jueves 22 de febrero del 2024

Psicopatologías Narcisistas: El Trastorno de la Personalidad Antisocial

CREDITO CARAS

El psicópata no es el asesino que vemos en las películas. Los psiquiatras clásicos decían que se tornan banqueros despiadados, políticos, economistas, sacerdotes, usureros, etc. 

Pinel los consideraba "maníacos sin delirio" (porque se mantenían en la realidad pero con características de la manía como la fuga de ideas, sobreexcitación, ansiedad, ánimo eufórico/irritable).  

Maudsley habló de "imbecilidad moral" (forma de insuficiencia mental que impide adaptación a las normas/sociedad). Destacaba que no tenían maldad sino que carecían de herramientas para comprender los afectos de otros y el alcance de sus acciones. 

Durante su desarrollo infantojuvenil, estas personas (mayormente varones) sufren de baja autoestima, responsabilizan a otros por sus deficiencias/fallas/frustraciones, y engañan siempre que pueden.

Tienden a manipular para sentirse audaces. Lo manifiestan tratando de no devolver dinero prestado, se inclinan a los juegos de azar, en los que -encima- hacen trampas. Les gusta apostar, para ganar algo sin esfuerzo y con la astucia pretendida.

Manejan borrachos a toda velocidad, rompen reglas. Cuando son jóvenes, prefieren estar en compañía de personas de mayor edad, estableciendo relaciones sexuales tempranas, aunque no sepan lo que significa el amor hacia otros. 

Cuando les llega la disciplina merecida, tergiversan los hechos para salirse con las suyas. Si se los sorprende, se justifican con excusas banales e infantiles.

Les fascina el dinero -especialmente cuando es mal habido- porque piensan que el hecho de tenerlo, los hace grandes e inteligentes.

Lo que constituye en sí un espectáculo sombrío es que por ser impulsivos y hedonistas, la experiencia de las drogas permanece muy cerca para ellos y pueden tener problemas de adicciones.

Viven un mundo de envidia y resentimiento, ya que saben que nunca lograrán ser lo que más desearían: ser personas merecedores de respeto.

Según los seguidores de Cleckley, lo que los domina es la binariedad. Placer y odio. Pasión y envidia. Pero, más que nada, miedo y cobardía.

Ya en el DSM-5, se oficializa este perfil como trastorno de personalidad antisocial, y está incluido dentro del grupo de desórdenes relacionados con comportamientos dramáticos, emocionales o erráticos. Se suelen vincular con el trastorno de la personalidad narcisista.

Las características son las siguientes:

1. Capacidad de actuar jovial y encantadoramente

2. Facilidad para adular y manipular las emociones de otras personas

3. Tendencia a quebrantar la ley constantemente

4. Inclinación a descuidar su propia seguridad y la de los demás

5. Preferencias por inmiscuirse en el consumo de drogas

6. Compulsión vinculada a mentir, robar y pelear con frecuencia

7. Dificultad para sentir culpa y remordimiento

8. Presentarse, frecuentemente, como molesto o arrogante

En síntesis: son personas que presentan un desorden mental que afecta, principalmente, a su entorno. ¡Si creés que alguien o vos mismo, necesita ayuda, contactate!

Psicóloga MN. 57.457 

Abogada Tº92 Fº959

Presidente y Fundadora de Asociación Psicoasistencial Eutimia

https://www.instagram.com/piamartina.ok/

[email protected]

Galería de imágenes
En esta Nota