Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

15/04/2018

Los increíbles videos de Vicky Xipolitakis practicando esquí

Desde Estados Unidos, la modelo descubrió su pasión por este deporte extremo. Mirá

Las frías jornadas de un invierno blanco que ya comenzó a despedirse de Nueva York hicieron que Vicky Xipolitakis tuviera que abandonar por unos meses su pasión por el polo, que practica cada fin de semana en su casa de Los Hamptons. Y, como para celebrar sus dos meses de casada, aceptó la invitación de su marido, el financista Javier Naselli y volaron hasta la exclusiva localidad de Vermont. Un estado que se ubica en el noreste de Estados Unidos, famoso por su paisaje natural, compuesto principalmente de bosques. Es parte de la región de Nueva Inglaterra, es famoso también por tener más de 100 puentes cubiertos de madera del siglo XIX y es un importante productor de jarabe de arce. Los senderos de excursión y las pistas de esquí se entrecruzan en paradisíacos paisajes.

LEE TAMBIÉN  El millonario casamiento de Vicky Xipolitakis y Javier Naselli en New York

“El polo, el andar a caballo, es un ejercicio muy completo y te ayuda a mantener una postura perfecta. Te hace trabajar abdominales, piernas y brazos. Pero ahora no estamos en temporada de polo, está todo cubierto de nieve, hay temperaturas aún muy bajas y hace mucho que no salgo con mis caballos. Por eso cuando nos vamos a Los Hamptons, los fines de semana sólo nos quedamos abrazaditos con Javier, frente a la chimenea, comiendo chocolates”, cuenta Vicky. “Recién con la llegada del primer calorcito podré volver a esa rutina que amo”, relata con cierta nostalgia.

Aunque recupera rápidamente su entusiasmo al contar que descubrió una nueva pasión en su reciente escapa a un verdadero paraíso que es uno de los sitios más concurridos por los más por el jet set neoyorkino.

“Ahora descubrí mi deporte oculto que es el esquí. Nos fuimos con Javier a Vermont, un lugar de bosques y nieve casi al límite con Canadá, a sólo 3 horas de Nueva York en auto, que es el paraíso. Sólo un rato con el instructor que me puso mi marido me bastó para salir a esquiar como si lo hubiese hecho toda mi vida. Me sentí libre ante el mundo. Desconecté de todo. Y encima la nieve te tensa la piel, te hace como un lifting en la cara… Ahora tengo profesores para todo, inglés, polo, esquí… Todos los maestros que no tuve de chica los tengo de grande…”, contó con su acostumbrado humor la señora de Naselli.

Por Gaby Balzaretti

¡Mirá la súper galería!