Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

03/01/2018

Trasplante bipulmonar: la operación que le devolvió el aliento al Puma Rodríguez

Necesitó ser intervenido a causa de presentar fibrosis pulmonar idiopática. Cuál es el paso a paso de esta cirugía.

José Luis “El Puma” Rodríguez se encuentra “en una franca y muy positiva recuperación”. Así lo comunicaron su esposa Carolina Pérez, y su hija menor, Génesis Rodríguez, quienes compartieron que el intérprete de “Agárrense de las manos” ya habla con fluidez y está comenzando a caminar.

Es que el pasado 17 de diciembre el cantante recibió un doble trasplante de pulmón para reemplazar a los órganos deteriorados a causa de una fibrosis pulmonar idiópática, enfermedad que presenta desde hace cerca de dos décadas.

El doctor Alejandro Bertolotti, cirujano cardiotorácico y jefe del Servicio de Trasplante Pulmonar y Cardíaco de la Fundación Favaloro explicó a Caras Salud que “el doble trasplante de pulmón o el trasplante pulmonar se indica a personas que presentan ciertas enfermedades que, a pesar de los tratamientos o de recibir altas dosis de oxígeno, no alcanzan a oxigenar bien la sangre”.  Por lo tanto, se debe reemplazar el órgano enfermo por uno sano para que esta función pueda ser cumplida.

“Hay cuatro grandes grupos de afecciones que llevan a los pacientes a esta intervención: el enfisema o Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), muy asociada al uso del tabaco; la fibrosis quística, una enfermedad congénita que afecta a personas muy jóvenes y en la que los pulmones se infectan y ya no pueden oxigenar; la fibrosis pulmonar idiopática (FPI), una afección de causa desconocida en la que los pulmones se endurecen y retraen de forma progresiva y por último un grupo de afecciones llamadas hipertensión pulmonar, en donde hay un compromiso no sólo pulmonar sino también cardíaco”, explicó el cirujano.

Según explicó Bertolotti, esta cirugía  es sumamente compleja y debe ser realizada en centros especializados. Los pasos a seguir constan en que el paciente ingrese a una lista de espera porque la mayoría de los trasplantes pulmonares se hacen a partir de donantes cadavéricos. Una vez en el quirófano, se retira el pulmón enfermo  y se vuelve a implantar en el mismo lugar y en la misma posición un órgano sano, que tiene que tener coincidencia en grupo sanguíneo y compatibilidad en tamaño.

“El trasplante bipulmonar técnicamente son dos trasplantes unilaterales. Hay enfermedades que pueden recibir el implante de un solo pulmón, pero la tendencia mundial es trasplantar los dos”, aclaró Bertolotti.

El cirujano especificó que antes de esta intervención, se comprueba si el paciente presenta una enfermedad muy grave además de la cual lo lleva a necesitar un órgano,  porque en caso afirmativo, es probable que no vaya a resistir la cirugía. “Es importante que funcionen bien su aparato circulatorio, su corazón, las funciones renales y hepáticas”, detalló.

Cabe aclarar que como la FPI afecta principalmente a los hombres desde la mediana edad a mayores (puede empezar a partir de los 40 años pero es más frecuente a los 60), se debe comprobar si el individuo cursa otras enfermedades frecuentes a su edad que deban controlarse muy bien, como por ejemplo las cardiovasculares. Pero si una persona tiene el corazón dañado por un infarto previo no es un candidato a trasplante.

Otras cuestiones que deben constatarse antes de la operación es que el paciente “esté psicológicamente preparado para poder afrontar un tratamiento que no termina con la cirugía, sino que empieza ahí,  porque necesitará tomar medicación por el resto de su vida para evitar el rechazo del órgano y asistir a controles periódicos”, indicó Bertolotti.

El postoperatorio consta en que el paciente esté internado durante cerca de un mes para recuperar su fuerza, empiece a respirar por su cuenta sin la administración de oxígeno y cicatricen sus heridas. Tras cumplirse este período, comienza la etapa de controles con biopsias para evitar el rechazo y en la que recibe indicaciones del médico como por ejemplo, cuidar su dieta y prevenir posibles infecciones con el uso de antibióticos de por vida y altas coberturas de vacunación.

“Es muy importante que se reconozcan a tiempo las afecciones que requieren trasplantes porque la escasez de donantes hace que si se ingresa a la lista de espera con la enfermedad muy avanzada tal vez no tenga la oportunidad de ser intervenido”, destacó Bertolotti.

Por último enfatizó en que es fundamental que cuando un paciente es diagnosticado con FPI sea rápidamente referido a un centro de trasplante y  que practique la medicina preventiva, como por ejemplo evitar el uso del tabaco. Y afirmó que una vez realizado el reemplazo de los pulmones, la enfermedad no vuelve a aparecer, por lo que el paciente puede retomar su vida normal, en el caso del Puma, volver a cantar.