Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

22/09/2018

La madre de Máxima de Holanda encuentra el consuelo en la familia real después de un trágico año

En el día del principe, la reina recibió a toda su familia después de la muerte de Inés Zorreguieta. Detalles en la nota

Pasaron tres meses de aquel episodio que sacudió a la familia real. Precisamente María del Carmen encontró al cuerpo de su hija Inés Zorreguieta, en el barrio porteño de Almagro.

La familia argentina de la reina nunca fue participe de los actos oficiales de la corona de los Paises Bajos, debido al pasado político de su marido, quien fue funcionario en la ultima dictadura.  La mamá de Máxima no fue invitada a la boda de su hija, en 2002, ni a la coronación de los reyes, en 2013. Sólo participaba en los actos considerados íntimos, como los bautismos de sus tres nietas.

El tercer martes de septiembre es una fecha clave para los holandeses, ya que se celebra el  Día del Príncipe, día en el que se da inicio al año parlamentario.

Lee también: A un mes de la muerte de su hermana, Máxima Zorreguieta se refugia en su familia

Es por que esta aparición fue considerada para la prensa mundial como la aceptación oficial de Casa Real. “Los Zorreguieta ya son bienvenidos en la vida pública de los soberanos holandeses tras años apartados”, publicó el diario español El País.

Ahora bien la celebración, tuvo otros tintes de color, este año los Reyes han vuelto a utilizar la Carroza de Cristal ya que la Carroza de Oro está siendo sometida a una profunda restauración que se prevé dure hasta 2021.

Lee también: Una alegría para la Reina Máxima: se agranda la familia real

Este medio de transporte fue un obsequio de la ciudad de Ámsterdam a la reina Guillermina en el día de su investidura como Soberana en septiembre de 1898 y tradicionalmente ha sido utilizada en el Dia del Príncipe como medio de transporte de los Reyes en su camino al Parlamento.

En cuanto al Look de la Reina Máxima ha sido perfecto. La soberana presumió un vestido de muselina en tonos pastel de la diseñadora italiana Luisa Beccaria, que fue el centro de atención. Lo supo acompañar con una pequeña cartera de Dior y joyas minuciosamente elegidas que pertenecen a la colección privada de  la corona.