martes 16 de agosto del 2022
ACTUALIDAD 01-11-2016 10:46

Panam, nuevamente embarazada, con su hija Sofía

"Una vez más, nace la ilusión". Galería de fotosGalería de fotos

La vida se encargó de recompensar su espíritu noble y bondadoso. Si bien la pérdida de su hija Chiara fue el golpe más duro en su momento, hoy  Laura “Panam” Franco celebra la mejor noticia: está nuevamente embarazada. Su marido, el abogado Ricardo Pini, su hijo Luca y la pequeña Sofía de un año y medio, completan su felicidad y la acompañan en la dulce espera.

Luego de realizar el tratamiento para tratar su trombofilia y realizarse los estudios de avanzada de Babygen la animadora infantil se puso a la orden de Hilda Ruda Vega su médica de cabecera y de Adriana Sarto, su hematóloga, para transitar el embarazo con mayor tranquilidad. “Una vez más nace la ilusión. Pasé los momentos más difíciles y gracias a mi familia me puse de pie. La noticia de este embarazo me llena de felicidad. La luz vuelve a iluminar mi vida.Todo marcha en excelentes condiciones”.

El sábado a la tarde, Laura paseó con su hijita Sofía por la zona de Palermo y si bien, aún no se le nota la pancita, está embarazada de cuatro meses. Impecable, con jeans y  zapatillas cancheras y llevando de la mano a su princesita, “Panam” saludó a todos los que la reconocieron y le demostraron su afecto. En este momento, el recuerdo de Chiara está más presente que nunca en su corazón. “Mi hija se transformó en lo que yo llamo `amor en acción´. Se potenció mi necesidad de hacerme tiempo para visitar hospitales o fundaciones con el fin de dibujarle una sonrisa a los chicos que más lo necesitan. En mi programa difundo las acciones solidarias. Estoy convencida de que todo lo bueno que me pasa me lo manda mi hija desde el cielo”, dijo a CARAS.

Mientras disfruta de su gestación, su programa de El Trece, “Panam y Circo” está más vigente que nunca. En cada una de sus presentaciones en distintos lugares del país, ella se entrega a pleno al amor de los chicos. “La pureza que hay en la mirada de un niño siempre será atemporal. La capacidad de asombro que tienen es el tesoro más preciado y es el que todo adulto tiene que intentar conservar. Gracias a mi niña interior pude conectarme con ellos. Y  me ayudaron muchísimo en los momentos más difíciles. Logré transformar lo triste en algo positivo”, afirma Laura.

Tras la trágica pérdida de Chiara a quien alcanzó a tener en sus brazos, Laura pasó los momentos más tristes y duros de su vida junto a su marido, pero dos años después, en abril de 2015, su rostro se iluminó con la llegada prematura de Sofía. No fue un parto fácil y tuvo que permanecer en reposo gran parte del embarazo. Pero esa etapa quedó atrás. Hoy la pequeña es su mejor discípula: coqueta, femenina y enamorada de su mamá no hay plan más hermoso que pasear juntas. Su hijo mayor, Luca, sigue siendo su debilidad y su gran amor. Hasta la ayudó a componer la letra de “La Chancleta”, la canción dedicada a Sofía mientras que su marido disfruta a pleno de su familia y de la buena nueva.

Sin dudas, el embarazo de Panam es la mejor esperanza para todas las mujeres que vivieron situaciones similares a la suya. Y ella lo sabe, y se maneja con prudencia y con la dulzura que la caracteriza y la convierte en la elegida por grandes y chicos. En esta etapa, quiere estar relajada y refugiada en sus íntimos. Los mismos que cobijaron su desconsuelo y hoy comparten su felicidad. No le importa demasiado el sexo del bebé que viene en camino. Está abocada a que todo salga bien para aumentar la familia que recibe a cada paso la bendición de Dios y de su angelito de la guarda, su hadita del alma, como definió a su recordada hija Chiara en la carta que le escribió en las páginas de CARAS y que hoy parece más vigente que nunca: “Siempre serás mi princesita, la dulce bebita, hadita de Dios”. “¡Y claro que siempre serás... porque siento a tu corazón latir más que nunca dentro mío! Es doloroso el vacío de tu partida, sólo se llena cuando te siento en mi corazón, cuando te hacés carne en mí. Mamá quiere agradecerte los maravillosos nueve meses que has jugado y soñado dentro de mi panza. Mi dulce bebita, hadita de Dios. Te amo, Chiarita”.

Por Rebeca Peiró.

Fotos: Marcelo Dubini.

Galería de imágenes
En esta Nota