domingo 19 de septiembre de 2021
caras
CELEBRIDADES | 20-10-2016 12:14

Manuela Pal con su marido y su hija en Puerto Madryn

"Amparo es pura luz, una niña libre". Galería de fotos

Para Manuela Pal este “primer Día de la Madre” es muy especial. Es sinónimo de felicidad y amor ya que hace diez meses dio a luz a Amparo y la mejor forma de celebrarlo fue viajar a Puerto Madryn con la beba y su pareja Gonzalo Díaz Servidio, quien por primera vez posa para un medio.

Hija de la talentosa Graciela Pal, Manuela es fresca y alegre. Siempre está atenta a su bebé, le encanta hacerla reír y cantarle canciones. “No veo la hora de que me diga mamá”, dice. También es muy compañera de su marido, a quien conoció hace seis años en los estudios de Telefé, mientras grababa una novela en la que Gonzalo trabajaba como asistente de dirección. “La vida nos encontró. Nos enamoramos y seguimos nuestra historia”, afirma con un amor que se trasluce en sus ojos mientras miran atentos el hermoso paisaje.”No podría haber festejado mejor mi día. Este lugar es soñado. El mar azul, las ballenas tan imponentes y tan tiernas a la vez. En el avistaje me emocioné y en la playa “El Doradillo” las pudimos ver muy cerca. Formaban una postal mágica. En la estancia San Lorenzo, nos deleitamos observando a los pingüinos. Nos encantaron. Son simpáticos, un ejemplo de familia. Me inspiraron mucha ternura y Amparo se portó como una princesa”.

El hecho de que Gonzalo –que mide 1,92 metros de altura– ya fuera padre de Martina y Catalina, a Manuela le dio mucha tranquilidad. “El es increíble como papá. Lo supe al verlo con sus hijas. Me encanta cómo es con ellas, cómo las educó. Se aman. Y cuando tenés al lado a una persona que ya practicó, que ya la vivió, ya hay una parte del terreno ganado”, asegura la actriz, quien logró conformar una familia ensamblada que incluye, también, a los perros de cada uno: “Guapo”, el de ella, y “Apu”, el de él.

Cuando se refiere a su hijita, la ternura invade su ser. “Amparo es pura luz. Se ríe todo el tiempo. Y es muy libre, gatea y nunca molesta, nos deja hacer todo tranquilos. Además es súper participativa, le gusta estar con los grandes. La llevamos con nosotros cada vez que vamos a reuniones y se adapta muy bien a cualquier lugar”, cuenta Manuela, quien reconoce cuán parecida es la bebé a su padre: “Es idéntica a él, físicamente y en el carácter, los dos son muy “pachorros”. Sólo la veo parecida a mí cuando duerme de costado, me recuerda a fotos mías cuando era chiquita. Y también cuando está enchufada, es una pólvora como yo”.

“Manu”, como la llaman los íntimos, cree que no todo lo que sucede es por casualidad. “Tengo un ángel que me guía y cada cosa que deseo la pone en mi camino”, afirma con seguridad. ¿La razón? Ni bien decidieron dejar de cuidarse, en el primer intento quedó embarazada y dio a luz un 25 de diciembre de 2015, en plena Nochebuena. “Fue un cambio rotundo en mi vida. Lo más maravilloso que viví. Desde que la vi no dejé de decir lo hermosa que es hasta el día de hoy. Soy una mamá babosa”, reconoce con orgullo.

“Lo principal de ser madre es la transición que viví al dejar de ser hija. Obvio sigo siendo hija de mi mamá y mi papá, que siempre están muy presentes, pero ahora ellos pasaron a ocupar el rol de abuelos. Cuando tenés hijos todo empieza a girar en torno a ellos”, asegura la actriz quien, además, destaca la fuerte presencia e importancia no sólo de los abuelos maternos sino  también los paternos, respecto a la crianza de Amparo. “A mi mamá le cambió la vida con la llegada de Amparo. Rejuveneció veinte años. Sus amigos la bautizaron “La Abuela del Año”. Está feliz. Todos los días me manda la misma canción para que Amparo la escuche y baile. Y ella está chocha. Se aman. Me encanta el vínculo que tienen, quiero fomentarlo siempre”, cuenta respecto a su mamá Graciela, con quien mantiene un “vínculo preciado” y de quien recibió un enorme legado no sólo como mamá sino también como actríz: “Ella me enseñó todo. Principalmente a amar y respetar lo que hago, a ser lo más profesional posible. No me interesa ser famosa, eso es una consecuencia de mi trabajo”.

Si hay algo que une a Manuela con su mamá, es la pasión por su profesión: ninguna de las dos quiso dejar de trabajar durante la crianza de sus hijas. Tal es así que la primera vez que Manuela fue a un set de grabación tenía ocho meses, su mamá actuaba en la novela “Mamá Coraje” y la autora embarazó a su personaje para que pudiera estar cerca de su hija. “Estoy rogando que me pase lo mismo con Amparo así la historia se repite”, comenta la actriz.

Desde que supo que iba a ser mamá, Manuela no quiso dejar de trabajar. Hasta el sexto mes de embarazo actuó en la obra “Bajo Terapia” y, a los tres meses de Amparo, empezó a grabar la nueva tira de Telefé, “Amar Después De Amar” junto a Isabel Macedo y Mariano Martinez, que saldrá al aire en enero de 2017. “A mi me encanta lo que hago. Lo disfruto. No habría podido esperar más tiempo, soy muy independiente económicamente. Sentía que si me quedaba más tiempo guardada con la nena me convertía en una vaca lechera. Lo único que hacés es dar la teta, que es algo maravilloso, pero si podes mixar las dos cosas es mejor. No dejar la mujer de lado para empezar a ser sólo madre. Fue lo mejor que pude hacer por Amparo y por mí. Deseo poder vivir siempre de lo que me gusta, porque lo disfruto y me hace feliz. Soy una apasionada de la profesión, quiero vivir de esto para toda mi vida”, analiza con certeza.

Amparo llegó para cambiarle la vida, a ella y a toda su familia. La llenó de dulzura y ahora todo gira en torno a su sonrisa. “La verdad es que, en lo personal, por este año estoy más que satisfecha. Con Amparo, Gonzalo y sus dos hijos, Martu, Cata, y nuestras mascotas, Guapo y Apu, formamos una hermosa familia. Es el sueño de toda mujer y yo lo tengo cumplido, con un compañero que es de fierro. No puedo pedir más”, afirma emocionada, al mismo tiempo que asegura que por el momento no está en los planes tener otro bebé. “Al menos, por ahora...”, finaliza.

por Belén Lopez Peiró

Agradecimientos: Ente Mixto de Promoción Turística de Puerto Madryn, Yellow Submarine, Estancia San Lorenzo, Ecocentro, Secretaría de Turismo de Puerto Madryn y Ministerio de Turismo del Chubut. (Adidas y Mimo).

Fotos gentileza: Andrea Vigovich

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios