sábado 16 de noviembre de 2019
caras
ACTUALIDAD | 08-12-2017 07:59

Alberto Cormillot y sus tres nietas

“Me dicen el abuelo loco” Galería de fotos

Como cada día, la alarma del despertador suena, religiosamente, a las 4:00. Lejos de quedarse remoloneando, Alberto Cormillot (79) salta de la cama como si fuera un resorte. No hay tiempo que perder y son muchas las actividades para realizar durante el transcurso de la jornada. Después del baño y un desayuno completo y equilibrado, carga su notebook y sus 4 teléfonos celulares, los que serán de mucha utilidad. Al rato ya está sentado en el estudio de Radio Mitre, donde desarrolla diariamente su columna médica en el programa de Marcelo Longobardi (56). De ahí va a su clínica, luego al hospital, después a “Alco” (Asociación Lucha Contra la Obesidad) de allí a la Facultad a dar cátedras, y después a baile. “No percibo la vida de otra manera”, cuenta. Y luego agrega: “Los fines de semana también tengo mi rutina de baile en dos jornadas pero eso forma parte de mi descanso. Me gusta estar bien activo, aunque también puedo estar en las vacaciones sin hacer nada, en la playa y leyendo”. Recién mudado a una casa con mucho espacio verde y una piscina, Cormillot afirma que su nuevo lugar es encantador y ahí se queda los fines de semana para estar con sus perros, nadar y leer, rodeado de la naturaleza.

Sin dudas, el médico especialista en obesidad destaca de entre todas sus actividades el tiempo compartido con sus nietas, las mellizas Abril y Zoe (17) y Emma (7), con quienes almuerza y cena al menos dos veces por semana, pero lo que más disfrutan juntos es la rutina de danza. “Es genial porque en los ensayos nos divertimos mucho. Me siento muy cómodo con ellas. Es un vínculo raro y no es habitual una relación así entre abuelo y nietas. Ellas, además la pasan bien y por eso me dicen `el abuelo loco´”, se ríe del ocurrente apodo que le pusieron las niñas. Así, se reúnen para practicar la rutina y las chicas se sorprenden al ver al abuelo que con tanta agilidad se cuelga con sus arneses en las alturas. Las mellizas cursan el último año de la escuela secundaria y están en plena adolescencia. “Eso es fenomenal. Si bien el padre (el médico Adrián Cormillot) asegura que están un poco rebeldes, conmigo son fenómenas”, asegura enfático. Y continúa: “Zoe es muy activa y Abril es tranquila. Ambas tienen una gran destreza y bailan mucho mejor que yo. La chiquita es pura alegría. Se integra sin problemas y es muy sociable y, a medida que va creciendo, tenemos más conexión”, afirma.

Mientras posa, las abraza, las besa y las mima sin parar. “Estoy tan feliz de tenerlas”, repite. “Son buenas personas, responsables estudiantes y muy buenas con la familia. Son solidarias y además muy artistas”. advierte.

Entre ellos hay una diferencia generacional muy importante, la que se desdibuja en la sala de ensayos: “El hecho de que bailemos juntos rompe todas las barreras. Las influencié para que empezaran a bailar conmigo y enseguida se engancharon”. Y concluye: “Soy un agradecido de la vida que me dio muchas cosas y mis nietas son lo mejor que pude haber recibido”.

por Leticia Pomo

(Producción Alicia Blanco)

ERNESTO PAGES

Agradecimientos: Make Up y Pelo, Belén Fiorito y Barbi Alcalde para Estudio Belén Fiorito. Rimmel. Mimo. Sweet. Vestuario teatro Julio César. Matías Begni.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Música

Bambi: "Vuelve a casa"

Espacio Publicitario