jueves 6 de mayo de 2021
caras
CELEBRIDADES | 10-02-2021 15:20

Mica Viciconte y Fabián Cubero: "Soñamos con tener un hijo"

La pareja habló de sus proyectos a futuro y abrieron la posibilidad de agrandar la familia. Galería de fotos

Hace tres años Micaela Viciconte (31) y Fabián Cubero (42) conocieron las paradisíacas playas de la Riviera Maya y desde entonces eligen ese destino para sus vacaciones: palmeras de hojas verdes que bailan al compás del viento y parecen tocar el cielo, arenas suaves, blancas, y aguas templadas y cristalinas que invitan a bañarse mientras se ven los peces de colores jugando en el mar.

   La pareja viajó a Playa del Carmen, México, para disfrutar de unos días en el Gran Palladium, el resort que Mica describe como “Mi lugar en el mundo”. La rutina de vacaciones incluyó largas jornadas de playas y piletas, juegos y hasta deportes extremos para  Mica, quien es una amante de la aventura y la adrenalina.  A su regreso hablaron con CARAS     sobre su viaje, su vida y el sueño de un hijo en común “Este verano elegimos el  White Sand.  porque viajamos con las hijas de Fabián (Indiana (13), Allegra (10) y  Sienna (6) frutos de su relación con Nicole Neumann) y es ideal para las vacaciones. No paramos en todo el día. Pasamos unos días divinos. Las nenas se divirtieron con los toboganes y jugaron mucho con nosotros. Logramos concretarlo y respetando los protocolos porque estamos en pandemia. Es un hotel increíble. Ya fuimos tres veces a México y está claro que nos gusta y nos atienden re bien. En mi caso, amo la playa, no soy una chica de shopping. Y con Fabián nos complementamos para poder hacer lo que nos gusta a los dos y estemos súper bien. Arranqué el año así. Más no se puede pedir”, cuenta Micaela.

   —¿Qué es lo que más disfrutaron de estas vacaciones después de un año atravesado por la pandemia del coronavirus?

   —Micaela Viciconte: El 2020 fue un año muy fuerte y la verdad es que los dos queríamos vacaciones. El año pasado estuvimos en TRS de adultos pero este año elegimos el White Sand porque es ideal para estar en familia. La atención de la gente es amorosa, las habitaciones son un sueño y las comidas merecen una capítulo aparte. Tienen muchos restaurantes con platos típicos:  hay comida mexicana, japonesa, italiana, argentina. También ofrecen muchos shows. Durante el día salimos a recorrer, hicimos   excursiones y todo estuvo bien. Disfruté a pleno sobre todo en la playa porque me transporta a un momento de paz increíble. Hay unos tragos increíbles. Además, todos los días son buenos. Si       llueve, es por un ratito y para. 

   —Fabián Cubero: Arrancamos bárbaro. Habíamos estado el año pasado en el Gran Palladium de parejas y nos encantó. Este año, como quisimos viajar en familia, elegimos ese porque tenía más amenities y fue ideal para estar con las nenas. Este viaje fue muy esperado, muyyy… Por suerte lo pudimos concretar. Hicimos una excursion a Xel-Há y anduvimos en tirolesa, bicicleta en altura y otros atracciones con mucha adrenalina. Sólo hicimos esa salida porque nos gusta hacer pileta y playa. Fueron días espectaculares. Se pasan volando. Nos gustaba ir cada día a desayunar a un restó distinto para probar todo y descubrir sabores diferentes.

   —Si tuvieran que volver a empezar ¿Qué cosas no volverían a hacer?  

   —M.V. Haría todo igual aunque quizás trataría de no enojarme tanto. Uno aprende de los errores cometidos. Yo siempre fui directa, me gusta decir las cosas de frente, genuina. Siempre fui una persona justa. No me gustaba que le hicieran daño a mis compañeros y me metía a defenderlos. Me gusta ser así y sé que tengo errores pero trato de mejorarlos.

   —F.C: No cambiaría nada. Como dice Mica, uno aprende de lo que no hace bien y trata de no repetir los errores.

   —¿Pudieron encontrar una parte positiva en esta etapa de pandemia que aún no termina?

M.V: Más allá de lo malo que nos pasó a todos, reconozco que con Fabian nos reencontramos, nos unimos más. Nunca peleamos y eso que pasábamos todo el día juntos en un departamento. Nos divertíamos cocinando y haciendo videos de tik tok.

   —F.C. Siempre tratamos de buscar lo bueno pero la verdad es que en el 2020 se sufrió bastante, lejos de los afectos. Se hizo complicado no viajar a Mar del Plata a ver a mi familia. A todos nos pasó. Postergamos proyectos. Yo tenía mi partido despedida y lo pospuse. Pero con Mica la pasamos bien y hasta nos divertíamos estando juntos.

   —¿Qué proyectos tienen para este 2021?

   —M.V: Vamos a ir viendo a medida que pase el año, por ahora trabajo con redes sociales que me encanta y son mi fuerte. Me gustó estar en el Programa de Pampita Online, en Net y estoy en “Bienvenidos a Bordo” el programa que conduce Guido Kaszka. Iré viendo. Tengo proyectos para hacer algo con Fabián pero  no los comento porque hay mucha mala energía y temo que se nos pinchen. 

   —F.C. Me gustaría poner una fecha, cuando se pueda, para concretar mi partido de despedida que el año pasado no pude hacerlo.

   —¿Cómo cuidan su imagen?

   —M.V: Me gusta comer bien y lo equilibro haciendo actividad física que me encanta. Entrené mucho al empezar la pandemia y luego dejé. Y ahora, al volver a Buenos Aires, volví a ejercitarme con Fabi,  supervisada por mi hermana Lara Viciconte que es profe de Educación Física y la médica deportóloga Romina Salerno. Es una capa que nos preparó una dieta y nos cuida un montón.

  FC. A mi también me encanta comer pero corro, camino, hago actividad física, juego con Mica y las nenas, entreno por el fútbol. Pero mi cuñada y Romina son dos genias que nos ayudan mucho.

   —Este año pasaron de vivir de un departamento a una casa. ¿Eso cambió sus vidas?

   —Si! Nos mudamos a una casa y vivíamos en un departamento así que al principio nos faltaban muchas cosas: muebles, camas, los fuimos completando de a poco. Ahora estamos felices y la casa aportó espacio y bienestar aunque en el departamento también éramos felices.

   —F.C. Todos los cambios fueron para bien. Hicimos todo juntos. Y eso enriquece a la pareja más allá del estrés.

   —¿Qué es lo que más les gusta del otro?

   —F.C: Lo que más me atrae de Mica es lo buena persona que és. Está siempre pendiente de mí, de cómo hacerme feliz . Me enamora la relación que ella tiene con mis hijas. Es un punto más que importante como hombre y como padre. Es una chica muy compañera que se preocupa por verme bien. Disfrutamos juntos porque nos gusta hacer deportes o actividades, somos competitivos en el buen sentido, tenemos muchas cosas en común, momentos de romanticismo. Nos matamos de risa juntos. Somos el uno para el otro. 

   —M.V: Es súper compañero. Nunca está de mal humor para eso estoy yo (risas). Vivir con él es divino.

   —¿Son románticos?

  —Si. Sobre todo a la noche. Cuando quedamos solos y es la  hora de la charla, de los mimos, lo más lindo es el abrazo antes de dormir que es algo tan hermoso.

   —F.C: Nos encanta charlar mientras disfrutamos de una copa de vino, relajados.  

   —¿Como se adaptan a esta nueva normalidad?

   —M:V: No sabía acerca de lo que era el coronavirus y creo que aún falta saber más y en ciertos temas seguimos a la deriva. Usamos mucho alcohol en gel, mantenemos la distancia. Cuando autorizaron los encuentros bajo ciertas normas, me costó reencontrarme con amigos. Por una cuestión de cuidado. Algunos me decían ¿Qué pasa? ¿No nos querés ver? Y no era eso. Sólo que me sentía responsable. Y de a poco voy saliendo de la burbuja. Hay que cuidarse y cuidar a los demás. El miedo no es bueno, tampoco ser paranoico pero estamos bien. Hace unos días, con todos los cuidados correspondientes, me tatué el nombre de mi perra “Aloha” que es como mi hija, y pronto me tatuaré “Frida”, el de la perrita que adoptamos hace poco. Me los hizo Chatrán Tatoo, que siempre lo tatuó a Fabián. 

F.C: Sufrí mucho el alejamiento de mi familia. Mucho. Yo a los 16 sufrí el desapego cuando dejé Mar del Plata y me vine a vivir a una pensión del club, me fui planteando mi carrera y fue mucho con sacrificio y voluntad y encontré la forma de ir creciendo. Siempre logré todo con mucho esfuerzo. Y este año reviví algunas           penas vividas al no poder ver a mi familia.

   —¿Este año les gustaría tener un hijo?

   M.V. Me encantaría. Sobre todo porque yo no tengo hijos. Pero siempre consensuado con Fabi. Muchas veces me inventaron embarazos, la última vez fue  porque tenía un poco de pancita por haber comido de más. Pero si, soñamos con tener un hijo y será cuando tenga que ser. Este año cumplimos cinco juntos.

   —F.C: Como te dije antes, nuestra pareja se consolidó mucho y me gustaría seguir disfrutando juntos con Mica, solos y en familia. Y ver que otro proyecto podemos consolidar, como el de tener un hijo juntos. Por ahora lo cierto es que nos hemos afianzado mucho y eso es lo más importante.

 

Galería de imágenes

En esta Nota
Rebeca Peiro

Rebeca Peiro

Comentarios