Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

17/12/2017

Actualidad

Candela Vetrano, fresca, íntima y actriz consagrada

“Un amor prohibido no puede ser juzgado”.

Comenzó su carrera con tan sólo 12 años en el recordado programa “Rincón de Luz”, luego brilló en “Chiquititas”, “Casi Angeles”, “Súper torpe”, “Vecinos en Guerra” y “Noche y Día”. Hoy, Candela Vetrano (26) ya es una actriz consagrada y atraviesa uno de los mejores momentos de su vida personal y profesional. En su rol de Inés Martínez, en la tira “Cuéntame Cómo Pasó”, es la primera hija de Antonio (Nicolás Cabré) y Mercedes (Malena Solda), es despierta, bonita, sociable y estudiosa. Sufre episodios de violencia y tiene un romance prohibido con el cura de la historia. Acaba de estrenar la serie web “Soy Under” y en una entrevista con CARAS habló de todo: su vida en la pantalla, los amores prohibidos, su pasión por la moda y su pareja, el actor Andrés Gil (27), con quien está de novia desde hace dos años. “Veo el programa como si fuese un espectador. Como el ciclo trata temas de una época que no viví, lo poco que sé es por lo que me contaron mis viejos o mi abuela. Con Historia siempre fui bastante vaga y fue la materia que más me costó, así es que con la serie aprendo. Fue una bola de información y realidad”, cuenta “Cande” con entusiasmo.
—Se la nota como una chica muy sencilla, simple y amorosa, ¿Usted se siente así?
—Tengo momentos. Soy muy sensible y creo que mi dulzura tiene que ver con que soy muy amable. Trato de no jorobar a nadie y ser muy dulce y comprensiva con la gente que quiero y que se nota que me quiere. ¡Pero ojo! a veces soy súper racional y fría.
—En sus redes sociales donde tiene más de un millón y medio de seguidores siempre está subiendo imágenes en donde se las ve muy coqueta, ¿Usted es así en la vida cotidiana o sólo para las redes?
—Soy coqueta; me gusta serlo. Pero también me permito darle días de descanso a la coquetería. Un día como hoy, gris y feo y que no tengo compromisos, me pongo un jogging y ando todo el día así. Igualmente le doy mucho valor a la imagen y por eso me gusta ser coqueta.
—¿Cómo cuida su imagen y su cuerpo?
—Trato de comer bien. En mi casa no me hago una hamburguesa ni loca. Hago yoga dos veces por semana y estoy entrenando. Voy al gimnasio y hago una rutina personalizada con un personal trainer.
—En la ficción, vive un romance con un cura. ¿Ud. se permitiría vivir un amor semejante?
—Yo no me permitiría un amor prohibido. ¡Bah! En realidad, no sé; no creo porque nunca me pasó.
—¿Y qué opina de los amores prohibidos?
—El amor es algo muy fuerte. Y también siento que uno cuando se enamora a veces no se da cuenta de dónde se mete. Cuando uno se enamora no existe el amor prohibido. A una persona lo puede seducir un amor prohibido pero cuando ya vas en busca de él te estás comprando un problema. Si te enamorás de “un prohibido”, fuiste. Tengo muchas contradicciones con el tema. Cuando llega el amor, llega. Los amores prohibidos no pueden juzgarse. Yo no puedo juzgar si está bien o mal.
La producción de CARAS se realizó en un lugar emblemático del barrio de Belgrano como es el “Museo de Arte Español, Enrique Larreta”, que ha sido puesto en valor desde su arquitectura, su jardín y su colección de Arte. El museo, que recrea un palacio del renacimiento español y refleja su “Siglo de Oro” en su colección, reabrió sus puertas el pasado mes de agosto. Candela quedó encantada con el sitio y se divirtió en la sesión fotográfica al aire libre.
—¿Actualmente está en pareja?
—Sí, estoy de novia desde hace dos años con Andrés Gil, que también es actor, trabaja en “Las Estrellas”, estuvo en “Patito Feo” y después vivió 5 años en Italia. Nos conocimos allí. Yo fui a cantar unas canciones de “Súper Torpe”, la tira que hacía con Pablo Martínez. Viajé con un amigo que me ofreció alojarnos en la casa de “Pepi”, que es como le dicen a mi novio, y ahí nos conocimos.
—¿Es celosa?
—No, no me caracterizo ni por ser celosa ni por ser controladora; al contrario, soy súper independiente y quien esté conmigo también lo debe ser. Siempre propongo que la pareja sea así, sin celos y sin posesión. La libertad es algo muy preciado como para perderlo.
—¿Perdonaría una infidelidad?
—La verdad es que no lo sé. Nunca me pasó o nunca me lo contaron (risas). No sé, lo único que puedo decir es que si me engaña con mi hermana no lo perdonaría ni loca (risas). Para perdonar una infidelidad existen variantes que no sé cuáles serían. De lo que estoy segura es que hay gente que perdona y la verdad yo no sé qué haría o cómo reaccionaría ante una infidelidad.
—Dentro de la fidelidad hay permisos, como por ejemplo “mirar a otra mujer”, “salir hasta la madrugada”… ¿Usted las tolera?
—Cuando estás en pareja vale todo. Hay permiso para todo. Pero no para engañar. La libertad está ante todo. Nada en uno tiene que cambiar por estar en pareja. Es más, si lo veo mirando a otra mujer lo charlamos y le digo “¡Mirá que linda esa chica..!” Qué sé yo…
—En la ficción sufrió de violencia de género, ¿Cómo lo vivió?
—Fue fuerte porque yo nunca experimenté una situación violenta. Jamás me tocó padecer un hecho de violencia, entonces lo tuve que actuar por completo. No estuve ni siquiera cerca de un insulto o un mal trato; siempre bien lejos de algo así. Con la violencia jamás conviví. Mi casa y mis novios, siempre fueron amorosos.
—¿Soportaría o perdonaría un hecho de violencia en su vida?
—¡De ninguna manera! ¡Ni loca! La violencia jamás puede estar en mi vida. Yo en ninguna relación permitiría ni una subida de tono en la voz, mucho menos un insulto. Pongo el freno y paro todo. El respeto es la primera barrera.
—¿Se ve casándose o formando una familia?
—Con respecto a casarme no tengo ni idea. Un día pienso “¡Ayyy! Me gustaría casarme”. Al siguiente digo “¡No me caso ni loca!” Pero sí sé que voy a formar una familia y que voy a ser madre.
—Acaba de lanzar una serie web que se transmitirá por la plataforma de la Universidad de 3 de febrero ¿Cómo es la historia?
—Es una serie web que trata de una chica que se llama Kiki Vega que estuvo 10 años haciendo una novela, “Mar de Amor”, y en la décima temporada le avisan que no va a seguir, entonces ella se entera que un director muy importante viene a la Argentina para hacer un casting y quiere ser su actriz fetiche. Ahí se mete en el ambiente “under” y deja el “prime time” y trata de convivir siendo algo que no lo aprendió. Y la serie ridiculiza a esas dos partes. Se podrá ver desde la plataforma de la Universidad Nacional de 3 de febrero que es “un3.tv”. Y ya están todos los capítulos subidos.

Por Federico Levin
(Producción: Alejandro Luciani)

F. DE BARTOLO/PERFIL

Agradecimientos: Make Up Greta Mura para “Juicy Make Up” con productos Lòreal. Peinó Juan M. Cativa para “Mala Peluquería” con productos Pantene. María Gorof. Mila Kartei. House of Matching Colors. Lulu Martins. Mishka. Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires. “Museo Larreta” y staff.

 

Archivado en: