lunes 30 de enero del 2023

Juguetes sexuales. ¿Si o no? La Dra. Passarotti te responde

CREDITO CARAS

Antiguamente se ocultaba tanto la venta o el acceso a los juguetes sexuales como se ocultaba en si la sexualidad en general. Aun se percibe en las consultas la vergüenza y culpa de la utilización de los juguetes. Cuando los mismos tienen como objetivo aumentar el placer, la excitación, intensificar los orgasmos o facilitarlos, sea en una sexualidad solitaria o compartida. Hay gran variedad de ellos, solo es cuestión se conocerlos.

Hoy ya no existen esas zonas oscuras llamadas Zonas rojas. Existen grandes tiendas donde encontramos un universo de diversión. Alguna vez entraron a un sex shop? Probablemente se respondan a si mismos que no lo harían, y esas son las respuestas que recibo a diario. Ansiedad y vergüenza de preguntar al vendedor/a sobre sus funciones y usos. Primero sugiero preguntarse qué se quiere sentir para decidir por el juguete.

EL juguete sexual más antiguo (al menos de los hallados hasta ahora) es el Falo de Tubingen. Se trata de un objeto de piedra de 20 x 3 cm, de punta roma delicadamente pulida con forma perfecta de falo que data de hace 28.000 años. Hoy contamos con dildos, dilatadores, vibradores, succionadores, anillos, bolas chinas, arneses, mangas y muñecas/os. Aclaro que el dildo se utiliza como sustituto del pene y puede ser con vibración o no, simple, doble o múltiple.  Estimulan los físico, lo psicológico, nos conecta, nos divierte. Siempre y cuando sean utilizados con cuidado, limpios y bajo consentimiento.

Cuando las pacientes me preguntan sobre los juguetes: Si, claro! La sexualidad es libre, creativa, estimulante, inspiradora. Nuca es tarde para usarlos. Recomiendo previamente una consulta para elegir lo más adecuado y acorde al objetivo personal o de pareja.

Fueron tomando protagonismo con el tiempo. Evolucionaron, pasaron casi naturalmente a ser un objeto tosco a ser bellos objetos cada vez más cómodos, efectivos, estéticos, delicados y eróticos con hermosos diseños. Hay quienes deciden entrar en el mundo del juguete y quienes no. La satisfacción depende de uno mismo/a, el jueguete acompaña. Yo los llamo, accesorios del placer.

Dra. Passarotti

@sexualidad.dra.passarotti

[email protected]

           

               

 

Galería de imágenes
En esta Nota