miércoles 25 de noviembre de 2020
caras
ESPACIO NO EDITORIAL - CARAS LIKE | 12-11-2020 15:56

“Hay decenas de casos en los que no aceptaría ser defensor”

Con una vasta experiencia judicial, el Dr. Francisco Antonio Cayetano Saracino define cuál debería ser el rol de la Justicia en la coyuntura actual. Galería de fotos

El estudio del Dr. Francisco Antonio Cayetano Saracino, con oficinas en Puerto Madero y en la Provincia de Buenos Aires, ha asumido hasta la fecha cantidad de Defensas Penales. Además, ha intervenido en muchas denuncias y querellas, especialmente en delitos contra la integridad sexual. Su estudio jurídico se dedica a varias ramas y disciplinas, como el Derecho de Familia, Sucesiones, Contratos y reclamos en la Justicia del Trabajo. Ante la pregunta de qué lo se define como profesional, la respuesta del Dr. Saracino es clara: “obsesión por los detalles, olfato y dedicación, que son las claves
para un servicio jurídico de excelencia”.

Con el Dr. Maximiliano Rusconi, de quien es colega y ex alumno, como máximo referente en el Derecho penal y con una gran admiración por el Dr. Miguel Ángel Pierri, Francisco Saracino se graduó de abogado en la Universidad Nacional de Lomas de Zamora y tiene una especialización en Derecho Constitucional.

¿Qué defensas no asumiría de ninguna manera?

Por supuesto, hay decenas de casos en los que no aceptaría ser defensor. Los abogados que afirman lo contrario lo hacen por ignorancia o, en algunos casos, por un sentido de la moral sospechosamente flexible. Si me preguntás qué caso, por ejemplo, no tomaría, te respondo lo mismo que a todos: cualquiera que tenga como imputado a miembros de organizaciones de trata de niños y adolescentes. En Argentina desaparecen miles de niños y niñas al año, y la mayoría son trasladados de provincia y utilizados para explotación sexual. En otros casos terminan en tragedia. Mi conciencia no me permite
defender ese tipo de gente. Soy abogado, no un mercenario. Además, soy padre.

¿Cómo les afectó a los abogados el aislamiento social preventivo y obligatorio?

Fue una cachetada para todos. En lo Civil y Laboral se suspendieron todas las audiencias y alegatos previos a las sentencias, hasta el año próximo, y así los clientes ven su cobro más lejano. Y a nosotros nos afecta, porque si el cliente no cobra, el abogado tampoco. Fue un año casi perdido. El Covid-19 nos obligó a reinventarnos. Problemas de esta magnitud muestran que la incorporación de tecnología puede ayudar a que el sistema jurídico funcione de manera fluida. Tenemos que repensar el ejercicio de la abogacía, ser creativos y rápidos. Hace como diez años, un abogado norteamericano, Richard Susskind publicó The End of the Lawyers? (¿El fin de los abogados?). Allí, analizaba los obstáculos profesionales con los que tropezamos y nos invitaba a la reinvención. Parece que tenía razón.

¿Cómo ve a futuro su profesión en el mediano plazo?

Pregunta difícil. Bueno, en los últimos años hubo múltiples cambios que desafiaron la manera tradicional de nuestra actuación como abogados o profesionales del Derecho. La corporación política-judicial tomó nota de eso y de la conveniencia de que las actividades jurídicas se apoyen en la digitalización. Antes, por ejemplo, teníamos un vencimiento en Quilmes a las 8am, luego una mediación enCapital a las 10 am y luego una audiencia de testigos en San Isidro a las 12, quiero decir, tiempos cortos y distancias largas ¡un día de locos!

Hoy, las presentaciones electrónicas o algunas audiencias por videollamada facilitan mucho las cosas. Sólo falta voluntad política y de la Corte para que permitan tomar audiencias de vista de causa, esto es la confesional y la de testigos, de manera ordenada, con protocolos de distancia, para que podamos cerrar el período de prueba, alegar y pasar a sentencia. Los jueces, desde su comodidad salarial, se olvidan que los créditos laborales en juicio, y nuestros honorarios. son de carácter alimentario.

Creo que Argentina necesita medidas urgentes que den solución a temas trascendentales. Una justicia tardía, no es justicia. Lo que acabo de decir no implica que las medidas deban ser arbitrarias, irracionales e implementadas con improvisación. El freno social forzoso originado en la pandemia nos otorga la oportunidad de demorarnos, aunque sin paralizarnos, para que la creatividad florezca, repotenciándonos. Creo que el desafío de los abogados hoy, mal que nos pese, es desaprender todo lo conocido y volver a aprender.

En el ámbito doctrinario, el Dr. Saracino se encuentra en permanente ascenso. Es autor de decenas de ensayos que se han publicado en revistas jurídicas reconocidas. Especializado en Derecho Constitucional, está realizando una Maestría en Derecho Penal en la Universidad Torcuato Di Tella. Actualmente, se encuentra en diálogo y negociaciones con editoriales jurídicas para publicar su último trabajo de más de 200 páginas: “La vulneración de los derechos individuales en un mundo pandémico”, proyectado para publicarse a mediados de 2021.

Datos de contacto: Alicia Moreau de Justo 1150, piso 3, Of. 306A, Puerto Madero, CABA - Tel.: (011) 5353 4899 y (011) 6239 9479 - FB: estudiosaracino IG: @franciscosaracino.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios