Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

Britain's Prince Harry, Duke of Sussex (R) and US actress Meghan Markle (L) stand facing each other hand-in-hand before Archbishop of Canterbury Justin Welby (C) during their wedding ceremony in St George's Chapel, Windsor Castle, in Windsor, on May 19, 2018. / AFP PHOTO / POOL / Owen Humphreys
19/05/2018

Reviví en video la gran boda real de Meghan y Harry

Finalmente llegó el gran día. El mundo se paralizó y siguieron en vivo la transmisión. Todos los detalles del enlace del año, desde Inglaterra.

Finalmente llegó el gran día, el día de la boda de Meghan Markle y el príncipe Harry de Inglaterra. El mundo se paralizó y siguieron en vivo la transmisión de la ceremonia.

Es que asegura quien hoy se disputa el título de “biógrafo oficial de Meghan”, ella parece dispuesta a superar en popularidad a la desaparecida Lady Di. “Es un mujer con gran determinación que de adolescente admiraba a la madre de Harry y dijo que iba a ser una ‘Diana 2’… Es la nueva princesa de Hollywood. Segura de lo que quiere y de fuerte carácter. Por ejemplo desde que supo que se codearía con la Familia Real, comenzó a tomar el tradicional ‘Five o’clock te’ en un barcito de los suburbios de Los Angeles para practicar”, reveló el escrito Andrew Morton autor del libro sobre Meghan.

Lejos de todo, la ex actriz ajustó  cada detalle de su marcha al altar. El primer paso fue preparar su físico. Como es adicta a las pastas comenzó una estricta dieta de nutrientes. Arranca cada mañana bebiendo agua tibia con limón y luego desayuna salmón ahumado, palta, huevos revueltos, tomate, queso de untar y fresas. Y para la cena suele tomar una liviana sopa.

Para que su piel luzca perfecta, eliminó el glúten de su dieta. A la hora del gym hoy utiliza los videos de Tracy Anderson (la personal treinner de Gwyneth Paltrow y de Kim Kardashian) y ama el yoga que la da flexibilidad y fuerza muscular, además de concentración mental, relajación y disminución de la ansiedad.

Lee también Las 37 reglas que Meghan Markle deberá aprender antes de casarse con el Príncipe Harry

La nutricionista Louise Parker se convirtió en su gurú. Según ella, los tres pilares para que Markle tenga la cintura que hoy luce, son el consumo de proteínas como carne, pescado y tortilla, así como productos con un índice glucémico bajo. Además obliga a la futura novia a realizar 10 mil pasos al día y 30 minutos de ejercicios cada mañana.

Más de 800 invitaciones con el escudo del príncipe Carlos, blancas y con letras doradas, han sido enviadas para la boda de la Capilla de San Jorge del Castillo de Windsor donde el reverendo David Conner junto al Arzobispo de Canterbury, Justin Welbe, ofició la ceremonia. Entre las que se destacaron las Spice Girls con Victoria Beckham a la cabeza, James Blunt, Chris Martin, Cara Delevingne, Serena Williams, Elthon John, Ed Sheeran y hasta ex novias de Harry.

Mientras por la noche se realizará la segunda recepción en Frogmore House. La seguridad se convirtió en un tema de estado. Ya que se ordenó “blindar” la boda con un operativo que costará 33 millones de dólares que incluyen un ejército de policías, red de cámaras y Scotland Yard (con 4200 agentes dentro del castillo). Otro tema muy importante fue la elección de las flores que decorarán la iglesia. Los novios eligieron rosas blancas, peonias y dedaleras que fueron encargadas a la florista Philippa Craddock, quien dijo que al finalizar la ceremonia, los arreglos serán distribuídos en diferente organizaciones benéficas.

El otro punto fundamental fue la torta nupcial. Cuya creación le encargaron a Claire Ptak, especialista en pasteles orgánicos, quien contó que será un pastel de limón con flor de sauco decorado con flores frescas. Mientras Meghan espera ansiosa que la Reina le otorgue el título de Duquesa, en las calles de Londres, las vidrieras de los negocios ofrecen su merchandaising. Desde insignias patrias con el rostro de su príncipe consorte hasta posters, llaveros, señaladores, remeras, máscaras, cervezas artesanales, hasta las clásicas cucharitas para el té (a 5 dólares), tazas con la imagen de la pareja (a U$S 7) o una simple postal a 70 centavos.