Fiestas, para las que solo tiene un deseo: celebrar la alegría de estar viva.
“Soy una mujer muy positiva. Todo lo que me pasó fue muy fuerte pero siempre elegí mirar para adelante. Siempre fui muy agradecidad y ahora aún más. Agradezco a Dios todos los días de mi vida. Aprovecho cada momento a full porque la vida es un camino del que no sabemos el final. Hay que festejar siempre y disfrutar del presente, que es nuestro mayor regalo”, confiesa.

PABLO KREIMBUHL.

Agradecimientos: Peinado: Pablo Vella. Dra.
Leticia Davila Dermatóloga. Micheluzzi Zapatos.

Archivado en: ,