domingo 26 de mayo de 2019
caras
ACTUALIDAD | 24-03-2017 10:10

Facundo Pieres vivió un gran susto en Palm Beach

En la reedición del clásico entre los Pieres y Cambiaso. Galería de fotos

Desde hace varios años hay un duelo en el polo que se lleva todas las miradas: Ellerstina contra La Dolfina. Esa batalla a caballo que suele librarse en las instancias definitorias de cada Abierto argentino, tuvo su correlato en los Estados Unidos, durante el Torneo Internacional de Polo de Palm Beach. Ese clásico que podría decirse “internacional” tiene nombre y apellido: Facundo Pieres (30) y Adolfo Cambiaso (41). Los dos mejores jugadores de polo de la Argentina, algo así como el Maradona y el Messi de los chukkers, son contemporáneos para suerte de los Fanáticos de ese deporte que atrae a millonarios del mundo que pugnan para tenerlos en sus equipos. Así ocurre a cada temporada en Wellington, pequeña y exclusiva localidad de Palm Beach, donde se disputa una de las fechas internacionales de polo. En ese escenario, Facundo, junto a su primo, “Polito” (el candidato de Barbie Vélez), defiende la camista de Orchard Hill, que enfrentó en un cuadrangular al team de “Adolfito”, “Valiente”. En un disputadísimo partido, el ex de Paula Chaves no pudo resistir los embates del esposo de María Vázquez (41), que torció el tablero a su favor con un 14-10 final. Aunque en el deporte los partidos no se merezcan, sino que se ganen, el crack de los Pieres no pudo revertir el resultado a pesar de haber convertido él sólo todos los goles de su equipo (6 por penal y 4 desde el campo de juego).

“Fue difícil. Ellos tienen un buen equipo y nosotros no jugamos del todo bien. Tuvimos momentos buenos y otros más o menos, y contra equipos como estos no podés tener momentos flojos. Nos metieron un par de goles producto de desconcentraciones nuestras y creo que por ahí anduvo el partido. Si hubiesemos estado más concentrados y enchufados quizá hubiesemos tenido otra oportunidad, pero también sabiendo que no era un partido de vida o muerte y ganando o perdiendo era lo mismo, eso no ayudó mucho a la cabeza para entrar concentrado”, explicó Facundo que, de todas formas jugará la semifinal, así que en caso que ambos equipos ganen su llave, podrían reeditar un final con sabor a revancha.

Frente a semejante esfuerzo, al final del partido Facundo debió ser asistido por el fisioterapeuta del equipo quien lo ayudó a elongar y a descomprimir una molestia muscular producto del fuerte desgaste. A su lado, su mujer, Agustina Wernicke, quien estuvo siempre a su lado en compañía de una simpática perrita. Como siempre, “Adolfito” fue escoltado por su esposa, quien estuvo en compañía de sus hijos, Mía (14), Myla (6) y Adolfo Jr. (11).

“Me quedo en Estados Unidos lo que queda de marzo y abril, porque todavía nos resta disputar el US Open. Después vuelvo 10 ó 15 días a Buenos Aires, que se me pasan volando, y de ahí nos vamos para Europa, a Inglaterra y a España”, adelantó Pieres, quien espera ansioso la revancha, esperada para el próximo fin de semana en caso de que tanto su equipo como el de Cambiaso superen la semifinal.

Informe: Verónica Stefani

Fotos: Guillermo D’Ambrosio

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Minuto de Noticias

Resumen informativo

Los principales acontecimientos de la jornada.

Espacio Publicitario